La investigación de campo en temas locales implica tener siempre en mente el panorama completo

PUERTO MALDONADO, Perú (13 de noviembre de 2012) Los investigadores de campo que trabajan en áreas lejanas de difícil acceso, tienen mayores desafíos que solamente movilizarse en inseguros caminos rurales, tratando de proteger los datos recolectados de los elementos severos que los rodean.
Compartir
0

Más leídos

Recolectores de castaña en Puerto Maldonado, Perú. Gabriela Ramirez Galindo/CIFOR

PUERTO MALDONADO, Perú (13 de noviembre de 2012) Los investigadores de campo que trabajan en áreas lejanas de difícil acceso, tienen mayores desafíos que solamente movilizarse  en inseguros caminos rurales, tratando de  proteger los datos recolectados de los elementos severos que los rodean.

Aun si su investigación se enfoca en los cambios de los medios de vida locales y en las percepciones de la población local, necesitan tener en mente el panorama completo, considerando las estructuras complicadas de gobierno y las fuerzas impredecibles del mercado, para poder interpretar sus hallazgos, dijeron  expertos forestales después de pasar cuatro meses en la Amazonía peruana.

Siete estudiantes jóvenes de postgrado, empleados por el  Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR),  entrevistaron a recolectores de castaña que participan en un proyecto que busca frenar el cambio climático reduciendo la deforestación y la degradación de los bosque  (REDD+).

Aunque todavía en su fase inicial, aquellos que recolectan las castañas de los árboles de 40 pies de altura, eventualmente recibirán una nueva planta para procesamiento de castañas, como parte del proyecto REDD+, para ayudarlos a recabar mayores ingresos con su producto.

La lógica es que si ellos continúan beneficiándose con el bosque, estarán más dispuestos a protegerlo.

Valerie Garrish, supervisora de campo del  Estudio Comparativo Global  Sobre REDD+ (GCS-REDD, por sus siglas en inglés) de CIFOR en el Perú, dijo que cuando su equipo llegó por primera vez a Puerto Maldonado, la capital de Madre de Dios y  punto de inicio para viajes turísticos dentro de la Amazonía, fueron recibidos con escepticismo.

Los recolectores se mostraron inicialmente vacilantes a responder las preguntas sobre la titularidad de sus tierras, la forma en que se usan y si ellos estaban satisfechos con sus vidas.

Preguntaron “¿Porqué se está hacienda esta investigación?”.

Encontramos – sin sorpresa – que la esperanza principal de la mayoría de las personas era que los proyectos locales REDD+ mejorarían sus ingresos… su principal preocupación era  que estos afectaría negativamente sus medios de vida.

Solamente cuando los investigadores explicaron pacientemente las metas más amplias de la investigación – descifrar si el proyecto REDD+ en realidad podría ayudar a mejorar sus vidas promoviendo al mismo tiempo la conservación de los bosques – se rompieron las barreras y los aproximadamente 250 participantes se mostraron más abiertos.

Es un tema simple de confianza, dijo Garrish, agregando que los investigadores también les aseguraron a los participantes que regresarían a la comunidad para compartir sus hallazgos con ellos.

La influencia del mercado

Fue igualmente importante y difícil, entender cómo las fuerzas del mercado afectan las vidas de los que estaban siendo entrevistados, dijo Garrish.

Los investigadores aprendieron rápidamente que el bienestar de los recolectores  de castaña estaba directamente vinculado con el bosque, pero que la cantidad de dinero que ellos podían obtener por las castañas en el mercado fluctuaba tremendamente, con frecuencia dentro de un mismo año.

Por ejemplo, en enero 2012, cuando se recolectaron los datos de campo del GCS-REDD, los recolectores obtuvieron cuatro veces más de lo que pudieron conseguir posteriormente en esa temporada.

Los investigadores que regresarán a la comunidad a inicios del 2014 para ver si el proyecto  REDD+ ha mejorado la vida de los agricultores,  deben ser conscientes del hecho de que este tipo de fluctuaciones inevitablemente sesgarán los resultados de la investigación si no se controlan adecuadamente.

Como lo indicó Amy Duchelle, coordinadora de campo de CIFOR para el Estudio Comparativo Global sobre  REDD+ en América Latina: si los precios de la castaña de Brasil están altos cuando el equipo regrese, podría  parecer que el proyecto ha tenido éxito. Por el contrario, si los precios de las castañas están bajos al momento del muestreo, se podría considerar al proyecto como un fracaso.

Distintos países, distintas expectativas

Perú no es el único lugar donde se está haciendo investigación sobre proyectos REDD+.   Los investigadores de CIFOR también han sido enviados a Brasil, Camerún, Tanzania, Indonesia y Vietnam para intentar entender qué hace que los proyectos REDD+ sean más efectivos en costo y equitativos.

Los resultados se presentarán ante los encargados de formular políticas y  los ejecutores del proyecto REDD+ para que vean los ajustes que se debe hacer en la política y en la práctica para que la próxima generación de proyectos tenga más éxito.

Lo que es cierto, dijo Duchelle, es que las esperanzas y preocupaciones de las comunidades son similares entre los países.

“No fue sorprendente encontrar que la esperanza principal de la mayoría de personas tanto en Brasil, como en Camerún, Tanzania, Indonesia y Vietnam, es que el proyecto REDD+ local mejore sus ingresos,  y su principal preocupación es que afecte negativamente sus medios de vida”.

Si bien los datos de Perú todavía tienen que incorporarse al análisis mundial sobre percepciones locales acerca de REDD+, los resultados preliminares muestran que los agricultores peruanos están preocupados, entre otras cosas, de que los bosques de castañas no estén bien protegidos, que podrían perder las concesiones para extraer las castañas o estar limitados en sus derechos, que no reciban la compensación adecuada  por el almacenamiento de carbono en estos bosques, e incluso  que el proyecto no se convierta en realidad.

La gobernanza

El gobierno es también un factor clave que debe considerarse en la implementación, explicó Duchelle, observando que existe una menor estructura de gobierno sub-nacional para REDD en el Perú que, por ejemplo, en Brasil.

“Los gobiernos regionales en el Perú, si bien tienen bastante poder, inicialmente asumieron un rol secundario en REDD+.  Parecía que los proyectos REDD+ en Perú estaban surgiendo por todas partes sin una dirección hacia marcos jurisdiccionales coherentes”, indicó.

“Pero esto parece estar cambiando con un claro avance en el establecimiento de niveles de referencia regional y la reciente afiliación del gobierno regional de Madre de Dios con el Grupo de Trabajo de Gobernadores (GCF, por sus siglas en inglés)”.

El presente trabajo forma parte del  Estudio Comparativo Global sobre REDD+ de CIFOR, que cuenta con el apoyo de la Agencia Noruega para Cooperación en Desarrollo  (NORAD) y  AusAid.  

(Visited 514 times, 7 visits today)