Opinan los expertos

La otra crisis alimentaria

Compartir
0

Más leídos

Los conservacionistas han sostenido por mucho tiempo que la caza de vida silvestre terrestre para obtener alimentos, incluyendo mamíferos, aves, reptiles y anfibios, representa una amenaza a la supervivencia de muchas especies de los bosques tropicales y sus ecosistemas. Un reciente estudio revela que igualmente nos debería preocupar el hecho que la así llamada “crisis de la carne de caza” sea también una crisis de seguridad alimentaria para muchas poblaciones que dependen de los bosques para sustento.

“Conservation and Use of Wildlife-Based Resources: The Bushmeat Crisis”, un documento técnico publicado por la Secretaria del Convenio sobre Diversidad biológica y CIFOR, resume el estado del conocimiento de este controversial tema. Según Nasi et al., el comercio de carne de caza constituye un importante componente, aunque en su mayor parte oculto, de las economías de los países forestales del trópico, con estimados que alcanzan entre 42 y 205 millones de dólares al año para países en África occidental y central. Sin embargo, “cuantiosa y variada” evidencia empírica sugiere que las tasas actuales de extracción de carne de caza no son sostenibles y que están llevando a un agotamiento de este recurso en muchos lugares. Las especies de mamíferos grandes son particularmente vulnerables y muchos ya se han agotado a nivel local.

El “síndrome del bosque vacio” no sólo es de interés para los conservacionistas. La carne de caza es una importante fuente de proteínas y grasas para las dietas rurales –hasta cerca del 80 por ciento en África central- y también proporciona una importante red de seguridad durante ciertas estaciones del año. Y en muchos países, si se llegaran a agotar las fuentes de carne de caza o si se redujera su aprovechamiento a niveles sostenibles, no existe un sustito claro disponible.

La importancia de la carne de caza para los medios de vida rurales no se limita a su consumo directo. La investigación revela que los hogares más pobres dependen más que los acomodados de las ventas de carne de caza a mercados locales y urbanos. Por lo tanto, la sabiduría convencional que sugiere que la venta comercial puede ser prohibida sin perjudicar las necesidades de subsistencia de los pobres no es valedera.

El informe revela que el manejo sostenible de los recursos de carne de caza requiere diferentes enfoques para diferentes especies y circunstancias. Por ejemplo, las especies con tasas intrínsecas de crecimiento poblacional bajas y cuya dependencia de un hábitat no perturbado es alta -como es el caso de los gorilas- son particularmente vulnerables a la caza indiscriminada. Por el contrario, la especies generalistas que se reproducen rápido en mosaicos agrícolas –como los duikers (antílopes pequeños) y roedores– pueden ser bastante resistentes a la presión de la caza. Por ello, las prohibiciones totales sobre la caza y el comercio que establecen una diferencia entre estos extremos están condenados al fracaso.

Los autores sostienen que la solución a la crisis de la carne de caza está en el establecimiento de un régimen de derechos más seguro: si se le garantiza a la población local los beneficios de prácticas de uso sostenible de tierra y caza, ella estará dispuesta a invertir en un manejo firme y negociar regímenes de caza selectivos. El manejo sostenible de recursos de la carne de caza requiere que se dé a conocer el sistema, eliminando el estigma de su ilegalidad e incluyendo el consumo de carne de caza en las estadísticas y planificación nacionales.

Una buena manera de empezar seria replantearse el problema de la carne de caza: es decir, en lugar de hacerlo desde la perspectiva de bienestar de la fauna a nivel internacional, hacerlo desde lo óptica de medios de vida sostenibles que forma parte de la crisis alimentaria mundial.

(Visited 22 times, 1 visits today)

Lecturas adicionales

Nasi, R.; Brown, D.; Wilkie, D.; Bennett, E.; Tutin, C.; van Tol, G.; Christophersen, T. 2007. Conservation and Use of Wildlife-Based Resources: The Bushmeat Crisis. Secretariat of the Convention on Biological Diversity, Montreal, and Center for International Forestry Research (CIFOR), Bogor. Technical Series no. 33, 50 pages. http://www.cbd.int/doc/publications/cbd-ts-33-en.pdf