Postales del campo: Estrechando lazos de confianza en Ecuador

Las excavadoras remueven el barro y bloquean el camino pegajoso y lleno de baches mientras Elena Mejía y Ayme Muzo se dirigen a una comunidad indígena rural en la provincia de Napo de Ecuador. Las jóvenes investigadoras ecuatorianas tienen que esperar una hora hasta que los trabajadores de la carretera dejen un pequeño espacio para que pueda pasar su 4x4. Retrasos como este son parte del día a día del proyecto Pro-Formal, investigación de CIFOR sobre los mercados internos de madera, que incluyó entrevistas y encuestas a miembros de la comunidad sobre la forma en que utilizan los recursos forestales.
Compartir
0

Más leídos

La científica de CIFOR Elena Mejía (a la derecha) acompaña a habitantes quechuas que están transportando madera a lo largo del río Arajuno, en Ecuador. Fotografía de

La investigadora de CIFOR Elena Mejía (a la derecha) acompaña a habitantes quechuas que están transportando madera a lo largo del río Arajuno, en Ecuador. Fotografía de Tomas Munita/CIFOR

Las excavadoras remueven el barro y bloquean el camino pegajoso y lleno de baches mientras Elena Mejía y Ayme Muzo se dirigen a una comunidad indígena rural en la provincia de Napo de Ecuador. Las jóvenes investigadoras ecuatorianas tienen que esperar una hora hasta que los trabajadores de la carretera dejen un pequeño espacio para que pueda pasar su 4×4.

Retrasos como este son parte del día a día del proyecto Pro-Formal, investigación  de CIFOR sobre los mercados internos de madera, que incluyó entrevistas y encuestas a miembros de la comunidad sobre la forma en que utilizan los recursos forestales.

Para cuando lleguen al pueblo, la comunidad quizá no esté preparada para ellas, ya que en muchos casos no hay señal de teléfono celular, por lo que hay que realizar varias visitas —por caminos no pavimentados— a cada comunidad para organizar las reuniones.

Pero estos dolores de cabeza no son lo más duro de este tipo de investigación de campo, señaló Elena.

“El mayor desafío del trabajo que estamos haciendo es que no tenemos nada que ofrecer a la gente de las comunidades aparte de la información”, aseguró.

Este artículo es parte de un paquete multimedia sobre la selva Amazónica. Más información en el siguiente link: blog.cifor.org/amazon/es

“Es algo intangible y ese es el problema; una ONG puede venir a la comunidad y ofrecerse a ayudar con la agricultura, a suministrar los plantones. En cambio, lo único que puedo decirles es: “tengo información que puede ser útil para ustedes. Y esto puede ser difícil de explicar”.

Pero esa explicación es fundamental si las personas van a dar su tiempo para participar en el estudio, especialmente considerando el tema de las entrevistas.

“El asunto del que estuvimos hablando era el aprovechamiento de la madera, que es un tema muy sensible para las personas”, dijo Ayme, “porque uno está hablando de cosas tanto legales como ilegales”.

“Nadie quiere decir demasiado; la gente tiene miedo de que uno pertenezca al gobierno y venga a repartir multas. Y ganar su confianza, explicando por qué hemos venido, toma tiempo.”

Establecer una relación de confianza con las familias en el área de estudio es una parte fundamental de las investigaciones basadas en la comunidad, aseguraron los científicos.

La científica de CIFOR Elena Mejía habla con mujeres quechuas antes de su reunión con los habitantes a su regreso con el fin de informarles sus resultados. Provincia de Napo, Ecuador. Fotografía de Tomas Munita/ CIFOR

La investigadora de CIFOR Elena Mejía habla con mujeres quechuas antes de su reunión con los habitantes con el fin de informarles de losresultados del estudio. Provincia de Napo, Ecuador. Fotografía de Tomas Munita/ CIFOR

“Es nuestra responsabilidad generar un grado de confianza por parte de la comunidad, de modo que pueda confiar en que el trabajo que estamos haciendo no es una pérdida de tiempo y también en que volveremos y compartiremos esa información”, dijo Elena.

“El establecimiento de la confianza es muy importante. Puede tomar años”.

Elena y Ayme pasaron varios meses viviendo con diferentes líderes comunitarios en sus casas mientras realizaban la investigación, compartiendo las comidas y la vida cotidiana con las familias.

“Hay que vivir con las comunidades y hay que escucharlos”, reflexionó Elena.

“A veces mucho de lo que dicen podría parecer irrelevante. Pero eso es parte de su vida cotidiana y nos muestra cómo construyen sus estrategias de supervivencia en estas comunidades lejanas”.

Ayme está de acuerdo.

“Mostrar interés en las personas cuando le hablan a uno es muy importante, porque a veces sí hablan mucho. Pero dado que están dedicando dos horas de su día para responder nuestra encuesta, también tenemos que mostrarles reciprocidad y respeto, ya que durante ese tiempo no trabajan y no generan ningún ingreso”, explicó.

Algunas conversaciones que no están relacionadas con el tema y parecen irrelevantes pueden, en realidad, aportar mucho, si los investigadores tienen tiempo suficiente para invertir en forjar relaciones con sus anfitriones.

“Aparte de la encuesta formal, cuando uno está viviendo con alguien y habla con esta persona en su casa, puede obtener más información. A veces es relevante para las actividades de las comunidades o los cambios en algún aspecto de la vida comunitaria, que puede ser útil más tarde para explicar o entender algunos resultados de la investigación”, agregó Ayme.

“Por lo tanto, esto es muy importante, quizá para el próximo proyecto, dedicar más tiempo a este proceso de establecimiento de confianza con la gente”.

Para obtener más información sobre los temas tratados en este artículo, póngase en contacto con Elena Mejía: k.mejia@cgiar.org.

El proyecto Pro-Formal (Políticas y opciones regulatorias para reconocer e integrar mejor el sector doméstico de la madera en los países tropicales) es financiado por la Unión Europea y forma parte del Programa de Investigación de CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería

 

(Visited 104 times, 1 visits today)