Investigación

Indicadores de políticas dan una idea del progreso de REDD+ antes de contabilizar el carbono

Los países pueden medir su progreso en REDD+ evaluando el entorno de políticas, incluso cuando no existen estructuras de soporte en materia de gobernanza y no están preparados para medir sus reducciones de emisiones de carbono, según un reciente estudio. La idea de REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques) es alentar a los países en desarrollo a mantener sus bosques en pie dando un valor financiero al carbono en los árboles, y haciendo que los pagos de los países más ricos se basen en resultados medibles.
Compartir
0

Más leídos

Trabajadores toman medidas en un bosque de manglares en Kubu Raya, Kalimantan Occidental, Indonesia, para evaluar la capacidad de almacenamiento de carbono de los árboles. ¿Pueden los científicos medir también el progreso de las políticas? Foto Kate Evans/CIFOR.

Trabajadores toman medidas en un bosque de manglares en Kubu Raya, Kalimantan Occidental, Indonesia, para evaluar la capacidad de almacenamiento de carbono de los árboles. ¿Pueden los científicos medir también el progreso de las políticas? Foto: Kate Evans/CIFOR.

BOGOR, Indonesia — Los países pueden medir su progreso en REDD+ evaluando el entorno de políticas, incluso cuando no existen estructuras de soporte en materia de gobernanza y no están preparados para medir sus reducciones de emisiones de carbono, según un reciente estudio.

La idea de REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques) es alentar a los países en desarrollo a mantener sus bosques en pie dando un valor financiero al carbono en los árboles, y haciendo que los pagos de los países más ricos se basen en resultados medibles.

En los países donde los líderes políticos están comprometidos con REDD+, incluso cuando la gobernanza forestal tiene déficits, el progreso de las políticas sigue siendo posible y observable, y por lo tanto, medible.

Las emisiones de carbono derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques representan más del 10% del total mundial, por lo que reducir estas emisiones es fundamental para mitigar el cambio climático y sus peligrosos efectos.

Pero a pesar del énfasis en la medición del carbono, mantener los árboles en pie comienza con poner en orden la gobernanza y las políticas, argumentan los autores del estudio, y también ese proceso puede —y debe— ser medido.

“Para que un país tenga éxito con REDD+, debe contar con un marco de gobernanza adecuado y políticas en funcionamiento”, dijo la autora principal Kaisa Korhonen-Kurki, del Centro de Medio Ambiente de la Universidad de Helsinki y el Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

“Así que es importante medir los indicadores de política para ver si un país tiene el entorno de políticas necesario para mantener los árboles en pie y así almacenar el carbono”, agregó.

“Y vemos que en los países donde los líderes políticos están comprometidos con REDD+, incluso cuando la gobernanza forestal tiene déficits, el progreso de las políticas sigue siendo posible y observable, y por lo tanto, medible”.

ESTABLECIENDO LAS CONDICIONES

Para identificar qué factores y condiciones de política son necesarios para establecer formalmente REDD+ a nivel nacional, Korhonen-Kurki y sus coautores llevaron a cabo un análisis comparativo cualitativo de 12 países en desarrollo y emergentes con gran riqueza de bosques.

Encontraron que sólo tres de los países —Brasil, Indonesia y Vietnam— habían establecido políticas integrales dirigidas a un cambio transformador. Su progreso se atribuyó a ciertos factores, o características, habilitantes en su entorno institucional y escenario de políticas, características que los demás países pueden esforzarse por establecer.

El primer factor habilitante, común a los tres países, fue que ya han iniciado algún tipo de cambio de políticas antes de que REDD+ se pusiera en marcha. Por ejemplo, Vietnam había lanzado a nivel nacional un programa de Pagos por Servicios Ambientales Forestales en 2008.

Sin embargo, la ausencia de cambios anteriores no impide que otros países establezcan políticas para REDD+, señaló Korhonen-Kurki; “solo les tomará más tiempo”, dijo.

Pero el cambio anterior en las políticas por sí solo no era suficiente, demostró la investigación.

Brasil y Vietnam, por ejemplo, tienen también características clave de legislación forestal, medidas de política y gobernanza eficaces, e Indonesia se encuentra bajo fuerte presión por la escasez de recursos forestales”, dijo Korhonen-Kurki.

“La combinación de estos factores con cambios en las políticas realizados con anterioridad marcó la diferencia”.

Luego los investigadores examinaron si las personas involucradas en el escenario de las políticas —los actores políticos— pueden utilizar el marco institucional para lograr el cambio. El análisis señala que los países tienen más probabilidades de tener éxito si tienen la propiedad nacional de REDD+ (es decir, si el país mismo está liderando el proceso en lugar de actores internacionales, por ejemplo) y si existen coaliciones de actores políticos orientadas a un cambio transformador.

MIDIENDO EL CAMBIO

Estos hallazgos de la investigación pueden orientar a los responsables políticos y ejecutores de programas respecto a dónde mirar al evaluar su propio progreso y tratar de avanzar más rápidamente, sugiere el artículo.

Aquí es donde entran los indicadores medibles.

“Evaluar el progreso de las políticas es bastante diferente que medir carbono. Con el carbono, la cuantificación es fácil”, dijo Korhonen-Kurki.

“Pero puede ser difícil definir el factor mismo. ¿Qué significa ‘propiedad nacional’, ‘legislación eficaz’, ‘coaliciones transformadoras’?”

Un indicador propuesto para la propiedad nacional, por ejemplo, es que “la formulación de políticas de REDD+ sea dirigida por instituciones políticas nacionales” y no por actores internacionales tales como expertos extranjeros y donantes. Un ejemplo de uno de los indicadores para legislación eficaz es “mecanismos efectivos de implementación y cumplimiento de las normativas”.

En cada indicador, la ausencia no se evalúa como irrelevante, sino que se mide y se incluye. Por ejemplo, la ausencia de coaliciones transformadoras puede estar marcada por el predominio en los medios de comunicación y círculos de políticas de “coaliciones que apoyan el mantenimiento del statu quo”.

El estudio también formula indicadores para el resultado global de la política establecida. Al igual que con cualquier factor individual, deben estar presentes varios indicadores.

“La realidad es compleja, y los resultados son siempre la suma de múltiples cuestiones”, dijo Korhonen-Kurki.

“En el mundo real, nunca hay un solo factor que pueda conducir a un resultado, porque todo cambia con el contexto. El contexto y la combinación de diferentes factores siempre tienen importancia”.

El deseo de los autores de captar el contexto en los 12 países del estudio determinó la elección de la metodología, que se expone en un documento de trabajo relacionado publicado por CIFOR, Qualitative comparative analysis (QCA): An application to compare national REDD+ policy processes.

Para más información sobre los temas discutidos en este artículo, sírvase contactar a Maria Brockhaus, m.brockhaus@cgiar.org.

La investigación de CIFOR sobre REDD+ forma parte del Programa de Investigación de CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.

(Visited 99 times, 2 visits today)
Tópicos :   REDD+