El monitoreo de los bosques debería incluir datos socioeconómicos y sobre biodiversidad, aseguran expertos

DOHA, Qatar (14 de diciembre de 2012)_Los países deben garantizar que las actividades de monitoreo de sus bosques en el marco del esquema REDD+ no solo se limiten a la simple medición de emisiones de carbono y cambios en el área forestal –estas actividades deberían ser integradas a las actividades de monitoreo de otros valores del bosque como la biodiversidad y las condiciones sociales en el ámbito rural–, dijeron expertos en los márgenes de las negociaciones de la Naciones Unidas sobre el clima en Doha.
Compartir
0

Más leídos

Las actividades de monitoreo forestal en el marco de REDD+ no se deben limitar a medir el carbono del suelo y más bien incorporar la recolección de datos relativos a la biodiversidad y los medios de vida. Dita Alangkara/CIFOR.

DOHA, Qatar (14 de diciembre de 2012)_Los países deben garantizar que las actividades de monitoreo de sus bosques en el marco del esquema REDD+ no solo se limiten a la simple medición de emisiones de carbono y cambios en el área forestal –estas actividades deberían ser integradas a las actividades de monitoreo de otros valores del bosque como la biodiversidad y las condiciones sociales en el ámbito rural–, dijeron expertos en los márgenes de las negociaciones de la Naciones Unidas sobre el clima en Doha.

“No solo estamos hablando acerca de un sistema (de monitoreo forestal); estamos hablando de un instrumento para el desarrollo de políticas… También se trata de mantener una comunicación transparente y efectiva entre el gobierno y las personas”, dijo Jim Penman, miembro del Equipo Especial sobre Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) durante la sexta edición del Día de los Bosques.

La Reducción de Emisiones de la Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD+) es un mecanismo a través del cual se transfiere dinero a los países en desarrollo como incentivo para que adopten prácticas que reduzcan las emisiones de la deforestación y degradación de los bosques, las que se estima son responsables del 11-17% de las emisiones globales de dióxido de carbono.

Los países que participan en actividades REDD+ deberán presentar informes sobre sus progresos utilizando Sistemas Nacionales de Monitoreo Forestal (SNMF). Estos sistemas combinan el uso de sensores remotos e inventarios de carbono forestal para estimar la emisión y absorción antropogénica de gases de efecto invernadero, las reservas de carbono forestal y otros cambios en el área de forestal (por ejemplo, tasas de deforestación).

Sin embargo, en su diseño actual y con frecuencia, los SNMF no son totalmente relevantes para el diseño de políticas nacionales debido a que carecen de datos sobre cuestiones socioeconómicas relacionadas con los cambios en el bosque, como el uso del suelo, el crecimiento demográfico urbano y rural así como otros factores vinculados a estos cambios. La incorporación de dicha información probablemente les permitirá a los países entender mejor las actividades que están impulsando la deforestación y cómo estas actividades están vinculadas a otros sectores (no forestales). Esto también les permitirá definir y priorizar estrategias REDD+ en el marco de objetivos de desarrollo más amplios como el desarrollo rural o el diseño de estrategias de desarrollo bajas en carbono.

Para garantizar su éxito y sostenibilidad, los SNMF deberían ser diseñados respondiendo a las necesidades individuales de cada país, dijo María Sanz Sánchez, jefe de equipo de la división de manejo forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “Los SNMF pueden ser un instrumento nacional muy útil que no solo apoyaría a REDD+ sino también a otros objetivos”. Aunque muchos países ya cuentan con algún tipo de sistema de monitoreo forestal, su capacidad de monitorear los bosques con frecuencia no llega al nivel requerido para participar plenamente en REDD+, con frecuencia porque carecen de tecnología y capacitación para recolectar los datos de manera sostenible a largo plazo.

Un informe recientemente publicado por CIFOR analiza cómo diseñar sistemas nacionales de monitoreo forestal utilizando un enfoque sostenible paso a paso. En la medida de lo posible, los países deberían construir sobre la base de los marcos ya existentes de monitoreo forestal y tecnología para desarrollar el monitoreo de REDD+.

Usando las experiencias de varios países en desarrollo, el informe analiza factores clave de éxito que favorecen una mejora continua del monitoreo nacional de los bosques.

Los autores determinaron que acuerdos institucionales sólidos, un fuerte compromiso y liderazgo a nivel nacional así como la cooperación entre sectores son factores clave de éxito en la mejora continua de las capacidades nacionales, dijo Martin Herold, uno de los autores del informe.

Los ciclos continuos de mejora y el aprendizaje mediante la práctica son una costumbre habitual en muchos países en desarrollo; sin embargo, necesitan financiamiento sostenido e inversión continua en los campos de la educación, investigación y desarrollo para garantizar que puedan seguir mejorando y desarrollando sus SNMF.

El concepto del progreso gradual y las mejoras continuas son la base del modelo aplicado por muchos países en la construcción de un sistema de monitoreo, lo que quiere decir que toma tiempo implementar metodologías de emisiones y absorciones, y recolectar los datos requeridos de manera consistente.

Los países deberían considerar un enfoque ‘sin arrepentimientos’ que permita que el sistema de monitoreo forestal cumpla diversos objetivos más allá de REDD+ y del reporte, monitoreo y verificación (MRV). La información relativa a los valores forestales sociales y ambientales más amplios (salvaguardas sociales, biodiversidad) es útil para el diseño de políticas y el reporte a otros acuerdos ambientales.

Sin embargo, la incorporación de salvaguardas sociales y de aspectos relacionados con la biodiversidad exige un mayor nivel de coordinación de las actividades de monitoreo forestal y le agrega complejidad al sistema. Un enfoque gradual puede ser útil en este caso también. Los países deberían usar los datos y experiencia disponibles (a nivel de proyecto, por ejemplo) relativos al monitoreo de la biodiversidad y los salvaguardas sociales para apoyar la construcción de capacidades y la mejora continua del sistema nacional de monitoreo forestal.

Para ver fotos y videos de la sexta edición del Día de los Bosques, visite nuestra página Flickr y www.forestday.org/live

Para leer más historias acerca de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el clima en Doha, presione aquí

 

(Visited 144 times, 2 visits today)