“Los enfoques de paisaje” pueden terminar el debate que enfrenta a agricultura con bosques, expertos

RIO DE JANEIRO, Brasil (10 de octubre de 2012) _Un nuevo enfoque para la gestión de la tierra basado en los servicios sociales, económicos y ambientales que esta proporciona, podría terminar con el debate en curso sobre el hecho de que se tiene que sacrificar a los bosques por el bien del desarrollo agrícola y ayudaría a que las partes interesadas decidan la mejor forma de maximizar el potencial de su tierra para asegurar el abastecimiento sostenible de alimentos en el largo plazo. “El enfoque de paisaje es una forma en la que podemos mejorar la productividad agrícola y los medios de vida rurales, abordando al mismo tiempo las amenazas a los bosques, al agua y a la biodiversidad” dijo Frances Seymour, quien fuera Directora General del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), durante el Día de la Agricultura y el Desarrollo Rural realizado durante la cumbre Río+20 en 2012.
Compartir
0

Más leídos

Agricultor en Kisumu, Kenya. Fotografía cortesía de Neil Palmer (CIAT).

Agricultor en Kisumu, Kenya. Fotografía cortesía de Neil Palmer (CIAT).

RIO DE JANEIRO, Brasil (10 de octubre de 2012) _Un nuevo enfoque para la gestión de la tierra basado en los servicios sociales, económicos y ambientales que esta proporciona, podría terminar con el debate en curso sobre el hecho de que se tiene que sacrificar a los bosques por el bien del desarrollo agrícola y ayudaría a que las partes interesadas decidan la mejor forma de maximizar el potencial de su tierra para asegurar el abastecimiento sostenible de alimentos en el largo plazo.

“El enfoque de paisaje es una forma en la que podemos mejorar la productividad agrícola y los medios de vida rurales, abordando al mismo tiempo las amenazas a los bosques, al agua y a la biodiversidad” dijo Frances Seymour, quien fuera Directora General del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), durante el Día de la Agricultura y el Desarrollo Rural realizado durante la cumbre Río+20 en 2012.

Más de 100 jefes de estado estuvieron negociado una agenda titulada “El Futuro que Queremos” para equilibrar la creciente demanda de alimentos, combustibles y otros recursos naturales, al mismo tiempo que se transita a una economía más ecológica y más justa.

La investigación basada en el paisaje entiende que existen distintas partes del paisaje que brindan una serie de bienes y servicios para apoyar los medios de vida y que estas están interconectadas. De modo que lo que sucede en una parte del paisaje tiene impacto en la otra, explicó Louis Verchot, Científico Principal del CIFOR.

“Lo que sucede en los bosques tiene impacto sobre la calidad y cantidad de agua. Lo que sucede con el agua tiene impacto en la productividad agrícola. Lo que sucede con la productividad agrícola tiene impacto en la cantidad de bosques que son retirados de ese paisaje”.

La investigación del paisaje ha sido aclamada como una nueva forma de reunir a los sectores agrícola, forestal y pesca, para llegar a soluciones colaborativas e innovadoras con el fin de aliviar la creciente presión sobre los recursos del mundo.

De acuerdo con el European Development Report más reciente, se espera que la demanda mundial de agua crezca en 40 por ciento y la de alimentos en 50 por ciento para el 2030.

“Tenemos frente a nosotros un tremendo reto para satisfacer las necesidades del planeta en el mundo…la producción agrícola debería estar en armonía con la visión moderna de la sostenibilidad… con la intención de terminar con la pobreza y crear trabajo e ingresos”, dijo Jorge Alberto Portanova Mendes Ribeiro Filho, Ministro de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Alimentos de Brasil.

A pesar de la creciente presión sobre los recursos forestales debido a la expansión de la producción de cultivos, cría de ganado e industrias de biocombustible, Seymour dijo que es necesario terminar el debate que enfrentó a la ‘agricultura’ con los ‘bosques’.
Investigaciones clave de CIFOR y otros autores han establecido un fuerte vínculo entre la importancia de los bosques para la seguridad alimentaria que tiene que estar mejor integrado en las agendas mundiales.

“Creo que los días de bosques por el bien de los bosques han terminado, y ahora tenemos que integrar a los bosques en otras agendas de investigación”, dijo Verchot.

“Por ejemplo, tenemos grupos que se ocupan de los bosques y grupos que se ocupan de la agricultura y eso no es productivo. Tenemos que juntarlos a todos en paisajes de una manera integrada para que sean de utilidad entre ellos”.

CIFOR, en colaboración con ICRAF, CIAT y Bioversity cuenta con programa de investigación que tiene el propósito de entender y mejorar la forma en que se gestionan los sistemas de bosques, árboles y agroforestería a lo largo del paisaje. El programa pretende impulsar la productividad, sostenibilidad y equidad de los sistemas forestales y de agroforestería, mejorar la gestión y conservación de los bosques y recursos arbóreos, y mejorar la gestión de paisajes forestales para servicios ambientales, conservación de la biodiversidad y de los medios de vida.

“Mediante este programa, estamos tomando un enfoque completo del paisaje que no se centra solamente en bosques perturbados y no perturbados, sino también en la función que los árboles desempeñan en las granjas… es un panorama increíblemente complejo”, dijo Seymour.

Rachel Kyte, Vicepresidenta de Desarrollo Sostenible en el Banco Mundial y Presidenta del Consejo de Fondos de CGIAR, dijo que se sentía reconfortada al ver que los sectores forestal y agrícola que anteriormente tenían “diferentes conversaciones en espacios separados” ahora “están empezando a hablar el mismo idioma”.

Kyte enfatizó igualmente que un enfoque de paisaje sería vital para entender la mejor manera de medir y maximizar los servicios del ecosistema con el fin de garantizar el abastecimiento futuro de alimentos.

“Debemos aprender cómo …escalar el crecimiento de servicios del ecosistema, tales como purificación del agua, retención del agua, fertilidad del suelo, captura de carbono y protección costera en formas que reduzcan el impacto ambiental”, agregó.

Si bien la intensificación agrícola se ha planteado como una solución a la crisis de la demanda alimentaria, no se ha llegado a un acuerdo sobre el grado en el que puede contribuir a reducir la deforestación y las políticas que respaldan la intensificación tienen que ser bien pensadas, dijo Seymour.

“La investigación de CIFOR encontró que si uno aumenta la productividad agrícola, puede realmente acelerar la deforestación, ya que existen más oportunidades para ganar dinero al hacerlo. La intensificación de la agricultura tiene que ir a la par de una política forestal y de reformas de gobernanza, tales como el fortalecimiento de la tenencia de la tierra y la aplicación de la ley”.

A la luz de los retos, los enfoques de paisaje podrían ofrecer nuevas oportunidades para integrar la gestión de los recursos promoviendo al mismo tiempo los objetivos de conservación y desarrollo. Las asociaciones público-privadas han impulsado cambios significativos en el paisaje en países como Brasil, donde la producción agrícola se ha disparado sin sacrificar la cubierta forestal, con una reducción de la deforestación de más de 70 por ciento durante la última década.

“Debemos visualizar en forma colectiva cómo se verá un paisaje, para quién tiene que funcionar, cómo necesita funcionar y luego podremos satisfacer la creciente demanda para una base de capital natural”, agregó Kyte.

Y la investigación científica está cambiando para satisfacer esta demanda de conocimiento. “El Programa de Investigación de CGIAR sobre Bosques, Arboles y Agroforestería todavía es joven”, dijo Seymour, “pero ya hay una sensación de entusiasmo entre los científicos sobre lo que podría ser posible”.
Con información adicional de Michelle Kovacevic

(Visited 438 times, 1 visits today)