Columna del Director General

Silvicultura sostenible a la sueca

¿Podría el “modelo sueco” de manejo forestal sostenible ser parte de la solución para la silvicultura en otros lugares del mundo? Peter Holmgren, director de CIFOR, comparte algunos pensamientos sobre la silvicultura Sueca y la silvicultura a nivel internacional.
Compartir
0

Más leídos

¿Podría el “modelo sueco” de manejo forestal sostenible ser parte de la solución para la silvicultura en otros lugares del mundo? Esta es la pregunta hecha al final de este video que Suecia presentó por primera vez en la conferencia Río+20, en junio pasado.

La historia de los bosques suecos abarca 100 años de desarrollo de políticas, objetivos múltiples y cambiantes de manejo forestal, y las percepciones de las diferentes partes interesadas. Ciertamente es una historia que vale la pena contar. También reconozco mis propias raíces – los forestales suecos son formados con ciertas perspectivas sobre cómo se deberían manejar los bosques. Sin embargo, en este momento, quiero compartir algunos pensamientos sobre los mensajes en el video, habiéndome ocupado por mucho más tiempo en temas de silvicultura internacional que en los de Suecia.

Primero, valoro el enfoque y el mensaje clave sobre objetivos múltiples en la silvicultura. Realmente, los primeros cuatro minutos tratan sobre el aumento de la producción de madera a través de la restauración los paisajes forestales degradados y la intensificación del manejo de los bosques. Pero en los últimos 20 años, como resultado de una presión del movimiento ecologista, se desarrolló una nueva política y legislación forestal (Ley Forestal 1993) para garantizar que el medio ambiente y la producción forestal sean metas de igual importancia. En la segunda mitad del video se destacan otros objetivos – desde productos recreativos y no maderables, hasta las oportunidades que brinda la silvicultura para la economía de base biológica.

Para un público internacional, probablemente yo enfatizaría aún más los objetivos múltiples. Uno queda con la impresión de que la silvicultura sueca se trata exactamente de dos cosas – maximizar la producción sostenible y comercial de la madera y maximizar la biodiversidad forestal. El debate público se ha vuelto algo polarizado, y otros objetivos – en particular los socioeconómicos – se han vuelto menos visibles. Un informe de una de las principales ONGs suecas  alega que el modelo sueco ha llevado a una considerable pérdida de biodiversidad, ilustrado con muchos ejemplos gráficos. Sin embargo, el informe también ilustra el debate polarizado – sin referencias a objetivos de silvicultura que no sean la producción de madera y la conservación de la biodiversidad.

Mi segundo pensamiento es acerca del panorama más amplio del desarrollo y de las personas que dependen de los bosques y la tierra. La imagen de hace cien años no era solamente de un paisaje forestal degradado, sino también de agricultores pobres y trabajadores forestales que buscaban ganarse la vida con la tierra. La historia de éxito del aumento de recursos forestales es también la historia de poblaciones rurales que migran para encontrar mejores oportunidades en las ciudades o en países lejanos.

En ese sentido, la mayoría de los actuales 300 mil pequeños propietarios forestales en Suecia viven lejos de sus bosques y no dependen de ellos económicamente de manera significativa. Dichas transiciones parecen ser comunes en algunas economías que están emergiendo actualmente, y esto puede ser una parte importante del entendimiento contemporáneo acerca del desarrollo forestal y agrícola.

Como ya se ha mencionado, el video dedica algún tiempo a ilustrar el conflicto entre la silvicultura comercial y la conservación de la naturaleza. Uno se pregunta ¿en qué medida este conflicto se parece, por ejemplo, a la expansión de bosques sembrados que vemos en muchos lugares tropicales hoy en día? Ciertamente existen similitudes. Particularmente entre las décadas de los años sesenta y ochenta, se talaron grandes áreas de bosques suecos, se cambio el uso del suelo y se plantaron rodales de monocultivo de variedades de árboles de rápido crecimiento, algunas veces exóticos.

Pero también hay diferencias. El entorno ecológico de un bosque sueco es menos diverso que el de un bosque húmedo tropical. Los bosques plantados con especies nativas, en las condiciones características del hemisferio norte y si son manejados apropiadamente y cumpliendo las políticas actuales, pueden alcanzar estados relativamente cercanos a estados “naturales”. Por lo tanto, si bien deberíamos ser muy cuidadosos cuando comparamos las situaciones desde una perspectiva ecológica, puede haber una razón para comparar notas sobre el contexto de la política, y particularmente la forma en que las políticas que respaldan objetivos múltiples pueden desarrollarse y aplicarse.

Entonces, ¿puede el “modelo sueco” ser una solución para la silvicultura en otros lugares? Ciertamente puede contribuir al debate. La perspectiva de largo plazo en el desarrollo de políticas y la inclusión gradual de objetivos múltiples son muy relevantes, a pesar de que también pienso que el “modelo sueco” podría beneficiarse con experiencias de otros lugares. Nos da una perspectiva histórica importante, pero trata demasiado acerca de los árboles y muy poco acerca de las personas. Una cita muy conocida del difunto Jack Westoby, autor de The purpose of forests (El objetivo de los bosques), dice que “La silvicultura no es acerca de los árboles, es acerca de las personas. Y solamente es acerca de los árboles, siempre y cuando responda a las necesidades de las personas.”

Ahora bien !eso también es un modelo!

 

(Visited 178 times, 1 visits today)