Discurso

Líder del PNUD: El cambio climático está revirtiendo los beneficios del desarrollo

Los paisajes sostenibles son esenciales para la mitigación del cambio climático, la adaptación y el desarrollo en general, según Helen Clark.
Compartir
0

Más leídos

LIMA, Perú.  El cambio climático está socavando los muchos beneficios alcanzados por los Objetivos de Desarrollo del Milenio, afirma la  principal funcionaria para el desarrollo de la ONU, quien añadió que los paisajes sostenibles son esenciales para la mitigación del cambio climático, la adaptación y el desarrollo en general.

“Es por ello alentador ver que los elementos clave de los paisajes sostenibles se encuentran entre los 17 objetivos y 169 metas propuestos por el Grupo de Trabajo Abierto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Asamblea General”, dijo Helen Clark, administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). “Estos incluyen la protección, restauración y uso sostenible de los ecosistemas terrestres; la gestión sostenible de los bosques; revertir la degradación del suelo; y detener la pérdida de biodiversidad”.

Hablando ante más de 1700 participantes en el Global Landscapes Forum en el marco de las negociaciones de la ONU sobre el clima en Lima, Clark pidió a los países forestales en vías de desarrollo que hagan mayores esfuerzos para mitigar el cambio climático y reducir la deforestación, incluyendo reformas al uso del suelo. “Esto requerirá una fuerte voluntad política y liderazgo, y la comunidad internacional en su conjunto tiene que apoyar estos esfuerzos”, dijo.

Pero Clark también instó a las economías avanzadas a cumplir con los incentivos de protección forestal a gran escala. “2014 fue el año en el que muchos en el sector privado dieron un paso adelante para hacer frente a la deforestación”, dijo. “2015 tiene que ser el año en que los gobiernos den un paso adelante para cumplir con la promesa de REDD+, en cuyo diseño han trabajado tan arduamente en los últimos siete años”.

Clark también instó al sector privado a eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro “sin demora”. Vea a continuación la transcripción de su discurso.

 Transcripción del discurso de Helen Clark en el Global Landscapes Forum:

Agradezco a los organizadores del Global Landscapes Forum: el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), el PNUMA, la FAO, y los Ministerios del Ambiente y de Agricultura y Riego del Perú,  por invitarme a hablar esta mañana.

El objetivo de este foro es de gran importancia para el esfuerzo global de combatir el cambio climático, y para lograr el desarrollo sostenible en general.

El mundo ha sido testigo de importantes avances en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) presentados a principios de este siglo, incluso en algunos de los objetivos medioambientales fijados en los ODM.

La meta de reducir a la mitad la pobreza se ha cumplido cinco años antes de lo previsto; en promedio, en todo el mundo, se ha logrado la paridad de género en educación primaria y actualmente la mayoría de los niños se matriculan en la escuela primaria; y los niveles de mortalidad infantil han disminuido de manera significativa. También se han logrado avances en la lucha contra el VIH, la malaria y la tuberculosis.

En el ODM 7, sobre garantizar la sostenibilidad ambiental, el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso a fuentes mejoradas de agua se cumplió cinco años antes de lo previsto. La cobertura de las áreas protegidas va en aumento. Actualmente, se sitúa en un 14,6 por ciento de las áreas terrestres y 9,7 por ciento de las zonas marinas costeras de todo el mundo. Esto ayuda a proteger la biodiversidad y los servicios esenciales que proporcionan los ecosistemas naturales de nuestro planeta. Además, desde la adopción del Protocolo de Montreal, se ha producido una reducción de más del 98 por ciento en el consumo de sustancias que agotan la capa de ozono.

 El cambio climático está minando los logros alcanzados, por lo que las personas más pobres y vulnerables se hallan más expuestas a las cada vez más frecuentes y graves sequías y tormentas que está experimentando nuestro planeta.

Sin embargo, el cambio climático está minando los logros alcanzados, por lo que las personas más pobres y vulnerables se hallan más expuestas a las cada vez más frecuentes y graves sequías y tormentas que está experimentando nuestro planeta.

Con casi un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de la agricultura, la silvicultura y la producción ganadera, lograr la sostenibilidad de los paisajes es crucial para mitigar el cambio climático.

Los paisajes sostenibles también son esenciales para la adaptación al cambio climático y el desarrollo sostenible en general, ya que protegen y proveen una amplia variedad de beneficios, sociales, culturales, ambientales y económicos, entre ellos agua y energía que son la base de la seguridad alimentaria.

Es por ello alentador ver que los elementos clave de los paisajes sostenibles se encuentran entre los 17 objetivos y 169 metas propuestos por el Grupo de Trabajo Abierto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Asamblea General. Estos incluyen la protección, restauración y uso sostenible de los ecosistemas terrestres; la gestión sostenible de los bosques; revertir la degradación del suelo; y detener la pérdida de biodiversidad.

En la Cumbre de Nueva York sobre el Clima, organizada por el secretario general de la ONU Ban Ki-moon en septiembre, la agricultura sostenible y la protección forestal fueron reconocidas como componentes esenciales de la lucha contra el cambio climático. El mensaje claro es que sin una acción decisiva sobre el uso del suelo, a través de la agricultura sostenible y los esfuerzos para frenar la deforestación y restaurar los bosques, el calentamiento global no se podrá limitar a 2 grados centígrados.

La buena noticia es que una amplia variedad de partes interesadas se reunieron en la Cumbre sobre el Clima de septiembre para apoyar la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, y asumir compromisos concretos y ambiciosos de acciones para la protección de los bosques.

Deseo agradecer a Paul Polman, director ejecutivo de Unilever, y a otros directores ejecutivos del sector privado, cuyo notable liderazgo en el uso del suelo y los bosques ha significado un “cambio en las reglas de juego” en esta área.

 Si se cumplen los compromisos asumidos en la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, habría una reducción de emisiones equivalente a la eliminación de todos los automóviles que hoy recorren las carreteras del planeta.

La Declaración de Nueva York sobre los Bosques ha sido llamada “el resultado clave de la Cumbre sobre el Clima”: 175 entidades, incluyendo países, estados y provincias, en vías de desarrollo y desarrollados; grandes empresas; líderes indígenas; y organizaciones de la sociedad civil, se comprometieron a reducir a la mitad la deforestación para el año 2020, y a eliminarla para 2030. También se comprometieron a restaurar 350 millones de hectáreas de bosques, una superficie más o menos equivalente al tamaño de la India. Los gobiernos que respaldaron la Declaración se comprometieron a “apoyar y ayudar a cumplir con el objetivo del sector privado de eliminar la deforestación proveniente de la producción de mercancías agrícolas tales como aceite de palma, soya, papel y productos cárnicos a más tardar en 2020, reconociendo que muchas empresas tienen objetivos aún más ambiciosos”.

Si se cumplen los compromisos asumidos en la Declaración, habría una reducción de emisiones equivalente a la eliminación de todos los automóviles que hoy recorren las carreteras del planeta.

En el último año, una serie de países forestales han logrado avances sustanciales en el desarrollo e implementación de sus estrategias para los bosques, y sus acciones reciben cada vez más apoyo del financiamiento internacional. Además, las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) concluyeron el Marco de Varsovia sobre REDD+; y más de 50 grandes empresas han asumido compromisos sustanciales para eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro.

En la Cumbre sobre el Clima, líderes de diversos sectores aprovecharon estos avances al presentar compromisos individuales y colectivos para lograr un cambio.

• Los líderes del sector privado establecieron en qué medida sus sectores pueden contribuir a detener la deforestación, y qué les ayudaría a lograrlo. Las empresas asumieron nuevos compromisos y ampliaron los ya existentes para el logro de cadenas de suministro libres de deforestación.

• Los países forestales se comprometieron a reducir la deforestación y/o restaurar las tierras degradadas.

• Varios países donantes expresaron su apoyo a la inclusión de REDD+ en el nuevo acuerdo global sobre el cambio climático, que debe entrar en vigor en 2020. Alemania, Noruega y el Reino Unido se comprometieron de manera conjunta a aumentar la escala del financiamiento basado en resultados para REDD+, comenzando con la financiación de 20 nuevos programas importantes para el año 2016.

• Varios de los mayores países importadores de materias primas forestales se comprometieron a formular nuevas políticas de adquisiciones que fomenten cadenas de suministro libres de deforestación.

• El Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre el Clima y los Bosques, una agrupación de 26 estados y provincias que abarcan una cuarta parte de todos los bosques tropicales del planeta, se comprometieron a reducir la deforestación en sus jurisdicciones en un 80 por ciento para el año 2020 si reciben el apoyo de pagos por resultados a gran escala.

En la Cumbre, se reconoció plenamente el papel fundamental de los pueblos indígenas en la protección de los bosques. Una coalición global de pueblos indígenas se comprometió a dar su respaldo a la protección de cientos de millones de hectáreas de bosques tropicales en las cuencas de los ríos Amazonas y Congo, en Indonesia y en Mesoamérica, al servicio de la mitigación y adaptación al cambio climático.

 Los países forestales desarrollados pueden presentar contribuciones de mitigación determinadas a nivel nacional que incluyan metas y políticas ambiciosas para reducir la pérdida de bosques y aumentar la reforestación.

Si bien aún queda mucho por hacer, las firmes expresiones de acción y cooperación en materia de bosques de la Cumbre sobre Clima fueron una inspiración. El espíritu de colaboración demostrado al lograr la Declaración de Nueva York sobre los Bosques es un buen augurio para un avance continuo, y debe ser alimentado si queremos que nuestros bosques sobrevivan.

Los avances realizados en el último año dan una idea clara de los pasos que deben tomarse en materia forestal hasta llegar a la Conferencia de las Partes de la CMNUCC del próximo año en París:

1. Los países en vías de desarrollo pueden presentar contribuciones de mitigación determinadas a nivel nacional que incluyan metas y políticas ambiciosas para reducir la pérdida de bosques y aumentar la reforestación. Pueden identificar cuánto es lo que pueden lograr unilateralmente, y cuánto más podrían lograr con apoyo internacional. Deben seguir implementando y haciendo cumplir reformas para el uso del suelo que les permitan desarrollarse sin destruir los bosques. Esto requerirá una fuerte voluntad política y liderazgo, y la comunidad internacional en su conjunto tiene que apoyar estos esfuerzos.

2. Las economías avanzadas deben ofrecer incentivos económicos a gran escala para la protección de los bosques, en particular a través de REDD+, en el marco del nuevo acuerdo sobre el clima. 2014 fue el año en el que muchos en el sector privado dieron un paso adelante para hacer frente a la deforestación. 2015 debe ser el año en que los gobiernos den un paso adelante para cumplir con la promesa de REDD+, en cuyo diseño han trabajado tan arduamente en los últimos siete años.

 El sector privado debe eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro sin demora. Esto significa ampliar los actuales compromisos de sostenibilidad para abarcar una variedad más amplia de materias primas.

3. El sector privado debe eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro sin demora. Esto significa ampliar los actuales compromisos de sostenibilidad para abarcar una variedad más amplia de materias primas, y lograr el compromiso de más empresas en países desarrollados y en vías de desarrollo.

4. Los pueblos indígenas deben ser empoderados para seguir desempeñando su papel vital de protección de los bosques. Los gobiernos deben formalizar y proteger sus derechos, y el sector privado debe respetar su derecho a dar o negar su consentimiento libre, previo e informado. Los conflictos deben ser resueltos de una manera consecuente con la buena gobernanza, la equidad y el respeto a los derechos humanos.

El sistema de las Naciones Unidas está profundamente comprometido con construir sobre los avances del año pasado y promover las agendas de los bosques y paisajes, en particular a través de su mandato de apoyar a los países en vías de desarrollo.

En el PNUD, vamos a trabajar muy de cerca con nuestros socios de la ONU en el Programa ONU-REDD -la FAO y el PNUMA-, así como con el Banco Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF).

Vamos a seguir trabajando con Paul Polman y otros en la poderosa coalición multisectorial que se creó durante la Cumbre sobre el Clima. Queremos ayudar a aprovechar el impulso creado por la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, y mantener las sólidas alianzas formadas en torno de esta hasta la Conferencia de las Partes de París y más allá.

Permítanme concluir haciendo hincapié en lo que todos sabemos: que un escenario de cambio climático de 2 grados no es posible sin lograr avances reales en los paisajes sostenibles, incluidos los bosques.

La cooperación y el compromiso de los actores principales representados en este Foro son cruciales para el éxito. En el PNUD nos complace tenerlos como socios en este viaje.

 

(Visited 115 times, 1 visits today)
Tópicos :   Bosques y Desarrollo Conversaciones climáticas