Noticias

Los bosques y el clima en el camino hacia París

Expertos internacionales debaten alternativas para un futuro sostenible durante el Global Landscapes Forum 2014.
Compartir
0

Más leídos

LIMA, Perú. Desde un líder indígena hasta un juez y un director ejecutivo de una transnacional privada, los oradores del  Global Landscapes Forum 2014 explicaron qué pasos hay que dar en el camino hacia la crucial reunión sobre el clima del próximo año en París, si los bosques van a formar parte de la solución frente al cambio climático.

Y estos son definitivamente parte vital de la solución, como señaló la administradora del PNUD, Helen Clark, en la sesión plenaria de apertura de este evento.

“Un escenario de cambio climático de dos grados de temperatura no es posible si no logramos avances reales en los paisajes sostenibles, incluyendo nuestros bosques”, dijo.

El Global Landscapes Forum 2014 fue organizado por el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Más de 1.700 personas de 90 países asistieron al evento, celebrado en el marco de la conferencia anual de las Naciones Unidas sobre cambio climático en Lima, entre ellas negociadores climáticos nacionales, ministros, directores ejecutivos, líderes indígenas, representantes de la sociedad civil e investigadores.

Clark dijo que se han logrado grandes avances en el último año, que van desde la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, hasta la Declaración de Rio Branco del Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques, pasando por las decenas de empresas que se comprometieron a eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro.

Sin embargo, agregó, que aún queda mucho por hacer antes de reunión de la ONU del próximo año en París, donde los países tienen como objetivo concluir con un acuerdo sobre el cambio climático que reemplace al Protocolo de Kioto.

“Los países forestales en vías de desarrollo deben proponer políticas nacionales de mitigación que incluyan metas ambiciosas para reducir la pérdida de bosques y aumentar la reforestación, e implementar y hacer cumplir las reformas sobre el uso del suelo”, agregó.

 2014 fue el año en el que muchos actores en el sector privado dieron un paso adelante para hacer frente a la deforestación. ¿Será 2015 el año en que los Gobiernos den un paso adelante para cumplir la promesa de REDD+?

“Se requerirá una enorme voluntad política y liderazgo, así como el apoyo de la comunidad internacional para estos esfuerzos”.

Las economías más desarrolladas deben proveer incentivos económicos a gran escala para la protección de los bosques, dijo, y además lograr avances en REDD+, un esquema que cuenta con el apoyo de la ONU y está destinado a incentivar la reducción de la deforestación y la degradación forestal en países tropicales.

“2014 fue el año en el que muchos actores en el sector privado dieron un paso adelante para hacer frente a la deforestación. ¿Será 2015 ser el año en que los Gobiernos den un paso adelante para cumplir la promesa de REDD+?”, dijo Clark.

Explicó que el sector privado necesita acelerar el paso para eliminar la deforestación de su cadena de suministro, y atraer a esta causa a muchos más productos y empresas.

Es también importante empoderar a los pueblos indígenas para proteger los bosques, añadió Clark.

“Los Gobiernos deben formalizar y consagrar sus derechos, y las empresas deben respetar su derecho al consentimiento libre, previo e informado”,  afirmó.

LA PERSPECTIVA DEL SECTOR PRIVADO

Paul Polman, Director Ejecutivo de Unilever, también esbozó los pasos que podrían dar los Gobiernos para ayudar al sector privado a eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro.

“Aunque sin duda el sector privado puede alterar los mercados, solo con las políticas de los gobiernos podemos transformar los mercados y cambiar las reglas de juego para todos”, dijo.

Señaló que los gobiernos de los países tropicales necesitan clarificar el tema de la tenencia de la tierra, mejorar la transparencia, proteger los derechos consuetudinarios sobre las tierras de las comunidades forestales, fortalecer el cumplimiento de las leyes forestales y tomar medidas drásticas contra la deforestación ilegal.

También deberían desarrollar la cooperación con el sector privado, añadió.

 Esta articulación de incentivos públicos y privados es una de las grandes victorias a nuestro alcance.

“Tales asociaciones tienen el potencial de generar importantes situaciones de beneficio común (win-win), un seguimiento garantizado a las empresas y un aumento de las inversiones para los Estados involucrados”.

“Esta articulación de incentivos públicos y privados es una de las grandes victorias a nuestro alcance”.

Los países desarrollados también tienen un rol que cumplir, según Polman.

“Pueden fortalecer los mensajes que envía el sector privado sobre los productos básicos libres de deforestación, especialmente a través de sus políticas de comerciales. En verdad, muy pocos lo hacen”, dijo. “Se requiere más ambición y coherencia”.

“También tenemos que poner fin a los subsidios o incentivos perversos a los biocombustibles dañinos que impulsan la destrucción de los bosques y, al mismo tiempo, amenazan la seguridad alimentaria”.

“Y necesitamos que la comunidad internacional dé prioridad a REDD+, permitiendo un financiamiento basado en resultados a gran escala, previsible y sostenible, para la protección de los bosques en un nuevo acuerdo sobre el clima”, dijo.

LA VISIÓN INDÍGENA

Cándido Mezua Salazar, presidente de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá, dijo en la sesión plenaria que los derechos de los pueblos indígenas a la tierra deben garantizarse en cualquier acuerdo global sobre el clima.

“En todo el mundo, los bosques son el lugar donde viven los pueblos indígenas. Por lo tanto, tenemos influencia sobre ellos”, dijo.

“Pero ¿cómo podemos gestionarlos si no contamos con reglas claras? Por ello, tenemos que trabajar en establecer reglas claras que nos ayuden a salvaguardar estos derechos”.

También hizo un llamado para que cualquier distribución de beneficios se haga de manera equitativa.

LECCIONES DEL DERECHO Y LA SOCIEDAD CIVIL

El juez Antonio Herman Benjamín, del Tribunal Superior de Justicia de Brasil, destacó la necesidad de incluir a los jueces en los esfuerzos para combatir la deforestación y otros problemas ambientales.

“Los jueces son los actores más poderosos en el proceso de conservación, pero ¿dónde se ubican en este debate?”, cuestionó.

“Los jueces pueden hacer respetar los límites de las áreas protegidas o hacer ilegal su establecimiento. Pueden cerrar las operaciones mineras o imponer reglas a las corporaciones. Pueden asegurar la tierra de los pobladores indígenas o echarlos del lugar. Y, lo más importante, toman las decisiones finales sobre los derechos de propiedad”.

 Sin buenos jueces, la Ley es como un tigre de papel.

Los jueces tienen que estar mejor preparados para lidiar con las cuestiones ambientales, dijo.

“Sin buenos jueces, la Ley es como un tigre de papel. Necesitamos jueces buenos, independientes, éticos, con conocimiento de los procesos ecológicos. Este es probablemente el mayor desafío que tenemos: cómo lograr que los jueces entiendan las leyes de la naturaleza”, dijo.

Yolanda Kakabadse Navarro, presidenta del WWF, señaló que las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático deben abordar también las necesidades del desarrollo.

“Debemos reestructurar nuestras instituciones en torno a los paisajes. La gestión integrada exige nuevas visiones, nuevas destrezas. Tenemos que enfrentar los desafíos de manera integral”, dijo.

“La experiencia ha demostrado que modificar los patrones de trabajo no es fácil. Pero no tenemos otra opción. Todos tenemos que hacer esa transición, romper el aislamiento y crear espacios para que la gente trabaje de manera intersectorial”.

(Visited 77 times, 1 visits today)
Tópicos :   Conversaciones climáticas