Investigación

¿Cambio gradual o transformación? Cómo actuar ante el cambio climático

Ante un avance del cambio climático más rápido de lo previsto en un principio, hay creciente conciencia de que la adaptación será tan importante como la mitigación.
Compartir
0

Más leídos

Una mujer lleva alimentos a casa cerca del Lago Bam, en Burkina Faso. Estudios de comunidades locales revelaron que cambios en la toma de decisiones relacionada con el cambio climático no llegaron a afectar a toda la comunidad local, pues los migrantes fueron a menudo excluidos de las instituciones. Foto Ollivier Girard/CIFOR.

Una mujer lleva alimentos a casa cerca del Lago Bam, en Burkina Faso. Estudios de comunidades locales revelaron que cambios en la toma de decisiones relacionada con el cambio climático no llegaron a afectar a toda la comunidad local, pues los migrantes fueron a menudo excluidos de las nuevas instituciones. Foto Ollivier Girard/CIFOR.

MONTPELLIER, Francia — Ante un cambio climático, que está avanzando más rápido de lo previsto, hay creciente conciencia de que la adaptación será tan importante como la mitigación.

Pero cómo construir resiliencia frente al cambio climático plantea interrogantes bastante difíciles para los formuladores de políticas. ¿En qué momento dejamos de perseguir cambios graduales a favor de un cambio disruptivo, transformador? ¿Las transformaciones se producen solo cuando ya es demasiado tarde? Incluso, se preguntan: ¿qué constituye una “transformación”?

Una reciente conferencia reunió expertos en clima y desarrollo y les brindo la oportunidad para abordar estas preguntas a partir de ejemplos de la vida real que reflejaban una diversidad de enfoques para algunos de los desafíos más urgentes enfrentados por la humanidad.

“En algunas situaciones, una adaptación gradual puede no ser suficiente”, dijo Claudia Comberti del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford. “La adaptación transformadora es más relevante en contextos en que el cambio es más rápido o extremo, o cuando la población es más vulnerables a él; sin embargo, todavía no se ha escrito mucho sobre esto”, dijo en la conferencia Resiliencia 2014 en Montpellier, Francia.

En términos ecológicos, “resiliencia” se refiere a la capacidad de hacer frente al cambio y seguir desarrollándose; el término ha ganado adeptos en los discursos empresariales y de desarrollo.

Diferenciando entre tipos de respuesta para construir resiliencia, Edmond Dounias, investigador del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) y del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), ofreció una definición: “En la adaptación gradual hay un cambio, pero se mantienen las características básicas del sistema. La transformación significa cruzar un umbral: eras A y te conviertes en B”.

La búsqueda de criterios científicos que permitan distinguir entre una adaptación gradual y una transformadora ante el cambio climático puede parecer puramente académica, pero podría tener implicaciones significativas en materia de políticas.

“Cuando hay transformación, necesitamos construir una sociedad y medio ambiente diferentes. Eso no es necesariamente algo malo, pero se trata de un giro radical, en el que la ayuda externa puede estar más justificada que en el caso de la adaptación gradual”, dijo Dounias.

¿CUÁNDO PODEMOS HABLAR DE UNA ‘TRANSFORMACIÓN’?

Aunque la diferencia es clara, identificar un cambio transformador en complejos ecosistemas sociales puede ser difícil.

Dounias presentó un ejemplo de su investigación sobre la comunidad Tikar en Camerún. Los productores de cereales de esta comunidad habían migrado a un ambiente ecótono —es decir, una zona de transición entre dos tipos de ecosistemas— entre la sabana y los bosques del centro de Camerún, solo para tener que enfrentar la amenaza de la rápida expansión del bosque en sus tierras agrícolas. Después de décadas de cultivos itinerantes y migración a corto plazo de un conjunto de campos al siguiente, los Tikar cambiaron la forma en que se relacionaban con el medio ambiente.

En primer lugar, establecieron cinturones de plantaciones agroforestales para controlar el crecimiento del bosque. Luego, la propagación del arbusto invasor Chromolaena odorata (hierba de Siam) les ofreció una forma inesperada de fortalecer sus medios de vida: “Si queman los arbustos al final de la estación seca, el fuego mata las plántulas que forman la expansión del bosque, y la ceniza es muy buena para que puedan volver al mismo barbecho después de cinco años en lugar de 15 a 20 años como era antes”, observó Dounias.

Sin embargo, según Dounias, estos cambios profundos no equivalen a una adaptación transformadora: “En la transformación ocurren cambios irreversibles, tanto en el ámbito social como en el ecológico. Pero en este caso, el objetivo es salvaguardar la resiliencia social “, dijo.

La científica de CIFOR Houria Djoudi, quien estudia la implementación de la gestión forestal comunitaria en Burkina Faso, también destacó la dificultad de evaluar el carácter gradual o transformador de la adaptación. Desde que la legislación nacional introdujo grupos de manejo forestal comunitario en la década de 1990, “el gobierno de Burkina Faso ha estado tratando de ampliar esas experiencias a nivel nacional, convencido de que están transformando las prácticas de manejo forestal,” dijo Djoudi en la conferencia.

Sin embargo, su estudio de las comunidades locales reveló que el aparente cambio fundamental en la toma de decisiones no llegó a afectar a toda la comunidad local, pues los migrantes —que en algunos casos constituían la mayoría de la población— fueron de facto excluidos de las nuevas instituciones.

“Hay esfuerzos para lograr un cambio, pero no estamos seguros de que darán lugar a una adaptación transformadora porque el poder se transfiere a gente que ya tiene acceso y control privilegiado sobre los recursos, así como poder a nivel local”, sostuvo.

Lo que esto significa, dijo Djoudi, es que la investigación debe ir más allá de los estudios tradicionales centrados en el análisis vertical del poder (Estado-comunidades) para incluir las relaciones de poder dentro de las comunidades con el fin de comprender mejor la dinámica compleja y de múltiples niveles de la adaptación.

“NO LE PODEMOS PEDIR A LA GENTE QUE SIMPLEMENTE SE ADAPTE”

Su colega Denis Gautier, científico de CIRAD y CIFOR, añadió que la transformación podría esconderse en decisiones individuales que no aparecen a nivel de la comunidad.

“Si se les pregunta a los agricultores sobre un evento específico, responderán en términos de los ajustes efectuados para abordarlo, como vender un animal de granja, por ejemplo. Pero en sociedades donde el ganado es capital, esta respuesta puede ser parte de una estrategia más compleja en el largo plazo”, dijo.

Los formuladores de políticas presentes en la conferencia Resiliencia 2014 están esperanzados de que la investigación les permita tomar decisiones informadas para ayudar a las sociedades a fortalecer su estilo de vida y su medio ambiente de cara al cambio, o reformarlas radicalmente.

“El cambio climático y la demografía plantean problemas tan grandes que una resiliencia [gradual] por sí sola no es la respuesta”, dijo Jean-Marc Châtaigner, quien dirige la oficina encargada de la asistencia al desarrollo en el extranjero del Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia.

“No podemos pedirle a la gente que se adapte simplemente. La pregunta clave es, ¿dónde construimos resiliencia y dónde necesitamos un cambio transformador?”

Para obtener más información sobre estos temas, contáctese con Houria Djoudi en h.djoudi@cgiar.org.

 

(Visited 1,070 times, 2 visits today)
Tópicos :   Conversaciones climáticas