Vinculando lo local con lo global: REDD+ como un rompecabezas de múltiples niveles

RIO DE JANEIRO, Brasil (2 de agosto de 2013)_Si se busca el éxito de un esquema respaldado por las Naciones Unidas para desacelerar el ritmo del cambio climático protegiendo los bosques tropicales del mundo, este debe forjar conexiones entre los actores locales, nacionales y mundiales, de acuerdo con una importante publicación sobre el estado mundial del esquema conocido como REDD+. “REDD+ es inherentemente un rompecabezas de múltiples niveles”, dijo Kaisa Korhonen-Kurki, investigadora del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y coautora de la publicación Análisis de REDD+: Retos y opciones.
Compartir
0

Más leídos

Líderes indígenas debaten sobre los bosques en la quinta edición del Día de los Bosques. Foto de Neil Palmer/CIAT.

Líderes indígenas debaten sobre los bosques en la quinta edición del Día de los Bosques. Foto de Neil Palmer/CIAT.

RIO DE JANEIRO, Brasil (1 de agosto de 2013)_Si se busca el éxito de un esquema respaldado por las Naciones Unidas para desacelerar el ritmo del cambio climático protegiendo los bosques tropicales del mundo, este debe forjar conexiones entre los actores locales, nacionales y mundiales, de acuerdo con una importante publicación sobre el estado mundial del esquema conocido como REDD+.

“REDD+ es inherentemente un rompecabezas de múltiples niveles”, dijo Kaisa Korhonen-Kurki, investigadora del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y coautora de la publicación Análisis de REDD+: Retos y opciones.

“REDD+ no puede funcionar si no reconocemos que hay que tomar en cuenta la demanda a nivel mundial, las instituciones nacionales y regionales y las necesidades de las poblaciones locales – y existen distintos intereses en cada nivel”.

REDD+, o la Reducción de las Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación Forestal, es un esquema mundial que busca reducir las emisiones de carbono compensando a las personas de los países en desarrollo por la prevención de la pérdida de los bosques.

En un capítulo de Análisis de REDD+, publicación lanzada al margen de la cumbre Río+20 en Brasil, argumenta que la comunicación entre todos los niveles – de las aldeas a los gobiernos provinciales, a instituciones nacionales y mundiales – es esencial si se quiere que REDD+ mida, informe y verifique eficazmente la cantidad de emisiones de carbono evitadas en cada área forestal.

Dijo que “necesitamos que el flujo de información vaya en ambas direcciones – del nivel mundial al nivel local y del nivel local al nivel mundial”.

“Si hay una divergencia de intereses, si hay diferentes actores que no cuentan con formas de comunicarse entre ellos, y si hay muchos proyectos separados que trabajan independientemente, sin saber que, por ejemplo, alguien más hizo algo y no funcionó, las lecciones aprendidas podrían perderse”.

En Brasil e Indonesia, los dos países donde los proyectos piloto de REDD+ están más avanzados son los niveles intermedios de la cadena – gobiernos provinciales y distritales –los que desempeñan un papel crucial.

“Debido a la descentralización de la gestión forestal en esos países, los gobiernos regionales tienen mucho poder para emitir permisos de actividad maderera –para decidir qué hacer con los bosques. Tienen que estar convencidos, tienen que estar involucrados. Es muy importante si están comprometidos con REDD, dijo Korhonen-Kurki.

Abriendo el camino

En Kalimantan Central, Indonesia, una red de proyectos piloto de REDD+ ya está mostrando la importancia de vincular lo local con lo nacional –a través de lo provincial.

“Uno de los principales enlaces de escala transversal se encuentra entre la provincia y Yakarta”, dice Caleb Gallemore, investigador que trabaja con CIFOR en Kalteng, recientemente designada como provincia piloto de REDD+.

Quien explica que los acuerdos de REDD+ en la provincia no han contado con un paraguas legal claro, y el gobierno provincial frecuentemente ha decidido esperar antes de tomar acciones hasta recibir la aprobación del Gobierno Nacional, a través de la Unidad de Control y Monitoreo del Desarrollo del Despacho Presidencial (UKP4).

“Esta relación es absolutamente crucial, ya que la UKP4 ve a Kalteng en cierta forma, como un laboratorio de políticas o como la apertura del camino para REDD+, mientras que los actores en Kalteng están siendo cuidadosos de no sobrepasar sus límites”.

Gallemore dice que si bien todavía hay pocas conexiones directas entre los pueblos forestales y las organizaciones provinciales involucradas en el debate de la política, se están dando algunos pasos para consolidar estos enlaces.

La iniciativa sms de micro-blogging, www.borneoclimate.info, aprovecha la predilección de los indonesios por los mensajes de texto, permitiendo a las personas que envíen sus informes relacionados con REDD+ a través del teléfono móvil.

“La idea es darles a las personas que no cuentan con acceso a Internet por computadora, una plataforma para que hagan comentarios acerca de temas sobre REDD+ y, en teoría, para monitorear los abusos”.

“Es un esfuerzo interesante usar la tecnología para ayudar a conectar las aldeas y otras escalas, y ayudar a que los pobladores locales se conviertan en agentes más activos en el debate acerca de REDD+”.

“Es difícil”

Gallemore dice que mantener conexiones de escala transversal como estas requiere de recursos y esfuerzo considerables.

“Es difícil. En Kalteng, es realmente más fácil mantener conexiones con Yakarta que por ejemplo con áreas más remotas como Kabupaten Murung Raya”.

“Si se va a ampliar REDD+ exitosamente, será absolutamente necesario pensar en formas inventivas no solamente de brindar información a las personas en las áreas afectadas por proyectos y políticas de REDD+, sino también para darles a aquellos afectados la habilidad de convertirse en agentes activos en los procesos políticos que están afectando sus bosques y sus medios de vida”.

“El sitio de micro-blogging podría ser un ejemplo de un paso en esa dirección, pero se necesitará mucho, mucho más si se quiere que REDD+ sea efectivo y sea percibido como legítimo, particularmente a medida que los esfuerzos continúan para llevar a REDD+ a escalas cada vez más grandes, donde el acceso de las personas a la información y a oportunidades para expresarse podría ser difícil”.

Un sistema nuevo

Kaisa Korhonen-Kurki indica que la complejidad de REDD+ requiere de un sistema de gobernanza de múltiples niveles, que sea único en la historia de la política medioambiental.

Dicho sistema requeriría no solamente mejor comunicación, sino mejor toma de decisiones.

“No siempre se necesita nuevas instituciones, pero cuando no es posible trabajar a través de las ya existentes, es necesario contar con un nuevo tipo de instituciones que pueda tratar con todos los niveles y que pueda juntar todos los diferentes intereses en el mayor grado posible. Siempre existirán intereses diferentes, pero por lo menos tienen que coincidir en alguna medida. Pero por supuesto, no puede haber un sistema de gobernanza que armonice todos los intereses, eso sería imposible, el mundo no es así”, explicó.

“Esto quiere decir que REDD+ tiene que adaptarse a la realidad y volverse diverso. No puede ser demasiado simple porque tiene que ser capaz de funcionar en un mundo complejo”.

(Visited 34 times, 1 visits today)