Investigación

Herramientas de predicción del clima muestran el papel de los océanos en la sequía en la Amazonía

Según los científicos, el mejor lugar para buscar indicios de una potencial sequía en los bosques amazónicos de Perú se encuentra al otro lado de América del Sur, frente a las costas de Brasil en el Océano Atlántico.
Compartir
0

Más leídos

Tener la capacidad de predecir podría resultar en alertas anticipadas para agricultores y funcionarios de gobiernos locales, para que tomen medidas con el fin de evitar incendios forestales y serios daños a los bosques, a la propiedad y los cultivos, dijeron investigadores que trabajan para el Centro para la Investigación Forestal Internacional. Fotografía cortesía de: Hudson Alves

Tener la capacidad de predecir podría resultar en alertas anticipadas para agricultores y funcionarios de gobiernos locales, para que tomen medidas con el fin de evitar incendios forestales y serios daños a los bosques, a la propiedad y los cultivos, dijeron investigadores que trabajan para el Centro para la Investigación Forestal Internacional. Fotografía cortesía de: Hudson Alves

LIMA, Perú (9 de enero de 2014)  Según los científicos, el mejor lugar para buscar indicios de una potencial sequía en los bosques amazónicos de Perú se encuentra al otro lado de América del Sur, frente a las costas de Brasil en el Océano Atlántico.

Durante los últimos 10 años, temperaturas más elevadas de la superficie del mar en el Atlántico tropical han estado relacionadas con lluvias por debajo de lo normal en la Amazonía occidental, permitiendo a los científicos predecir sequías tres meses antes de la temporada seca de julio a septiembre.

Ese conocimiento puede brindar suficiente alerta anticipada a los agricultores y a los funcionarios de gobiernos locales, para que tomen medidas con el fin de evitar incendios forestales y serios  daños a los bosques, a la propiedad y los cultivos, afirmaron investigadores que trabajan para el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

“Las poblaciones en la Amazonía usan el fuego todos los años para clarear la tierra y poder sembrar”, dijo Katia Fernandes, investigadora asociada del Instituto de Investigación Internacional sobre el Clima y la Sociedad  en la Universidad de Columbia, Nueva York, que está trabajando con CIFOR en un estudio sobre clima y fuego en Perú.

Vientos de cambio

“El riesgo en un año de sequía es que los incendios pueden escapar del control humano. Si los formuladores de políticas saben anticipadamente que el año va a ser más seco de lo normal, pueden reasignar los recursos para la extinción de incendios en lugares de alto riesgo, educando a las personas para que no enciendan fuego si es que se avecinan varios días seguidos sin lluvia”.

El Océano Atlántico afecta la presencia de lluvias en la Amazonía occidental, debido a la Zona de Convergencia Intertropical (ITCZ, por sus siglas en inglés), un mar de nubes alrededor del planeta donde se juntan los vientos alisios procedentes de los hemisferios norte y sur. Los vientos que soplan hacia el occidente transportan humedad del océano que cae como lluvia sobre la Cuenca Amazónica. La ITCZ generalmente da vuelta a la tierra cerca de la línea ecuatorial, pero cuando las temperaturas de la superficie del mar se elevan en el Océano Atlántico tropical del norte frente a las costas de Brasil, la zona se desplaza hacia el norte.

El cambio hace que las lluvias se produzcan más al norte y que originen sequías en Perú y en Brasil occidental, como las que ocurrieron en 2005 y 2010, dijo Fernandes. En la Amazonía occidental, las lluvias son generalmente más escasas – y el riesgo de incendios forestales es mayor – entre julio y octubre.

Fernandes y sus colegas, incluyendo a los científicos de CIFOR Miguel Pinedo-Vásquez y Christine Padoch, encontraron que al medir las temperaturas de la superficie del mar en abril, mayo y junio, podían predecir si la temporada seca será más intensa de lo normal.

La diferencia entre las temperaturas de la superficie del mar en las regiones norte y sur del Océano Atlántico tropical puede ser incluso un indicador más fuerte, dijo Fernandes, agregando que a mayor diferencial de temperatura, mayor probabilidad de sequía.

Los científicos todavía están probando modelos de predicción para determinar en qué medida la variación en la temperatura de la superficie del mar es causada por ciclos naturales y cuanto podría ser el resultado del cambio climático. Su meta es brindar información más precisa a los agricultores y a los funcionarios de gobierno.

Para ser exitosos deben entender las tendencias climáticas y su variabilidad, ya que las temperaturas y la precipitación varían de año a año, así como también en ciclos más largos de una década o más.

Como parte de un proyecto de CIFOR, Fernandes se encuentra estudiando la relación de esos ciclos, no solamente en la cuenta occidental Amazónica, sino también en otras regiones tropicales, incluyendo Borneo occidental, Africa occidental y los Ghats occidentales de la India.

Para mayor información sobre los temas tratados en el presente artículo, sírvase contactar a Miguel Pinedo-Vasquez en m.pinedo-vasquez@cgiar.org
Este trabajo forma parte del Programa de Investigación de sobre Bosques, Arboles y Agroforestería. 

(Visited 120 times, 1 visits today)