Estudio: Porqué sembrar más árboles es siempre una buena idea

BOGOR, Indonesia (3 de abril de 2013)_Una nueva revisión de estrategias para prepararse para los impactos del cambio climático, muestra que ampliar los bosques a nivel mundial sembrando más árboles es claramente una buena idea. Pero si esto no se planifica cuidadosamente, los encargados de formular políticas podría desperdiciar los recursos y sufrir consecuencias no deseadas, indica un nuevo estudio del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).
Compartir
0

Más leídos

Ollivier Girard/CIFOR.

Fotografía de Ollivier Girard/CIFOR.

BOGOR, Indonesia (3 de abril de 2013)_Una nueva revisión de estrategias para prepararse para los impactos del cambio climático, muestra que ampliar los bosques a nivel mundial sembrando más árboles es claramente una buena idea. Pero si esto no se planifica cuidadosamente, los encargados de formular políticas podría desperdiciar los recursos y sufrir consecuencias no deseadas, indica un nuevo estudio del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

El problema se reduce al simple hecho de que no sabemos realmente lo que sucederá en el futuro a medida que el planeta se calienta: “¿Cómo podemos planificar para la adaptación cuando los modelos de simulación del clima están tan llenos de incertidumbres?” explica Emilia Pramova, investigadora de CIFOR y autora principal de Forests and trees for social adaptation to climate variability and change (Bosques y árboles para la adaptación social a la variabilidad y cambio del clima, documento solo disponible en inglés).

La adaptación basada en los ecosistemas, que busca proteger los servicios del ecosistema – tales como la purificación del aire por medio de los árboles, o la retención del agua en los suelos – se ve como una solución benéfica para todos, que ayudaría a que las comunidades amortigüen los impactos de un mundo más caliente a través de bosques que absorben dióxido de carbono y ayudan a mantener temperaturas menos extremas.

Pero este tema es muy nuevo, dice Pramova, lo que hace exactamente que el diseño de estrategias sea tan difícil.

“Hay mucho alboroto acerca de cómo la adaptación basada en los ecosistemas es potencialmente tan eficaz como efectiva en costos, por lo que decidimos buscar si había alguna evidencia real al respecto en la ciencia”, explicó.

“Resulta ser que realmente no ha habido mucha investigación sobre la adaptación basada en los ecosistemas”.

El aumento de la cubierta forestal dará como resultado otros beneficios para las personas, sin importar cuánto se eleve la temperatura a nivel mundial

Sin embargo, la investigación, que se ha realizado colectivamente, ilustra con mucha claridad y sin ambigüedades que las estrategias para la adaptación al cambio climático basadas en los ecosistemas cuentan con un potencial enorme para proteger a las personas y los lugares donde viven de los efectos del cambio climático, mayormente porque el aumento de la cubierta forestal dará como resultado otros beneficios para las personas, sin importar cuánto se eleve la temperatura a nivel mundial.

Pramova y sus coautores dijeron que estos beneficios se pueden clasificar en aproximadamente cinco categorías.

Primera, los nuevos bosques pueden brindar productos reales tales como madera y miel, enriqueciendo y diversificando los medios de vida.

“Esto demuestra que es importante conservar los servicios de los ecosistemas no solamente en beneficio de la naturaleza, sino también para el bienestar de las personas”.

Por ejemplo, investigadores en TanzaniaPerú y Honduras  han encontrado que en épocas de estrés hídrico y pérdida de cosechas o después de un desastre natural, las personas han recurrido a los bosques para abastecerse de carbón, leña, frutas, setas y otros recursos, los que les han servido de soporte.

Segunda, los árboles sembrados en zonas agrícolas pueden regular el agua y el suelo, impulsando la producción de alimentos. Estudios en Malawi y Zambia encontraron que un mayor número de árboles contribuía a que los suelos retuvieran nitrógeno y agua, y en la India otros estudios  han documentado el aumento de los rendimientos de los granos.

Tercera, las cuencas con árboles pueden reducir la pérdida de agua que se produce debido a suelos resecos y también contribuyen a reducir la vulnerabilidad a inundaciones debido a tormentas intensificadas.

Cuarta, los bosques tales como los manglares protegen las zonas costeras – una necesidad que existe independientemente del aumento de las temperaturas, ya que los tifones, huracanes y ciclones siempre serán una amenaza.

Los bosques son importantes para el suministro limpio y regular de agua. Jeff Walker/CIFOR

Los bosques son importantes para el suministro limpio y regular de agua. Fotografía de Jeff Walker/CIFOR

Pramova explica que “la adaptación basada en los ecosistemas es simplemente una buena opción”.

Y quinta, el sembrado de más árboles en las zonas urbanas podría tener impactos increíblemente importantes en la vida de las personas, ya que las ciudades serán afectadas severamente por el aumento de las temperaturas.

El reemplazo de los suelos y los árboles con cemento y construcciones conduce al efecto urbano de isla de calor, que consiste en un calentamiento drástico de las ciudades, mucho mayor que en las zonas con áreas verdes en las afueras: las ciudades en Nueva Jersey  se calentarán en promedio 2.7 a 3.3 grados Celsius más que las zonas rurales. En Manchester, solamente aumentando la cantidad de cubierta forestal en un 10 porciento se reducirá la temperatura en 2.2 grados.

Pero en todos los casos, la evidencia de los beneficios de la adaptación basada en los ecosistemas es sólida a nivel local, pero débil desde la perspectiva más amplia del paisaje.

“Sabemos con claridad que existe buena evidencia a nivel local, tal como las comunidades que viven en el bosque y que usan productos forestales, pero a medida que el nivel se amplía, la evidencia es cada vez más escasa”.

“Necesitamos entender las cosas desde una perspectiva ecológica más amplia – por ejemplo, si sembramos en una cuenca determinadas especies de árboles aguas arriba ¿cómo afectarán al suministro de agua en las zonas bajas en condiciones de sequía?”.

“Necesitamos aportar más conocimiento ecológico con el fin de garantizar que no hagamos sacrificios y más bien creemos muchos beneficios”.

El presente trabajo forma parte del  Programa de Investigación sobre Bosques, Arboles y Agroforestería de CGIAR, y es apoyado por French Global Environment Facility, African Development Bank y Economic Community of Central African States.

(Visited 844 times, 1 visits today)