Investigación

El papel y la voz de los niños en la planificación ambiental

Un nuevo estudio realizado por el Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR) muestra que los niños que viven en Kalimantan, en la isla de Borneo, tienen una perspectiva mayormente sombría sobre el futuro de sus paisajes forestales. Al pedirles que dibujaran el presente y el futuro de su medio ambiente, los niños mostraron un sorprendente conocimiento de las funciones naturales de su entorno actual y predijeron un paisaje en gran parte desprovisto de vida silvestre y área boscosa. Forest News habló recientemente con Erik Meijaard, asociado de CIFOR y coautor del estudio.
Compartir
0

Más leídos

Dibujo de un niño en un estudio reciente llevado a cabo en Kalimantan, Indonesia. Véase aquí una colección de dibujos. Foto CIFOR.

Dibujo de un niño en un estudio reciente llevado a cabo en Kalimantan, Indonesia. Véase aquí una colección de dibujos. Foto CIFOR.

Bogor, Indonesia — Un nuevo estudio realizado por el Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR) muestra que los niños que viven en Kalimantan, en la isla de Borneo, tienen una perspectiva mayormente sombría sobre el futuro de sus paisajes forestales.

Al pedirles que dibujaran el presente y el futuro de su medio ambiente, los niños mostraron un sorprendente conocimiento de las funciones naturales de su entorno actual y predijeron un paisaje en gran parte desprovisto de vida silvestre y área boscosa.

Forest News habló recientemente con Erik Meijaard, asociado de CIFOR y coautor del estudio.

Desde una perspectiva de investigación, ¿qué significado tienen las percepciones de los niños sobre la conservación y gestión de los recursos?

En la investigación ambiental aplicada, queremos averiguar cómo podemos cambiar las interacciones entre los seres humanos y su medio ambiente. En esto podemos centrarnos en las personas jóvenes, de mediana edad o ancianas. Elegimos escuchar a los niños, pues a menudo son los que fijan tendencias sociales clave. Por ejemplo, en muchos países hay gente que dejó de fumar no porque los médicos les dijeron que era poco saludable —eso se sabía ya hace mucho tiempo— sino en última instancia porque cada vez más jóvenes consideraban que fumar era anticuado.

Creemos que más que las personas mayores, los niños son sensibles a nuevas impresiones e ideas. Y como los niños de hoy son quienes tomarán las decisiones de mañana, es importante entender lo que los niños piensan ahora. Esta información ayuda a diseñar mensajes específicos dirigidos a las generaciones más jóvenes, lo cual podría ayudar a fijar nuevas tendencias sobre cómo la gente interactúa con su entorno natural.

Desde una perspectiva de políticas, ¿cómo puede esta investigación afectar a gobiernos y quienes toman decisiones?

Los niños no votan, así que es fácil que los políticos ignoren sus opiniones. Sin embargo, hay una apelación emocional significativa para entender lo que piensan los niños, y este ángulo emocional es más difícil de ignorar. Los medios de comunicación globales utilizan imágenes de niños exactamente por esa razón; basta con ver las imágenes de niños heridos en la guerra de Gaza como un ejemplo contemporáneo. Queremos utilizar el hecho de que los niños de Kalimantan están muy preocupados por el estado de su medio ambiente para influir en el pensamiento político.

Los gobiernos no pueden seguir tomando decisiones verticales sobre el uso de la tierra basadas sobre todo en consideraciones económicas e ignorando impactos sociales y ambientales. Y si los niños dicen que no están de acuerdo con estas decisiones sobre el uso del suelo, creemos que hay buenas posibilidades de influir en el pensamiento político.

¿Le sorprendió la forma en que los niños eran conscientes de su entorno?

Sin duda. En realidad esperábamos un escenario en que los niños consideraran el estado actual de su entorno como condición “normal”. Resultó que no era así. En Kalimantan los niños tienen una clara comprensión de las tendencias pasadas, presentes y futuras de su entorno, que corresponde con nuestras evaluaciones independientes del cambio ambiental.

En general, los niños también reconocieron las relaciones funcionales entre la cobertura del suelo (por ejemplo, lo que es bosque frente a lo que no es bosque) y la prestación de servicios ecosistémicos (por ejemplo, control de inundaciones y de temperatura). Un conocimiento tan bueno del medio ambiente indica que hay una buena base para mejorar los programas de educación ambiental en Indonesia y para mejorar la toma de decisiones y gestión ambiental.

¿Puede un estudio como este ser útil si se replica en otros lugares?

Este estudio podría replicarse en otros lugares, pues utiliza una metodología simple que puede ser explicada claramente a niños pequeños. Nuestra metodología, basada en dibujos, permite que los niños pequeños se expresen libremente y nos permite captar sus percepciones. Y como se lo consideró un ejercicio divertido, también fue fácil conseguir la cooperación de los niños y los maestros.

Captar lo que los niños piensan acerca de su medio ambiente en otras áreas sería útil, tanto en entornos rurales como urbanos, y esperamos que otros científicos utilicen nuestra investigación en otros lugares.

El estudio, Through the Eyes of Children: perceptions of environmental change in Borneo (A través de los ojos de los niños: percepciones del cambio ambiental en Borneo), fue publicado en la revista de acceso abierto PLoS ONE. Para más información sobre los temas de esta investigación, sírvase contactar a Anne-Sophie Pellier pellier.annesophie@gmail.com, Erik Meijaard emeijaard@gmail.com o David Gaveau d.gaveau@cgiar.org

Este trabajo forma parte del Programa de Investigación de CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería, apoyado por el programa de investigación Bosques y Medio Ambiente de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Arcus Foundation.

(Visited 95 times, 1 visits today)