Opinan los expertos

Comprendiendo el rol de los ingresos procedentes del bosque en los medios de vida rurales y la mitigación de la pobreza: Nuevas perspectivas de China

Con casi un cuarto de la población mundial dependiendo de los recursos forestales para obtener sus medios de vida, comprender cómo los bosques pueden mejorar la vida de la población más pobre es un tema importante para el desarrollo económico. En un artículo recientemente publicado en World Development, Nicholas Hogarth y colegas muestran que los hogares rurales de una región montañosa, pobre y remota del sur de China obtienen más del 30 % de sus medios de vida del manejo de plantaciones forestales. Desde 1994, el gobierno chino ha trabajado en un plan nacional de reducción de la pobreza que incorpora varias políticas importantes para promover las cosechas forestales comerciales, incrementando al mismo tiempo la cobertura forestal y la superficie de tierras forestales asignadas a hogares rurales para su manejo. En los 15 años transcurridos desde que creó sus Programas Forestales Prioritarios, que incluyen el Programa Nacional de Conversión de Tierras de Cultivo a Bosques, China se ha convertido en una fuente de conocimiento y experiencia sin precedentes en la forestación y promoción de mercados de productos forestales para reducir la pobreza.
Compartir
0

Más leídos

Niños recolectan leña para cocina. Distrito de Tianlin County, Región Autónoma de Guangxi Zhuang , China. Fotografía de Nick Hogarth/CIFOR

Niños recolectan leña para cocina. Distrito de Tianlin County, Región Autónoma de Guangxi Zhuang , China. Fotografía de Nick Hogarth/CIFOR

Con casi un cuarto de la población mundial dependiendo de los recursos forestales para obtener sus medios de vida, comprender cómo los bosques pueden mejorar la vida de la población más pobre es un tema importante para el desarrollo económico. En un artículo recientemente publicado en World Development, Nicholas Hogarth y colegas muestran que los hogares rurales de una región montañosa, pobre y remota del sur de China obtienen más del 30 % de sus medios de vida del manejo de plantaciones forestales. Desde 1994, el gobierno chino ha trabajado en un plan nacional de reducción de la pobreza que incorpora varias políticas importantes para promover las cosechas forestales comerciales, incrementando al mismo tiempo la cobertura forestal y la superficie de tierras forestales asignadas a hogares rurales para su manejo. En los 15 años transcurridos desde que creó sus Programas Forestales Prioritarios, que incluyen el Programa Nacional de Conversión de Tierras de Cultivo a Bosques, China se ha convertido en una fuente de conocimiento y experiencia sin precedentes en la forestación y promoción de mercados de productos forestales para reducir la pobreza.

En total, el 75 % de las personas encuestadas en el condado de Tianlin de la provincia de Guangxi, donde Hogarth realizó su trabajo de campo, percibió una mejora en sus condiciones de vida en los cinco años anteriores al estudio. Esto se debió en parte a la mejora de sus mercados de productos forestales y agrícolas, así como al crecimiento general de los ingresos a nivel nacional. Tianlin es una zona donde el 80 % del terreno está clasificado como bosques y donde, al momento del estudio, casi la mitad de la población vivía con menos de un dólar al día. Entre los 225 hogares encuestados, la principal fuente de ingresos en efectivo (más del 20 %) provenía de la comercialización de productos forestales, comparado con alrededor de un 10 % de cultivos y negocios, respectivamente. Si bien los ingresos relacionados con los bosques eran importantes para los hogares de cualquier nivel económico, los hogares más pobres obtenían de los bosques un porcentaje significativamente más alto de sus ingresos que los hogares más acomodados; cuanto más pobres eran los hogares, más importancia adquirían los ingresos obtenidos del bosque.

Al examinar estos datos, Hogarth et al. revelan que la falta de equidad en la propiedad de la tierra y el acceso a trabajos no agrícolas, las barreras del mercado y la fijación de los precios impiden a los pobres beneficiarse plenamente de los mercados, especialmente del de la madera.

 La pobreza rural permanece enraizada en muchas partes de China. Fotografía de pdvos/flickr.

La pobreza rural permanece enraizada en muchas partes de China. Fotografía de pdvos/flickr.

Aunque la política nacional china de asignación de tierras tenía como objetivo otorgar más tierra a las familias más numerosas, en la realidad, los hogares más acomodados tienen más tierra y familias de menos miembros. En términos absolutos, el 20 % más pudiente de las familias gana tres veces más con los bosques que el 20 % más pobre. También obtienen la mayor parte de sus ingresos de actividades empresariales y cuentan con salarios importantes, lo que refleja un acceso muy diferente a las oportunidades entre la población de la muestra. Los datos muestran que la desigualdad económica en Tianlin está claramente vinculada a la asignación poco equitativa de tierras forestales y de cultivo; las familias con más tierra por miembro familiar invirtieron en actividades lucrativas como la ganadería y otras fuentes de ingresos. Pero muchos hogares fueron olvidados, y siguen viviendo en la pobreza.

Aunque 15 años es tiempo suficiente para medir los cambios y evaluar los resultados iniciales de las medidas forestales y de mitigación de la pobreza en China, siguen quedando cosas por hacer. Según Hogarth es necesario mucho más trabajo de investigación y desarrollo para mejorar el bienestar de los pobres rurales en lugares como Tianlin y otras zonas remotas y montañosas de China en las que la pobreza rural sigue fuertemente arraigada. Llegarán mayores oportunidades económicas de los mercados de la madera cuando el producto alcance la edad de ser cosechado. Si se dirigen mejor los programas de pagos por servicios ambientales y los esfuerzos para reducir la captura de los beneficios de estos programas por parte de las elites locales mejorarían los medios de vida de los hogares con menos ingresos. Igual que sucedería con una mejor distribución de la superficie total de tierra. Hogarth et al. sugieren que esto se podría lograr no necesariamente por medio de una nueva distribución de tierras, sino posiblemente a través de sistemas de compensación locales, hogar por hogar, basados en el tamaño de los terrenos de las familias locales, como se ha intentado en otros lugares de China (Gutiérrez-Rodríguez et al. 2012).

Este es solo uno de los muchos estudios realizados en 24 países por la Red de Pobreza y Medio Ambiente (PEN, por sus siglas en inglés) de CIFOR. Aporta un nuevo enfoque sobre un tema clave en la investigación forestal mundial: cómo asignar terrenos forestales a los pobres rurales puede contribuir a reducir la pobreza e incrementar la productividad total de los bosques. El estudio confirma que los bosques pueden desempeñar un papel importante para sacar de la pobreza a las zonas rurales. Aunque la tierra fue distribuida de forma poco equitativa y algunas familias quedaron muy desfavorecidas, incluso las parcelas muy pequeñas de bosque manejadas por familias de Tianlin fueron un impulso importante para el desarrollo económico rural.

 

(Visited 104 times, 1 visits today)