Columna del Director General

Declaraciones de la Cumbre sobre el Clima: ¿Agricultura + Bosques = Paisajes?

El 23 de septiembre es un día importante para nuestro futuro en el planeta. La Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas reunirá a un número impresionante de líderes mundiales, quienes renovarán sus compromisos políticos y financieros para hacer frente al desafío del cambio climático. También es un día importante para reflexionar sobre el rumbo futuro de la investigación, la participación y el desarrollo —tres dimensiones del trabajo de CIFOR— para ayudar a transformar estos compromisos en acciones concretas. En resumen, ¿qué ocurre en la Cumbre y cómo nos afecta?
Compartir
0

Más leídos

Una multitud estimada en 400.000 personas marcharon en Nueva York para apoyar las acciones contra el cambio climático, unos días antes de la Cumbre sobre el Clima de la ONU. El programa de la Cumbre está dedicado a ocho áreas de acción, incluyendo bosques, agricultura y más. Fotografía cortesía de John Minchillo.

Una multitud estimada en 400.000 personas marcharon en Nueva York para apoyar las acciones contra el cambio climático, unos días antes de la Cumbre sobre el Clima de la ONU. El programa de la Cumbre está dedicado a ocho áreas de acción, incluyendo bosques, agricultura y más. Fotografía cortesía de John Minchillo.

NUEVA YORK — El 23 de septiembre es un día importante para nuestro futuro en el planeta. La Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas reunirá a un número impresionante de líderes mundiales, quienes renovarán sus compromisos políticos y financieros para hacer frente al desafío del cambio climático.

¿qué ocurre en la Cumbre y cómo nos afecta?

También es un día importante para reflexionar sobre el rumbo futuro de la investigación, la participación y el desarrollo —tres dimensiones del trabajo de CIFOR— para ayudar a transformar estos compromisos en acciones concretas.

En resumen, ¿qué ocurre en la Cumbre y cómo nos afecta?

Parte del programa de la Cumbre está dedicada a ocho “ámbitos de acción”: agricultura, ciudades, energía, financiamiento, bosques, industria, resiliencia y transporte. En cada una de ellos, un gran número de países, organizaciones de la sociedad civil y empresas privadas suscribirán las declaraciones de la Cumbre, que indican cuál es el camino a seguir.

A continuación, comparto algunas reflexiones sobre las declaraciones que han circulado respecto de la agricultura y los bosques, y cómo entenderlas a la luz del interés actual en la búsqueda de soluciones apropiadas e integradas a través de los paisajes. Tenga en cuenta que CIFOR, como organización de investigación independiente, no ha participado directamente en la elaboración de estas declaraciones.

  • CIFOR at Climate Week NYC: este artículo forma parte de un informe especial de Los Bosques en las Noticias sobre los bosques y el cambio climático. Para leer más, haga clic aquí.

La Declaración de Nueva York sobre los bosques centra su atención en la deforestación o “pérdida de bosque natural”. Siete de los diez puntos abordan el tema de manera directa o indirecta, haciendo referencia a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los bosques. Dos puntos destacan las necesidades de regeneración forestal y uno de ellos promueve una mejor gobernanza forestal. De los 10 puntos, dos se vinculan con objetivos de desarrollo sostenible amplios y a la agenda de desarrollo post-2015.

En sus conclusiones, el documento señala que los compromisos tienen el potencial de reducir las emisiones en entre “4,5 [miles de millones] y 8,8 miles de millones de toneladas al año para el 2030”. La adaptación y la resiliencia al cambio climático no son mencionadas como posibles resultados. La Agenda de Acción que acompaña a la Declaración presenta una larga lista de iniciativas en curso o potenciales, y se espera que surjan varios compromisos directos durante la Cumbre.

En contraste, la Declaración Conjunta para la Agricultura, la Seguridad Alimentaria y la Nutrición parte de los requerimientos para hacer frente a las desigualdades y asegurar una nutrición adecuada para una población creciente, desafíos cada vez mayores de cara del cambio climático y que aumentan la vulnerabilidad de los pobres.

La agricultura climáticamente inteligente es promovida como un enfoque central para responder a estos desafíos, con sus tres pilares de incrementos equitativos en ingresos/productividad de la agricultura; mejora de la resiliencia de los sistemas alimentarios y medios de subsistencia; y reducción/eliminación de emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura. Se presentan una serie de iniciativas nuevas o mejoradas, entre ellas la Alianza Global para una Agricultura Climáticamente Inteligente.

UNA AGENDA ATRACTIVA

Al revisar en conjunto las declaraciones sobre los bosques y aquellas sobre la agricultura, queda claro que ambas tienen orígenes distintos, y que no existen referencias cruzadas explícitas. La declaración sobre los bosques vincula la deforestación con la agricultura; en cambio, la declaración sobre la agricultura menciona los impactos de la agricultura sobre los ecosistemas en relación con las emisiones. Además, la declaración sobre los bosques por lo general destaca la importancia de estos en términos de “alimentos, agua, combustible, medicinas, culturas tradicionales y medios de subsistencia”. La declaración sobre la agricultura, por su parte, reconoce el “papel fundamental de los agricultores, pescadores, silvicultores y ganaderos”.

En conjunto, ambas declaraciones proporcionan una agenda de acción atractiva para los paisajes del mundo. La suma de 1+1 puede dar como resultado más de 2 si las oportunidades presentadas en estos documentos se combinan y las soluciones se abordan conjuntamente. El fuerte y amplio apoyo político que ofrece la Cumbre a cada una de estas declaraciones —que proviene tanto de los gobiernos como de la sociedad civil y el sector empresarial privado— es ciertamente algo que se debe aprovechar.

De cara al futuro, una pregunta pertinente es cómo combinar ambas declaraciones. Manejar las sinergias y los costos de oportunidad (trade-offs) entre la agricultura y la silvicultura es algo esencial a toda escala geográfica. De modo que parece haber un argumento fuerte a favor del enfoque de paisajes en todos los niveles —desde el global hasta el local—. La esencia del enfoque de paisajes es proporcionar un marco y una metodología para que varios objetivos vinculados a un paisaje puedan ser considerados en conjunto por todas las partes interesadas.

En años recientes, se ha puesto un mayor énfasis en los paisajes para hallar soluciones conjuntas a los desafíos del desarrollo en todos los sectores de uso del suelo. El Foro Global sobre Paisajes, que se celebrará en Lima los días 6 y 7 de diciembre, ofrece una excelente oportunidad de demostrar cómo podemos aprovechar de la mejor manera posible las declaraciones combinadas sobre la agricultura y sobre los bosques de la Cumbre sobre el Clima.

(Visited 81 times, 1 visits today)