Investigación mide importancia de ingresos forestales

Un estudio comparativo sobre el papel de los productos forestales no maderables (PFNM) como soporte de vida en poblaciones de tres países de África Occidental ha reafirmado los beneficios de ver a los bosques en un contexto más amplio. El estudio examinó la importancia de los ingresos forestales en unos 1,000 hogares rurales de Camerún, Nigeria y Ghana que tienen acceso a mercados y bosques. Asimismo, buscó descubrir los patrones regionales en un contexto ecológico, social y político más amplio. De este modo, los investigadores evidenciaron los diferentes papeles que los PFNM desempeñan, o podrían desempeñar, en un contexto de paisajes. Los bosques, al igual que las plantaciones, proporcionan una gran cantidad de servicios ecosistémicos, como alimentos silvestres y especias, materiales para artesanías, madera para combustible y medicinas, así como sombra, resguardo y retención del suelo.
Compartir
0

Más leídos

Asando alimentos en Camerún. Nueva investigación resalta los diferentes papeles que los productos forestales no maderables desempeñan, o podrían desempeñar, en paisajes más amplios. Foto Terry Sunderland/CIFOR.

Asando alimentos en Camerún. Nueva investigación resalta los diferentes papeles que los productos forestales no maderables desempeñan, o podrían desempeñar, en paisajes más amplios. Foto Terry Sunderland/CIFOR.

Africa - BOGOR, Indonesia — Carne. Madera para combustible. Especias. Los bosques proporcionan todo esto y más, y sin embargo, el papel de estos productos en los medios de vida rurales apenas se pone en evidencia.

Un estudio comparativo sobre el papel de los productos forestales no maderables (PFNM) como soporte de vida en poblaciones de tres países de África Occidental ha reafirmado los beneficios de ver a los bosques en un contexto más amplio.

El estudio examinó la importancia de los ingresos forestales en unos 1,000 hogares rurales de Camerún, Nigeria y Ghana que tienen acceso a mercados y bosques. Asimismo, buscó descubrir los patrones regionales en un contexto ecológico, social y político más amplio. De este modo, los investigadores evidenciaron los diferentes papeles que los PFNM desempeñan, o podrían desempeñar, en un contexto de paisajes.

Los bosques, al igual que las plantaciones, proporcionan una gran cantidad de servicios ecosistémicos, como alimentos silvestres y especias, materiales para artesanías, madera para combustible y medicinas, así como sombra, resguardo y retención del suelo.

Un estudio global de la Red de Pobreza y Medio Ambiente (PEN) informó recientemente que los ingresos forestales y otros ingresos relacionados con el medio ambiente generan hasta 20% de los ingresos familiares.

“Los PFNM contribuyen de forma importante a los medios de vida rurales, pero siguen siendo principalmente de uso de los pobres en zonas remotas”, dijo Terry Sunderland, científico principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y coautor del trabajo, que aparece en un número reciente de la revista científica International Forestry Review.

Las actividades con PFNM son ideales para los hogares pobres porque generalmente son de bajo riesgo, requieren poca inversión de capital o habilidades particulares. Por ello, en el caso de los recolectores pobres de PFNM, que a menudo no pueden acceder créditos, los bosques pueden ayudar a diversificar los medios de vida y aumentar la resiliencia de los hogares.

La autora principal del estudio, Ruth Malleson, investigadora honoraria del departamento de antropología de la University College de Londres y consultora de Triple Line Consulting, había observado anteriormente que los PFNM proporcionan a las mujeres de asentamientos remotos de Nigeria y Camerún un medio para acumular dinero que pueden utilizar en caso de contingencias. Del mismo modo, los niños y las mujeres mayores cosechan PFNM, como el mango silvestre durante las vacaciones escolares en la temporada de lluvias y con ello ganan dinero para pagar las cuotas escolares.

“Los PFNM son más útiles durante la temporada de lluvias o periodos de escasez agrícola antes y después de la cosecha”, dijo Sunderland. “Los bosques constituyen una red de seguridad en tanto permiten mantener la nutrición y la dieta, así como hacer frente a disturbios económicos, ambientales y climáticos”.

En los tres países, los investigadores encontraron que los hogares encabezados por migrantes eran generalmente los más pobres. En áreas fronterizas de Ghana, así como en zonas fronterizas más accesibles y junto a carreteras en Camerún y Nigeria, los hogares más acomodados siembran cultivos comerciales perennes como cacao, palma aceitera, plátano y banano. Los agricultores más pobres, con frecuencia migrantes, generan la mayor parte de sus ingresos con cultivos anuales y de rápida rotación como la yuca.

A los migrantes en Camerún y Nigeria no se les permite en general sembrar cultivos comerciales perennes en sus tierras arrendadas. En Ghana, usualmente tienden a tener acuerdos de arrendamiento relativamente estables.

Los investigadores observaron que los hogares relativamente pobres y migrantes en asentamientos remotos en Ghana dependían de los ingresos por PFNM mientras esperaban que las plantaciones de cacao se tornaran productivas.

Los hogares más pobres, en particular los encabezados por mujeres, necesitan optimizar su tiempo, pues cuentan con menos ayuda. La yuca es especialmente atractiva porque requiere relativamente poca mano de obra, se puede sembrar durante toda la temporada de lluvias y se puede cosechar durante un periodo de dos años.

Sin embargo, los cultivos anuales también son más dañinos para el medio ambiente. “Como solo pueden alquilar la tierra, los agricultores migrantes tienden a sembrar yuca o cultivos anuales que generan un rédito rápido, pero esto contribuye a la deforestación pues muchos de estos cultivos exigen luz y necesitan que se eliminen los árboles para crecer”, explicó Sunderland.

Los investigadores opinan que los ingresos por PFNM podrían desempeñar un papel aún más importante para los hogares rurales remotos en África Occidental y Central en los próximos años.

“La función de red de seguridad cobrará más importancias en el futuro”, dijo Sunderland. “No solo debido al cambio climático, sino también por los disturbios económicos. La gente que pone todo su dinero en cultivos comerciales como el cacao son extremadamente vulnerables a cambios del mercado fuera de su control”.

Citando un estudio reciente del CIFOR sobre la calidad de la dieta y la cobertura arbórea en África, Sunderland también sugirió que los alimentos forestales contribuyen significativamente a la diversidad de la dieta y la nutrición en los hogares pobres.

“Es interesante que las familias medianamente pobres tengan dietas comparativamente buenas gracias a la diversidad de productos disponibles cerca de los bosques y los árboles en el paisaje más amplio”, dijo. Las familias más acomodadas fuera del bosque pueden tener dietas más limitadas, pero tienen los medios para comprar otros productos.

“Los PFNM deben verse en un contexto más amplio”, dijo Sunderland. Los enfoques integrados de paisaje a nivel regional, dijo, van mucho más allá de la gestión de conflictos por recursos y la promoción de la sostenibilidad ecológica.

Para más información sobre los temas de este artículo, sírvase contactar a Terry Sunderland, t.sunderland@cgiar.org.

El trabajo de campo para este estudio fue financiado por el antiguo Programa de Investigación Forestal del Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID). Esta investigación también forma parte del Programa de Investigación de CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.

(Visited 221 times, 1 visits today)
Tópicos :   Bosques y medios de vida