Investigación

El enfoque de paisajes puede favorecer el logro de los ODS, afirman expertos

El diseño de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) debería utilizar los principios del enfoque de paisajes, según expertos.
Compartir
0

Más leídos

LIMA, Perú — El diseño de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) debería utilizar los principios de los enfoques de paisajes, señalaron expertos en un panel del Foro Global sobre Paisajes, evento celebrado en Lima en el marco de las negociaciones de la ONU sobre cambio climático, en diciembre pasado.

“Tenemos que demostrar la relevancia del enfoque de paisajes, demostrar por qué es esencial para una obtención íntegra de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, dijo Paula Caballero, directora senior de Práctica Global de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Banco Mundial.

 El enfoque de paisajes debe convertirse en un prisma para el programa completo de los ODS.

Los ODS se encuentran en proceso de desarrollo por parte de un grupo de trabajo nombrado por la ONU y compuesto por representantes de 70 países, para reemplazar los actuales Objetivos de Desarrollo del Milenio, que expirarán este 2015.

“Los enfoques de paisajes” buscan proporcionar herramientas para la gestión del suelo con el propósito de alcanzar objetivos sociales, económicos y ambientales en las zonas donde la agricultura, la minería y otros usos productivos del suelo compiten con objetivos ambientales y de biodiversidad.

“El enfoque de paisajes debe convertirse en un prisma para el programa completo de los ODS”, dijo Caballero.

“Eso significa que no nos limitamos a fijarnos en las metas obvias que se centran en los ecosistemas terrestres o los bosques, o el agua o los océanos, sino que tomamos aquellas metas que podrían no ser tan obvias, y los miramos a través de la lente de los paisajes”.

Caballero puso como ejemplo la participación de las mujeres, y señaló que estas son partes interesadas importantes en la gestión forestal.

“Así que en lugar de poner como meta la participación de las mujeres de manera genérica, en realidad lo vemos a través de la lente del paisaje y de lo que la gestión del paisaje significa para el empoderamiento y la participación de las mujeres”, dijo.

“Hay toda una serie de cuestiones que se encuentran fuera de las metas ‘habituales’ y que proporcionan puntos de entrada esenciales para permitir que los paisajes sean lo que yo llamo una especie de principio organizador de los ODS”.

En julio del 2014, el grupo de trabajo intergubernamental de la ONU propuso un borrador de 17 objetivos que comprenden 169 metas que cubren una amplia gama de temas de desarrollo sostenible.

Caballero dice que es buen comienzo.

No debemos asumir que porque tenemos 169 metas debemos multiplicarlas por cinco o siete indicadores por meta.

“Es lo que se necesita para empezar con buen pie, es lo que se necesita para la implementación, por lo que yo diría que tenemos que mirar detenidamente lo que tenemos en estos momentos y ver cómo logramos llevarlo un paso adelante”, añadió.

Caballero dice que los objetivos y las metas podrían seguir siendo los mismos, pero que es a nivel de los indicadores, que se ubican debajo de las metas, donde sería útil la aplicación de un enfoque de paisajes.

“No debemos asumir que porque tenemos 169 metas debemos multiplicarlas por cinco o siete indicadores por meta. Hay suficientes indicadores: no necesitamos más”, dijo.

“Si somos inteligentes y formulamos indicadores inteligentes, que funcionen intrasectorialmente e intersectorialmente, quizá podamos terminar con un número proporcionalmente menor de indicadores que de metas”.

PEQUEÑO PERO INTELIGENTE

¿Cómo podrían ser estos indicadores inteligentes?

Peter Holmgren, Director General del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), tiene una sugerencia, y no tiene por qué haber cientos de ellos, señaló.

Propuso un conjunto simple de cuatro indicadores de desempeño que se podrían aplicar en todos los paisajes y a diferentes escalas en el mundo entero.

“Estas medidas son todas escalables, pueden ser ampliamente comprendidas, se pueden explicar aa adolescentes o a un político”, dijo.

La razón principal de tener un conjunto pequeño de cuatro indicadores no es definir medidas exactas de desempeño, dijo, sino más bien establecer un lenguaje común para analizar cómo avanzar hacia un uso sostenible del suelo.

“Y se pueden aplicar universalmente en países desarrollados y en vías desarrollo”, dijo Holmgren.

  • El primer indicador es medios de vida del paisaje mejorados: se pueden medir el ingreso y los bienes del agricultor a lo largo del tiempo, lo que se relaciona bien con las ambiciones globales de los ODS de erradicar la pobreza y fomentar el crecimiento verde.
  • El segundo indicador es servicios ecosistémicos mejorados, que mide el contenido de biomasa en la vegetación y en los suelos del paisaje. “Más biomasa no necesariamente significa mayor integridad de la biodiversidad, del agua o del ecosistema, pero como un indicador general puede funcionar muy bien”, dijo Holmgren.
  • El tercer indicador es eficiencia mejorada de recursos en el uso del suelo, medida como las emisiones de gases de efecto invernadero de los sectores basados en el suelo,lo que incluye cuánta energía proveniente de combustibles fósiles utilizamos para producir cosas de la tierra.
  • Y el cuarto indicador es el suministro de alimentos y otros productos, medido en cantidad o valor, y asegurando que no perdemos de vista la necesidad de aumentar la producción de alimentos para una población en aumento.

 Si estamos pidiendo a la comunidad financiera que contribuya al desarrollo sostenible, entonces los gestores de fondos tienen que tener algo concreto cuando analicen los rendimientos financieros y el desempeño de sostenibilidad asociados.

Más allá de estos indicadores básicos del paisaje,dijo Holmgren,  también hay una necesidad de abordar aspectos de gobernanza, como comentó en un artículo anterior en Bosques en las Noticias.

“Pero este es un marco analítico que podríamos usar como punto de partida”, dijo. “Si los cuatro indicadores se encuentran estables o están mejorando, entonces estamos logrando un avance en cumplir con las metas de sostenibilidad”.

“Si estamos pidiendo a la comunidad financiera que contribuya al desarrollo sostenible, entonces los gestores de fondos tienen que tener algo concreto cuando analicen los rendimientos financieros y el desempeño de sostenibilidad asociados. Medidas tangibles como estos cuatro indicadores podrían ser la prueba de que se está avanzando hacia la sostenibilidad, y geográficamente podrían aplicarse en cualquier lugar”.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible se finalizarán en septiembre de este año.

Cualquiera sea la forma que adopten, dijo Caballero, lo que es fundamental es que puedan ser implementados rápidamente.

“Los ODS son una oportunidad histórica. Es la primera vez que un proceso intergubernamental ha producido formas de medición; el grado de apropiación del proceso es extraordinario”, dijo.

“Hay que reconocer que lo que se produjo en Nueva York,el borrador de objetivos y metas, es bastante importante”.

“A todos se les ha despertado el apetito por la implementación, y creo que de eso tiene que tratar la conversación ahora. ¿Cómo hacemos para ponerlo en práctica?”.

(Visited 115 times, 1 visits today)
Tópicos :   Bosques y Desarrollo Enfoque de paisajes