Noticias

Jóvenes forestales peruanos contribuyen a la investigación sobre castaña

Recolectores, investigadores y estudiantes universitarios, trabajan colaborativamente en una investigación sobre la castaña.
Compartir
0

Más leídos

Latin America - Selva adentro, en un bosque de castaña de la Amazonía peruana, el estudiante universitario Hideki Kohagura Arrunatogui trabaja junto con el recolector Serapio Condori Daza.

Serapio utiliza un machete y abre una pila de duros y pesados frutos de castaña —llamados “cocos”  en Perú por su parecido a esta fruta— para extraer las castañas de su interior.

Hideki anota las coordenadas de cada árbol de castaña y registra cuántos frutos ha producido. Más tarde, una vez que Serapio haya acabado con la pequeña montaña de cocos que tiene delante, pesarán todas las castañas recogidas de este árbol en particular.

“Nuestra investigación puede ayudar a los productores de castaña a estar más informados respecto de lo que sucede en sus concesiones, y al mismo tiempo, estamos aprendiendo”.

Trabajan bien juntos; no hablan demasiado, solo escuchan los insectos, las aves, el crac rítmico del machete de Serapio y, de rato en rato, el golpe seco y peligroso que hace un coco maduro al caer al suelo.

“Hay que chancar fuera de la copa para evitar la caída de los cocos. Muchas veces ha habido accidentes”, indica, con un casco puesto.

Hideki es uno de los 13 alumnos de ingeniería forestal de la Universidad Nacional Amazónica de Madre de Dios (UNAMAD) en Puerto Maldonado que están trabajando con el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) en un nuevo proyecto de investigación.

Tienen el objetivo de determinar qué impacto tiene la tala selectiva realizada en las concesiones castañeras en cuántos frutos, y el peso de las castañas de esos frutos, que produce cada árbol.  Los alumnos recogen datos en cinco concesiones cerca de los pueblos de Alerta y Alegría, junto a los trabajadores todos los días de la época de recolección.

“Para mí, el objetivo es ganar experiencia en todas las ramas que se pueda, para realmente tener una idea mejor de qué tipo de trabajo forestal quiero hacer”, explica Hideki.

“Nuestra investigación puede ayudar a los productores de castaña a estar más informados respecto de lo que sucede en sus concesiones, y al mismo tiempo, estamos aprendiendo”.

El líder del proyecto, Manuel Guariguata, afirma que la universidad ha brindado todo su apoyo.

“Los estudiantes aplican en el campo lo que aprenden en clase. Entonces, les brindamos capacitación en este sentido, acerca de la manera en que deben cuantificar el peso de la cosecha, las condiciones de los árboles y otro atributos”, añade.

El estudiante universitario Hideki Kohagura Arrunatogui trabaja con el recolector Serapio Condori Daza para pesar las nueces producidas por un árbol. Marco Simola/ CIFOR

El estudiante universitario Hideki Kohagura Arrunatogui trabaja con el recolector Serapio Condori Daza para pesar las nueces producidas por un árbol. Marco Simola/ CIFOR

“Esperamos que adquieran una mayor conciencia del sistema en el que trabajan, ya que son quienes tomarán las decisiones en el futuro”.

“Es un proceso dinámico; no es unilateral, ya que nosotros aprendemos de ellos también”, declara.

La alumna avanzada Eriks Arroyo Quispe y las consultoras de CIFOR Julia Quaedvlieg y Cara Rockwell supervisan a los estudiantes en el campo.

“Muchos de ellos son jóvenes, de 20 o 21 años, y esta es su primera experiencia profesional”, comenta Rockwell.

“Algunos de los alumnos han tenido experiencia en las concesiones porque sus abuelos tenían concesiones o porque venían de pequeños pueblos como Alegría y Alerta y estaban acostumbrados al cultivo de castaña. Pero algunos realmente tuvieron que empezar de cero”, añade.

“No es exactamente lo mismo que trabajar con ingenieros forestales con varios años de experiencia. Sin duda, hay desventajas, pero creo que es fantástico que una organización como CIFOR participe en la capacitación de los jóvenes“.

“Existen muchas oportunidades en Madre de Dios en este momento para los jóvenes que obtienen el título de ingeniero forestal”.

Mientras los estudiantes adquieren habilidades prácticas, como realizar mediciones fiables y utilizar sistemas de GPS, también aprenden importantes lecciones acerca del trabajo con las comunidades.

“Con un poco de suerte, una de las cosas que se llevan como investigadores es que, al trabajar especialmente con miembros de la comunidad, la población local, es importante mantener una comunicación abierta con ellos y debatir sobre la forma en que pueden aplicar los resultados de la investigación en el terreno”, observa Rockwell.

Cara Rockwell, Hideki Kohagura Arrunatogui and Eriks Arroyo Quispe toman las medidas de un árbol de castana. Marco Simola/ CIFOR

Cara Rockwell, Hideki Kohagura Arrunatogui and Eriks Arroyo Quispe toman las medidas de un árbol de castana. Marco Simola/ CIFOR

“Se trata de una pregunta de investigación muy oportuna. No solo brindará información interesante para la comunidad científica en general, sino que también tenemos un deseo real de devolver los resultados a las personas que están sobre el terreno, de modo que puedan utilizarlos en sus planes de manejo”.

Rockwell explica que es también una oportunidad para que los alumnos —y los científicos de CIFOR— puedan aprender de las comunidades en las que están trabajando.

“Todos tenemos títulos universitarios y ponemos mucho tiempo y esfuerzo y lágrimas para obtener nuestros títulos, tenemos las técnicas y los antecedentes y podemos analizar los datos”.

“Pero la gente de estas comunidades ha vivido en estos bosques durante largo tiempo, por lo que creo que hay muchas oportunidades para colaborar y aprender unos de otros”, añade.

Otra alumna de la UNAMAD, Olivia Revilla, nos cuenta su historia aquí.

Para leer más acerca de la investigación que realizan los estudiantes, haga clic aquí.

Para obtener más información sobre los temas tratados en este artículo, por favor póngase en contacto con Manuel Guariguata.

Este trabajo forma parte del Programa de Investigación del CGIAR Bosques, Árboles y Agroforestería y contó con el apoyo financiero de USAID.

(Visited 145 times, 1 visits today)
Tópicos :   Bosques y medios de vida