Investigación

Cambios en el consumo de alimentos merman diversidad alimentaria en la Amazonía

La importación de pollo congelado desde el sur de Brasil hasta la Amazonía occidental está minando la diversidad nutricional de las poblaciones locales.
Compartir
0

Más leídos

Amazon - SAN JOSE, Costa Rica. Cuando las poblaciones indígenas migran desde las comunidades forestales a los pueblos, dejan atrás su alimentación tradicional a base de pescado y carne de caza para consumir pollo, huevos, salchichas o carne enlatada – menú que está minando la diversidad nutricional de su dieta, según una encuesta realizada a niños en edad escolar en la Amazonía occidental.

La cantidad de personas que dependen de los animales de caza no es alta, pero se trata de una fuente importante de diversidad en su alimentación, dijo Nathalie Van Vliet, quien lleva a cabo un estudio sobre el consumo de “carne de animales silvestres” para CIFOR.

“Las personas están perdiendo una variedad de nutrientes al abandonar la proteína que proviene de lo silvestre” dijo Van Vliet.

“Esta transición es aun más sorprendente, considerando que los pueblos de tamaño mediano en la Amazonía occidental están situados a lo largo de un río que alberga la diversidad más grande de peces a nivel mundial”.

Si bien alrededor del 10% de las personas que viven en comunidades forestales consume diariamente carne de animales silvestres,  esa cifra cae drásticamente cuando se trasladan a pueblos más grandes. La misma tendencia se aprecia respecto al pescado, consumido por 40% de los pobladores rurales y solamente por el 10% de sus pares en áreas urbanas, dijo Van Vliet durante una presentación en el Tercer Congreso Latinoamericano de la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal (IUFRO), realizada en San José, Costa Rica del 12 al 15 de junio.

Los indígenas que se trasladaron a los pueblos adoptaron rápidamente la alimentación  no indígena, dijo Van Vliet, quien entrevistó a niños en edad escolar acerca del tipo de proteína que habían ingerido el día anterior.

Pero los cambios en el consumo de alimentos pueden originar problemas de salud más tarde, especialmente porque las carnes procesadas tienden a tener alto contenido de grasa y sal, y su nivel de alto consumo se ha relacionado con una prevalencia más alta de cardiopatías y cáncer.

En el área remota de la Amazonía donde trabaja Van Vliet – alrededor de los pueblos de Leticia, Colombia y Tabatinga, Brasil, donde ambos países comparten fronteras, y Perú – los cambios son rápidos, a medida que las poblaciones indígenas se trasladan a los pueblos en busca de trabajos y mejores condiciones de vida, comentó.

“Junto con esta migración llegan las transformaciones culturales y los cambios en el consumo de alimentos” dijo. “Esto tiene tremendas implicancias en la nutrición de las personas”.

Las fuentes silvestres de proteína se producen localmente, en tanto que el pollo viene de lejos y puede haber crecido bajo sistemas ambientales más intensos y éticamente cuestionables.

Hasta el momento poco se sabe acerca del papel que juega la carne de animales silvestres en la nutrición humana, especialmente en áreas urbanas. Van Vliet que participó en un estudio comparativo de caza de animales silvestres  en las cuencas del Congo y el Amazonas publicado en 2011, explicó que la mayoría de estudios en América Latina se han enfocado en los impactos ecológicos de la caza, pero se ha prestado poco interés a los aspectos económicos y socio-culturales relacionados con esa fauna como recurso alimentario.

Debido a las preocupaciones sobre los impactos ecológicos, la venta de carne de animales silvestres es ilegal en la mayor parte de la Amazonía, pero eso no ha detenido el comercio, dijo.

Nathalie Van Vliet espera que los estudios que planea sobre la importancia económica de la carne de animales silvestres, así como la disponibilidad y abundancia de presas, resulten en un debate acerca de la posibilidad de modificar reglamentos para regular el uso y gestión de la fauna para la sostenibilidad y reconocer un comercio que ocurre a pesar de las leyes que lo prohíben.

“Queremos evaluar la sostenibilidad de esta cadena del mercado” dijo.

Van Vliet argumenta que la importación de pollo congelado desde el sur de Brasil hasta la Amazonía occidental probablemente tenga una huella ecológica más grande que el permitir los mercados locales de carne de animales silvestres con base en sistemas de gestión sostenible.

Dijo que “tenemos que analizar las ventajas y desventajas en una forma más holística”.

“Los recursos silvestres de proteína se producen localmente, en tanto que el pollo viene de lejos y puede haber crecido bajo sistemas ambientales más intensos y éticamente cuestionables.

 “Para mayor información sobre los temas tratados en este artículo, sírvase contactar a Robert Nasi al correo electrónico: r.nasi@cgiar.org 

La presente investigación se lleva a cabo como parte del Programa de Investigación de CGIAR sobre Bosques, Arboles y Agroforestería. 

(Visited 109 times, 1 visits today)
Tópicos :   Bosques y medios de vida Bosques y dietas