Más allá la imaginación: La Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible

BOGOR, Indonesia (28 de noviembre de 2012)_Cuando el Secretario General de la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés), Darryl Webber, se presentó para clausurar la décima reunión de la organización, hace unas semanas en Singapur, simplemente dijo “el RSPO está volando”.
Compartir
0

Más leídos

¿El continuo crecimiento del aceite de palma puede ser sostenible económica, social y ambientalmente? Rainforest Action Network

BOGOR, Indonesia (28 de noviembre de 2012)_Cuando el Secretario General de la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés), Darryl Webber, se presentó para clausurar la décima reunión de la organización, hace unas semanas en Singapur, simplemente dijo “el RSPO está volando”.

En los últimos dos años el número de miembros prácticamente se ha duplicado y se puede percibir el interés colectivo en su evolución entre los productores, procesadores, comerciantes, inversionistas, minoristas del aceite de palma, ONGs y gobiernos.

Sin embargo esta afirmación no debería sugerir que el vuelo de la RSPO ha sido o será fácil y sin preocupaciones. El gran logro de la RSPO, al igual que el de otras mesas redondas anteriores a esta, ha sido juntar a una amplia variedad de actores detrás de una aspiración común: transformar y hacer sostenibles los mercados mundiales para el aceite de palma. Nadie negaría los desafíos que implica tal aspiración para la RSPO, especialmente en la coyuntura actual, cuando la primera revisión de los principios y criterios de la organización está por vencer. En efecto, los miembros de la RSPO parecen estar muy conscientes de que el futuro de su empresa colectiva se encuentra en una posición delicada.

¿De dónde surge esta incertidumbre? Ciertamente no del futuro del aceite de palma, considerando que es el aceite vegetal más voluminoso a nivel mundial. La demanda de aceites vegetales en general ha estado aumentando en forma consistente durante décadas, tendencia en la que el aceite de palma está destinado únicamente a prosperar, dada su versatilidad y los bajos costos de producción (especialmente en el sudeste asiático). La producción del aceite de palma se está expandiendo en África Occidental, el hogar ancestral de la palma, así como en América Latina, donde con cierta frecuencia ha evitado contribuir a la deforestación permaneciendo dentro de la frontera agrícola.

El desafío para la RSPO es demostrar que el crecimiento continuo del aceite de palma, tanto geográfica como volumétricamente, puede ser sostenible económica, social y ambientalmente. En el sudeste asiático, área donde se genera el 90% de la producción, su historia ha tendido a sugerir lo opuesto: grandes áreas de bosque han sido deforestadas y no se ha hecho caso a muchos intereses de la comunidad por abrirle el camino a este cultivo innegablemente rentable.

Aunque también es cierto que algunos productores de aceite de palma han tratado de romper esta tendencia observando estándares de gestión impecables. Justo antes de la mesa redonda, Greenpeace publicó una “tarjeta de resultados” de los productores que representan casi un cuarto de la producción mundial, calificando con el puntaje más alto en tres indicadores ambientales clave a Agropalma (Brasil), New Britain Palm Oil Ltd. (Papua Nueva Guinea), Golden Agri-Resources (Singapur)y Wilmar International (Singapur).

Una función principal de la RSPO – de hecho uno de sus propósitos al fundarse– es recompensar a estos productores por sus esfuerzos, vinculándolos con procesadores y minoristas que están dispuestos a brindar acceso al mercado y/o un precio “premium”. Una fuente notable de frustración en la mesa redonda reciente fue el hecho de que la mitad del aceite de palma producido actualmente con los requerimientos de RSPO no puede ser vendido como tal (ya que la demanda va a la zaga del suministro); aun cuando se podría, los precios “premium” pueden ser marginales. Si bien la invitación de la RSPO a los productores se puede leer como una medida de éxito, será importante encontrar formas para incrementar la demanda de aceite de palma certificado con el fin de mantener a esos productores a bordo.

La ambición de aumentar la cobertura de la RSPO entre los proveedores de aceite de palma se dificulta debido a otra característica: los primeros en unirse a este esquema son casi siempre los proveedores con el mejor desempeño social y ambiental pre-existente. Estos proveedores tienen un menor déficit que compensar para poder lograr el cumplimiento, y sus principios de gestión frecuentemente ya están alineados con los que promueve la RSPO. En términos académicos esto se conoce como un ‘sesgo de autoselección’, y el desafío que le plantea a la RSPO para la inclusión de otros proveedores es el mayor esfuerzo que ellos requerirán progresivamente.

A pesar de estas y otras tensiones, no hay duda de que los logros de la RSPO a la fecha son dignos de alabanza. En menos de una década ha reunido exitosamente a más de mil miembros que representan el espectro total de entidades interesadas en este producto valioso. Actualmente certifica el 14%, o más de siete millones de toneladas, de la producción mundial de aceite de palma. Con votaciones mayoritarias para las resoluciones propuestas, la organización funciona democráticamente, característica que sigue siendo su fuente principal de credibilidad en la formulación de políticas sobre el aceite de palma. Pero esta naturaleza democrática es también el talón de Aquiles de la organización.

Se vislumbran algunos casos críticos para la RSPO: decisiones pendientes sobre los niveles aceptables de emisiones de gases de efecto invernadero, medidas de protección para áreas de conservación de alto valor, y el punto clave de las plantaciones de turba (principalmente en Indonesia). Lo arriesgado de la RSPO, al igual que de todas las demás mesas redondas, es que estos asuntos se pueden resolver a satisfacción de cada uno de sus miembros sin violar los diferentes mandatos y principios.

Existen razones de esperanza. Durante la mesa redonda, llamó mi atención la apertura entre los miembros durante las conversaciones. Junto al compromiso firme de los miembros con la aspiración de la RSPO, esta apertura coloca a la organización en buena posición para abordar los retos que le quedan por delante. El hecho de que la RSPO pueda o no superar estos obstáculos determinará en gran medida, a los ojos de sus muchos miembros y seguidores, si la producción de aceite de palma puede ser sostenible a una escala suficientemente grande para afectar positivamente a las ‘personas, el planeta y las ganancias’.

(Visited 63 times, 1 visits today)