Cómo abordar los nuevos desafíos de los biocombustibles cuando sus impactos sobre el medio ambiente y la sociedad varían

BOGOR, Indonesia (15 de enero de 2013)_Al inicio del siglo XXI había un gran optimismo acerca del potencial de los biocombustibles para estimular la seguridad energética, reducir las emisiones de carbono y mejorar los medios de vida rurales. Pero una investigación reciente del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) muestra una imagen menos optimista, y asegura que los impactos sociales y económicos derivados de la producción industrial y de pequeña escala son variados.
Compartir
0

Más leídos

Los impactos de la producción de biocombustibles varían, lo que dificulta generalizarlos con calificativos como “malos” o “buenos” para el medio ambiente, la economía y la sociedad. Matt Mawson

Los impactos de la producción de biocombustibles varían, lo que dificulta generalizarlos con calificativos como “malos” o “buenos” para el medio ambiente, la economía y la sociedad. Fotografía cortesía de Matt Mawson

BOGOR, Indonesia (15 de enero de 2013)_Al inicio del siglo XXI había un gran optimismo acerca del potencial de los biocombustibles para estimular la seguridad energética, reducir las emisiones de carbono y mejorar los medios de vida rurales. Pero una investigación reciente del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) muestra una imagen menos optimista, y asegura que los impactos sociales y económicos derivados de la producción industrial y de pequeña escala son variados.

En muchos lugares del mundo, solamente una pequeña proporción de la deforestación se atribuye realmente al sector de biocombustibles, debido a que los cultivos como la soya y el aceite de palma abastecen mayormente los mercados de alimentos y piensos.

“Es difícil medir los impactos de los biocombustibles en la deforestación directa y esta depende de las condiciones de la oferta y la demanda y del tipo de cultivo del que se está hablando,” dijo Pablo Pacheco, científico principal de CIFOR, durante una presentación en la Segunda Conferencia Mundial sobre Investigación Agrícola para el Desarrollo (GCARD2) llevada a cabo en Uruguay.

“Esto se debe a que los cultivos de materia prima para biocombustibles no crecen necesariamente en plantaciones dedicadas a la producción de biocombustibles y frecuentemente, solamente una pequeña parte de esa oferta se enfoca en el mercado de los mismos.”

Sin embargo, dijo que no podemos ignorar los costos ambientales de los biocombustibles en muchos lugares del mundo.

“Los impactos de los biocombustibles son muy diferentes en distintos lugares del mundo, dependiendo cuan desarrollados están los mercados de biocombustible y los usos de la tierra en la que la producción tiende a expandirse. Por ejemplo, cuando se compara la palma aceitera en Indonesia con la producción de soya en Brasil, encontramos que el incremento en la producción de materia prima para biocombustibles por inversionistas de escala industrial tiende a poner mayor presión sobre los bosques.

Un informe reciente de CIFOR  resume los hallazgos de un proyecto de investigación de tres años que busca encontrar formas de abordar estos nuevos desafíos, incluyendo el establecimiento de leyes más firmes para los productores de gran escala, más apoyo a los productores pequeños, protección legal de los usuarios de la tierra y ayuda a las comunidades rurales pobres para que ganen un mayor acceso a los mercados.

Según la investigación, los trabajadores en las plantaciones de escala industrial en Brasil, Malasia e Indonesia generalmente mostraron mejoras en sus condiciones de vida, un trabajo estable, acceso a servicios sociales y mejores ingresos – pero el número total de personas empleadas seguía siendo bajo.

La falta de ingresos en efectivo de manera regular en las áreas rurales significaba que los impactos del empleo formal tendían a ser vistos como positivos entre los que estaban empleados por las plantaciones de escala industrial. Los beneficios incluían un aumento en el ingreso, servicios sociales mejorados e ingresos en forma regular. Sin embargo, en algunos casos los empleados enfrentaban el deterioro en las condiciones de sus medios de vida, asociado con el cambio de actividades tradicionales diversificadas a un trabajo asalariado.

El estudio encontró  que los hogares que perdieron tierras o recursos en beneficio de empresas y agricultores contratados fueron los más afectados. En Ghana, Zambia e Indonesia, por ejemplo, la falta de seguridad en la tenencia de la tierra significó que no podían recurrir al cultivo del arroz, la cosecha de frutas u otra actividad basada en la agricultura, que los había sostenido en el pasado. Y no se estableció ningún esquema para compensarlos por la pérdida de estas oportunidades de medios de vida.

Los agricultores de materia prima a pequeña escala también experimentaron ganancias y pérdidas.

En el lado positivo, 55 a 79 por ciento de los trabajadores de las plantaciones seleccionadas en Indonesia, informaron el aumento de sus ingresos, que con frecuencia dieron como resultado un acceso mejorado a los alimentos. En Malasia, los entrevistados también mencionaron ingresos económicos altos, si bien se encontraban con frecuencia dependiendo de la palma aceitera como su principal y a veces única fuente de ingresos.

A otros no les fue tan bien.

En Zambia, los agricultores de jatropha — industria todavía emergente – tuvieron problemas debido a las incertidumbres relacionadas con la producción, los modelos de negocios y un mercado emergente, y con frecuencia asumieron los costos de expansión de las plantaciones.

Los agricultores de jatropha en México tuvieron problemas similares.

Los altos costos de las transacciones han afectado a los agricultores de pequeña escala. El precio de la tierra subió y se concentra cada vez más en las manos de unos cuantos (quienes se han beneficiado con la industria de biocombustibles).

Costos ambientales de la producción de biocombustibles

La inseguridad energética junto con los compromisos asumidos por los gobiernos y autoridades regionales – incluyendo la Unión Europea y los Estados Unidos – para aumentar el consumo de recursos de energía renovable, contribuyeron al auge de los biocombustibles hace algunos años.

“En los primeros días se pensó que la bioenergía ofrecería oportunidades para mitigar el cambio climático al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Andrew Wardell, Director del Programa de Bosques y Gobernanza de CIFOR.

“Pero durante los últimos tres, cuatro, cinco años, con la experiencia inicial, han surgido muchos nuevos desafíos”.

Tal vez el desafío más grande haya sido la destrucción de bosques para dar lugar a plantaciones de aceite de palma, soya, caña de azúcar y maíz.

El 17 de octubre, la Unión Europea (UE) publicó una serie de nuevas reglas para dar cuenta de estas emisiones indirectas de gases de efecto invernadero.

“Con respecto al clima, algunos de los biocombustibles [que reciben subsidios de la UE] son tan malos o aun peores que los combustibles fósiles que reemplazan” dijo Connie Hedegaard, Comisionada de la UE para la Acción Climática, agregando que los cambios indirectos en el uso de la tierra fueron culpables en gran parte.

Actualmente se están considerando medidas que impedirían que la UE entregue incentivos por el continuo desplazamiento de cultivos de alimentos para combustibles.

Pero debido a que la mayor parte de la producción se relaciona con la producción convencional de cultivos que también se pueden usar para cocinar, realmente se atribuye solo una pequeña proporción de la deforestación al sector de biocombustibles per se, explica el estudio.

“Vamos a continuar observando este tema durante el 2013 para contar con estimados y un entendimiento más preciso acerca de las tendencias en el aspecto de la oferta y la demanda,” dijo Pacheco.

El proyecto “Bioenergía, sostenibilidad y aspectos positivos y negativos: ¿Podemos evitar la deforestación al mismo tiempo que promovemos los biocombustibles? fue financiado por la Comisión Europea. La investigación se llevó a cabo en Brasil, México, Ghana, Zambia, Indonesia y Malasia.

 

(Visited 65 times, 1 visits today)