Columna del Director General

Un objetivo de desarrollo sostenible para los paisajes

Los “Paisajes Sostenibles” serían una excelente alternativa para los ODS y el futuro que queremos, reflexiona el Director General de CIFOR.
Compartir
0

Más leídos

El año 2015 es clave para el futuro de la creciente población de este planeta. Con el fin del Protocolo de Kioto en 2020, los líderes del mundo se reunirán el próximo mes en Varsovia para seguir avanzando en el camino hacia un nuevo acuerdo de cambio climático que pueda ser aplicable tanto en los países desarrollados como en desarrollo.

Al mismo tiempo, hay otro proceso que otorga a los problemas ambientales, económicos y sociales un rol protagónico: el diseño de un marco de desarrollo para 2015 donde los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) reemplacen a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) actuales. Como lo he mencionado en otras ocasiones, considero que los “Paisajes Sostenibles” serían un excelente ODS para el futuro que queremos. Pero más detalles al respecto en un momento.

En pocas semanas, más de mil participantes llegarán a la Universidad de Varsovia para participar en el Foro Global sobre Paisajes. Durante este evento discutiremos cómo alinear mejor el cambio climático y los procesos de desarrollo sostenible y cómo hacerlo superando las tradicionales barreras sectoriales.

El respaldo recibido y el interés en adoptar un enfoque más amplio del manejo forestal y la agricultura han sido increíbles durante el último año y un grupo especial está trabajando noche y día en la preparación del foro. Por ello creo que es buen momento para reflexionar sobre la evolución de la agenda post-2015 y el progreso hacia los ODS durante estos últimos meses.

La semana pasada, durante el 68 periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, los líderes del mundo adoptaron un nuevo conjunto de objetivos, basados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio actuales, para impulsar la sostenibilidad como componente fundamental de las aspiraciones futuras de desarrollo.

Pero no nos dejemos engañar por la retórica política: los ODM están fragmentados, especialmente en lo que respecta a los sectores basados en el uso de la tierra, el desarrollo rural y el medio ambiente. Por ejemplo, los bosques solo se mencionan dentro del objetivo de medio ambiente y el único indicador de progreso son los cambios en la superficie de tierras cubiertas por bosques. Esto quiere decir que se ha puesto más énfasis en la conservación y menos en las contribuciones más amplias que el manejo forestal podría aportar al desarrollo sostenible.

Hasta ahora, la inercia del sistema de las Naciones Unidas y del proceso político sugieren que los ODS serán muy similares a los ODM. Pero creo que podemos y debemos hacerlo mejor – y hay un argumento claro en favor de un ODS enfocado en los “paisajes sostenibles”, como lo mencioné en mi último blog (¿Está de acuerdo? Participe en el diálogo interactivo aquí).

Pero antes de entrar en este tema, veamos la forma en que diferentes órganos políticos están impulsando la agenda de desarrollo sostenible post-2015.

¿Como se determinan los ODS en la actualidad?

Para ayudar en la formulación de los ODS se han tomado varios caminos paralelos. Algunos, como el Foro Global sobre Paisajes, recaen fuera del ámbito de las Naciones Unidas. Sin embargo, se espera que la Asamblea General de las Naciones Unidas tome una decisión formal para establecer los ODS en 2014. Por ello, no debe sorprendernos que se hayan creado varias vías dentro del sistema de las Naciones Unidas. A continuación presentamos tres de ellas:

1.     El Grupo de Trabajo Abierto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OWG-SDG, por sus siglas en inglés)

Este grupo tiene el encargo de preparar la decisión de la Asamblea General. Se trata de un marco tradicional de negociación de las Naciones Unidas, integrado por representantes de los Países Miembros y caracterizado por un proceso bastante burocrático que produce un sin fin de documentos. Además, las agencias, departamentos y otras oficinas de las Naciones Unidas han sido convocadas para brindarle a su personal la oportunidad de presentar al grupo de trabajo los puntos de vista de “sus” respectivas instituciones.

El grupo de trabajo se reúne en ocho sesiones de una semana de duración para recibir insumos y discutir la construcción de los ODS, cubriendo un subconjunto de disciplinas y sectores en cada una de ellas.  La ultima reunión, programada para febrero de 2014, debatirá la inclusión de los bosques y la biodiversidad en el marco post-2015, después de lo cual se elaborará una propuesta para ser presentada ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Para bien o para mal, dependemos de este grupo para orientar las decisiones de la Asamblea General referidas a los ODS.

2.     El Grupo de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015

En Mayo de 2013, el grupo presentó un informe con propuestas concretas para lograr los ODS, documento que analicé en un blog anterior. Mi evaluación ayer y hoy es que el grupo de alto nivel nos ha entregado un importante documento de reflexión y lo ha hecho a un nivel político bastante alto (tres líderes gubernamentales presidían conjuntamente el grupo).

Los 12 ODS propuestos (y los siete temas transversales) han llevado a un arreglo relativamente complicado, similar a los ODM. Sin embargo, el informe del grupo de alto nivel también propone cinco “cambios transformacionales” que, en mi opinión, representan mejores sugerencias para los ODS:

1. No dejar a nadie atrás.

2. Colocar al desarrollo sostenible en el centro.

3. Transformar las economías para generar empleos y crecimiento inclusivo.

4. Construir paz e instituciones eficaces, abiertas y responsables para todos.

5. Forjar una nueva alianza mundial.

Estos cambios representan ambiciones transversales de alto nivel, son fáciles de entender y la cantidad es la apropiada. Estos son los tipos de ODS a los que deberíamos aspirar, bajo los que se podrían formular objetivos para varios sectores.

3.     La Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN, por sus siglas en inglés)

Esta red, liderada por Jeff Sachs, ha contado con la participación de una amplia gama de científicos y expertos. El informe final, Una agenda de acción para el desarrollo sostenible, plantea 10 “desafíos prioritarios”, los que podrían ser interpretados como ODS. Algunos son amplios y similares a los cambios transformacionales mencionados anteriormente, mientras que otros están más orientados a sectores (p.ej., agricultura, ciudades, energía y recursos naturales).

Además de estas tres vías, un resultado de la conferencia de Rio+20 fue el establecimiento de un foro político universal intergubernamental de alto nivel para abordar el desarrollo sostenible. Este foro reemplaza el proceso de la Comisión Sobre Desarrollo Sostenible (CSD, por sus siglas en inglés), producto de la conferencia de las Naciones Unidas Sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED por sus siglas en inglés) realizada en Rio de Janeiro en 1992 (para aquellas personas interesadas en los procesos al interior de las Naciones Unidas, el Boletín de las Negociaciones de la Tierra presenta un análisis aquí).

No resulta claro aún el rol del Foro Político de Alto Nivel en la formulación de los ODS. Un informe preliminar publicado hace algunos días muestra los intentos por mejorar la interfaz entre la ciencia y la política al involucrar científicos en el proceso inicial de consulta.

Estos procesos enfrentan varios desafíos

Una de mis preocupaciones es que o bien los ODS serán demasiado detallados como para recibir apoyo masivo del público y de los políticos o se convertirán en grandes ambiciones políticas con pocos vínculos a las decisiones y acciones tomadas por personas en la práctica. Tanto el informe elaborado por el Grupo de Alto Nivel como el de la RED de Soluciones para el Desarrollo Sostenible han hecho esta observación.

Otra de mis preocupaciones en el caso del Grupo de Trabajo Abierto es que el diálogo de las Naciones Unidas separa sectores y disciplinas y tiene lugar siguiendo las falsas líneas tradicionales entre agencias, instituciones y grupos de interés técnicos, lo que nos impide obtener una visión de conjunto y, probablemente, darnos la oportunidad de encontrar soluciones innovadoras e intersectoriales.

Los “Resúmenes informativos” preparados por el personal de alrededor de 60 organismos de las Naciones Unidas para el Grupo de Trabajo Abierto es un ejemplo interesante. Se los ha convocado para disciplinas diferentes, teniendo como autores principales a las entidades de las Naciones Unidas vinculadas al tema en cuestión. Estos resúmenes tienden a resaltar el valor y la importancia del sector al que pertenece cada autor (e institución), por lo que perdemos de vista la visión de conjunto.

CIFOR fue invitado a contribuir, como organismo no perteneciente a las Naciones Unidas, en la elaboración del resumen informativo referido a los bosques. Sin embargo, decidimos retirarnos debido que no estábamos de acuerdo en producir “un ODS específico para los bosques” como una opción. Nuestro argumento es que un ODS tan limitado no es ni viable ni deseable. La forestería necesita contribuir a muchos de los desafíos del futuro, pero apoyar la existencia de un ODS separado va en contra del espíritu de la agenda post-2015.

La oportunidad del paisaje

Pero también hay oportunidades dentro del proceso de formulación de los ODS. Con el apoyo recibido a partir de nuestro trabajo en el Foro Global sobre Paisajes, me siento cómodo respaldando un ODS sobre paisajes, siguiendo el espíritu de los cambios transformacionales propuestos.

La mayoría de los desafíos de desarrollo sostenible, y gran parte de las posibles soluciones, están vinculadas con los paisajes y las oportunidades y desafíos de miles de millones de actores que los gestionan.

El enfoque de paisaje a un nivel conceptual más alto podría resultar más beneficioso que tratar de llegar a un acuerdo respecto a las definiciones y discutir quién es responsable de un paisaje determinado. Más bien, podemos ver el marco del paisaje como un punto de partida para la definición de prioridades entre actores y sectores en diferentes escalas. En otras palabras, el enfoque de paisaje no cuestiona los sectores e instituciones existentes; todo lo contrario, los ayuda a determinar cómo contribuir mejor en la construcción de un futuro compartido.

Por ello, el enfoque de paisaje también podría ser el punto de partida para la acción en el campo y, si está afianzado en los ODS, podría brindar un nexo fundamental entre los objetivos globales y el uso de la tierra a nivel local.

Quizá algunos consideren esto un tanto vago y que nunca podrá materializarse en inversiones, marcos legales de políticas sólidos o desarrollo económico. Pero los desafío a pensar de manera diferente y aguardar con interés el camino por delante – primera parada: Varsovia.

(Visited 193 times, 1 visits today)
Tópicos :   Bosques y Desarrollo Enfoque de paisajes