Noticias

Latinoamérica: 20 millones de hectáreas de tierras degradadas serán restauradas

Países de América Latina se comprometen a restaurar 20 millones de hectáreas de tierras degradadas hasta el año 2020.
Compartir
0

Más leídos

Latin America -

LIMA, Perú. Una iniciativa para restaurar los bosques y hacer uso de las tierras degradadas en toda América Latina y el Caribe fue lanzada en el Global Landscapes Forum, Perú, el fin de semana pasado.

Siete países de América Latina se comprometieron a trabajar con organizaciones de investigación y el sector privado para restaurar un total de 20 millones de hectáreas de tierras degradadas para el 2020, en un esfuerzo conocido como la Iniciativa 20 × 20 que fue presentada oficialmente el 7 de diciembre.

México fue el país que realizó la mayor contribución con 8,5 millones de hectáreas prometidas, seguido por Perú con 3,2 millones de hectáreas, Guatemala con 1,2 millones de hectáreas y Colombia con 1 millón. Ecuador, Chile y Costa Rica también se unieron al compromiso.

Junto a representantes de los siete países, el ministro de Agricultura de Perú, Juan Manuel Benites, declaró ante una sala llena: “El bosque que estamos perdiendo está poniendo en riesgo nuestro futuro en términos de disponibilidad de agua y la tierra.”

“Podría significar la reforestación, o volver a la agricultura productiva o podría convertirse en un uso de paisaje mixto.”

“Así que es necesario establecer metas ambiciosas para mostrar que tenemos la voluntad de resolver esta situación rápidamente”, dijo añadiendo que “los costos de esta acción son bajos en comparación con los beneficios que este país va a recibir.”

Andrew Steer, CEO y Presidente del World Resources Institue (WRI), explicó que la restauración no significa necesariamente reforestar o bloquear el acceso a la tierra.

“Podría significar la reforestación, o volver a la agricultura productiva, o podría convertirse en un uso de paisaje mixto”, dijo.

“Se trata esencialmente de tomar tierra que hoy está degradada, que tiene muy poco valor económico y ecológico, y convertirla en algo que es bueno para la gente y para el planeta”.

En la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, firmada en la cumbre de las Naciones Unidas en septiembre, los países respaldaron el “Desafío de Bonn“, comprometiéndose a restaurar 150 millones de hectáreas de paisajes degradados y tierras forestales en todo el mundo para el año 2020, y 350 millones de hectáreas para el 2030.

Andrew Steer dijo que una investigación de WRI muestra que dos millones de hectáreas de la superficie del planeta son tierras degradadas.

“La oportunidad de restaurar la tierra es una de las más maravillosas que tenemos en el mundo hoy en día. No sólo para capturar carbono (y casi se podría cerrar la brecha de carbono por sí sola) pero además porque contribuye con la seguridad alimentaria, los ingresos, una mayor resiliencia de los campos agrícolas y mucho más “, dijo Steer.

Esto no va a suceder de la noche a la mañana, reconoce. “Sabemos que es un territorio difícil y avanzar en la etapa de implementación no será fácil”, agregó.

Lo que se requiere, según él, es un cambio en la forma en que los que toman decisiones políticas (ministerios) trabajan.

“Los ministerios de gobierno tienen que operar en forma distinta de lo que lo hacen hoy. En la mayoría de los países, a los ministerios y departamentos gubernamentales no les gusta compartir información entre sí, tienen sus propios intereses, y necesitan aprender a trabajar juntos “, dijo.

“La buena noticia es que ahora tenemos ejemplos en todo el mundo de gobiernos que toman muy en serio la restauración, demostrando que es posible unir fuerzas”.

Uno de esos ejemplos, dice, es Costa Rica, que en dos décadas ha restaurado su cubierta forestal de un 30% por ciento en el 1987, a un 50% en el 2010.

 La restauración de bosques degradados es una de las maneras más económicas de capturar carbono para mitigar el cambio climático.

“Lo que está claro es que la economía de esto es muy atractiva”, dijo Steer.

“Hemos trabajado mucho este tema y mostrado que en la mayoría de los ecosistemas en el mundo que una vez fueron bosques, la restauración tiene una tasa alta de retorno, para el individuo, para el país y la para región.”

Y parece que esto se está reconociendo. Las actividades de restauración de la Iniciativa 20 × 20 serán apoyadas en parte con USD 356 millones que provienen de inversionistas y donantes bilaterales y multilaterales.

Uno de esos inversionistas, Christian Del Valle del Fondo Climático Althelia, comprometió USD 120 millones al fondo.

Este es un gran paso hacia el éxito de la restauración, de un diálogo débil sobre políticas hacia la acción, colocando hitos que son relevantes para los gobiernos y los ciudadanos de  Latinoamérica, añadió.

“Estos hitos, tangibles y alcanzables de la Iniciativa 20×20 encajan bien con nuestros criterios y objetivos de inversión”, según Del Valle.

Stephen Rumsey del Permian Global, espera comprometer USD 100 millones, y dijo que la restauración de bosques degradados es una de las maneras más económicas de capturar carbono para mitigar el cambio climático.

“Es increíble que esto no sea parte de la agenda política global, tenemos que actuar ahora, y nosotros queremos ser parte de ello”, dijo.

Los responsables de la iniciativa creen que más países latinoamericanos y caribeños se sumarán a esta causa en las próximas semanas  y se espera lograr mayor financiación.

Grethel Aguilar, coordinadora de la UICN para América Central, uno de los socios de la iniciativa, dijo que esta reunión es un paso más hacia el Desafío de Bonn.

“La naturaleza nos está dando otra oportunidad para reparar lo que hemos hecho mal”, dijo.

“Hoy es un día muy emocionante, lleno de esperanza para América Latina y el Caribe. Con el financiamiento de esta iniciativa, nos estamos acercando a la meta de reducir de la degradación del suelo y la deforestación, y al cambio de nuestro destino común”, agregó.

(Visited 283 times, 1 visits today)