Opinan los expertos

Informe de la ONU sobre el rol de las mujeres en el desarrollo: dos expertas analizan sus principales mensajes

Expertas analizan el informe de las Naciones Unidas sobre el papel de las mujeres en el desarrollo.
Compartir
0

Más leídos

Las preocupaciones en torno a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres surgen nuevamente como parte en la agenda de desarrollo post-2015, que a su vez pertenece a la agenda global. El reciente informe de las Naciones Unidas sobre el papel de las mujeres en el desarrollo presenta un contundente caso a favor de conectar la igualdad de género con el desarrollo sostenible, manifestando que “las causas subyacentes en la falta de sostenibilidad y la igualdad de género están estrechamente vinculadas”. El Informe también subraya que “el conocimiento, función y acción colectiva de las mujeres son fundamentales para encontrar, demostrar y construir opciones más sostenibles desde el punto de vista económico, social y ambiental que permitan manejar los paisajes locales, adaptarse al cambio climático, producir y facilitar el acceso a alimentos, y asegurar servicios hidrológicos, sanitarios y energéticos sostenibles”. Aunque los bosques y los árboles no forman parte importante del informe, muchos de estos temas coinciden con la investigación que lleva a cabo el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

En el presente artículo, las investigadoras Kiran Asher y Bimbika Sijapati Basnett analizan y opinan acerca de los principales mensajes del informe y su importancia para el marco normativo de organizaciones como CIFOR, que buscan integrar  el componente de género en su investigación y propuestas para la acción.

 

KIRAN ASHER sobre el informe de la ONU

Considero que este informe demuestra en forma contundente la importancia de priorizar la igualdad en los esfuerzos por alcanzar el desarrollo sostenible, presentando tres mensajes que vale destacar:

– El concepto, al igual que las acciones de desarrollo sostenible, deben tener un compromiso explícito con la igualdad de género, el empoderamiento y los derechos de las mujeres.

– Existen sinergias, así como ventajas y desventajas, que es importante reconocer y abordar a la hora de vincular la igualdad de género y el desarrollo sostenible.

– Se debe propiciar la participación la mujer de forma activa, así como de organismos de la sociedad civil para abordar y negociar creativamente las ventajas y desventajas que estos suponen, y los dilemas que presentan para las políticas.

Relevancia y la conexión género y desarrollo sostenible

Lo importante de estos mensajes es que colocan la igualdad de género y el bienestar de las mujeres en el centro de la emergente agenda de desarrollo sostenible y cambio climático.

Además, el vínculo entre igualdad de género y desarrollo sostenible se hace de forma positiva. El informe destaca explícitamente que “si bien la participación de la mujer es fundamental, su contribución en las intervenciones políticas orientadas a alcanzar la sostenibilidad no significa necesariamente mayor igualdad de género, en especial cuando aún persisten las raíces estructurales de la desigualdad del mismo”.

Muchos de los esfuerzos llevados a cabo para alcanzar un desarrollo sostenible y responder al cambio climático siguen teniendo en cuenta factores como el crecimiento económico, los ingresos y las emisiones de carbono.

En consecuencia, los problemas relacionados con el desequilibrio de poder, la desigualdad y la exclusión, que son de por sí problemas relacionados con el género, se han mantenido relegados. Al abogar por una activa participación de las mujeres y los organismos de la sociedad civil, el informe reconoce que la negociación en las políticas no es neutral frente al poder.

Enfoque y comparación con otros conceptos y prácticas de desarrollo sostenible

El informe utiliza un enfoque basado en derechos, cuya premisa supone que garantizar el bienestar de la humanidad es un imperativo moral y ético. Este enfoque se diferencia del enfoque instrumentalista, según el cual el empoderamiento de las mujeres (o el valor de algo) generará mejores resultados económicos, ambientales o sociales. Un argumento basado en los derechos no ignora las contribuciones fundamentales de las mujeres en la promoción del desarrollo y la conservación; sin embargo, tampoco asegura que el otorgamiento de derechos contribuyan de manera efectiva o eficiente a los mismos.

Las mujeres y el género han estado presentes en la agenda de desarrollo por casi un siglo, y los debates se han enfocado en cómo alcanzar los derechos de las mujeres: ¿lo hacemos teniendo en cuenta la eficiencia o equidad económica? El informe aborda ambas variables e identifica tres criterios para evaluar si las políticas, los programas y las acciones ejecutados en nombre de la sostenibilidad pueden alcanzar una mayor equidad de género y derechos de la mujer, especialmente los derechos de los grupos marginados, que muy probablemente terminen asumiendo los costos de la falta de sostenibilidad económica, social y ambiental.

Dicho de otro modo, el informe nos anima a evaluar  críticamente los modelos convencionales de desarrollo y la forma en que ellos generan o perpetúan desigualdades sociales y riesgos, ambientales, aunque en forma no intencionada. Por ejemplo, los modelos de desarrollo económico usan variables de crecimiento económico o productividad como índices de desarrollo. Estos índices son confusos porque tienden a subestimar la contribución de la mujer en el desarrollo económico.

La contaminación y la degradación ambiental también tienden a convertirse en “externalidades” negativas de las políticas y programas de desarrollo, ya que priorizan el crecimiento y la productividad. Esfuerzos recientes orientados a abordar la sostenibilidad se centran en los aspectos ambientales, pero aún deben identificar formas adecuadas para conceptualizar o incluir las desigualdades sociales y las necesidades humanas no satisfechas. Por ejemplo, el informe destaca que intervenciones llevadas a cabo recientemente en el sector forestal para mitigar el cambio climático, como REDD+ (Reducción de las Emisiones de la Deforestación y Degradación de los Bosques) y el MDL (Mecanismo de Desarrollo Limpio), priorizan estándares de sostenibilidad global, en riesgo de excluir a los usuarios locales. Estos riesgos ponen en peligro los medios de vida y agravan las desigualdades existentes, incluyendo las de género. 

Mato Grosso, Brasil. Las recomendaciones del Informe de la ONU sobre género y desarrollo deben servir de insumo para la investigación. Foto Icaro Cooke Vieira /CIFOR

Mato Grosso, Brasil. Las recomendaciones del Informe de la ONU sobre género y desarrollo deben servir de insumo para la investigación. Foto Icaro Cooke Vieira /CIFOR

 

 

BIMBIKA SIJAPATI BASNETT sobre el informe de la ONU

 Algunas omisiones

Gran parte del informe se basa en investigación feminista que demuestra que las mujeres a nivel mundial realizan en forma desproporcionada labores de cuidado no remunerado. Este trabajo continúa siendo “invisible” y subvalorado, lo que impide que mujeres y niñas puedan explotar todas sus habilidades.

Según el informe, los patrones de desarrollo no sostenible intensifican las labores de cuidado no remuneradas de las mujeres.

Por ello, considero necesario abordar los vínculos potenciales, así como las ventajas y desventajas existentes, entre la igualdad de género y el desarrollo sostenible desde la “perspectiva del cuidado”.

Al respecto, el informe destaca la necesidad de evaluar el potencial y rendimiento de las inversiones en desarrollo sostenible orientadas a reducir las labores de cuidado no remuneradas que mujeres y niñas realizan.

Pero faltan datos sobre las labores de cuidado no remunerado.

Desde una perspectiva forestal, este es un vacío significativo. Por ejemplo, a pesar de que investigación reciente sobre el vínculo entre la pobreza y medio ambiente ha recogido datos importantes sobre quién recolecta qué tipo de productos forestales, para qué, y de qué categoría de bosques, existen datos limitados en relación con las responsabilidades dentro y fuera del hogar.

Además, los estudios comparativos sobre REDD+ han generado información sobre la participación relativa de hombres y mujeres en los procesos REDD+, pero no sobre cómo esos procesos ejercen o podrían ejercer influencia sobre la carga laboral de hombres y mujeres. Por ello, organizaciones de investigación como CIFOR pueden desempeñar un rol importante para recabar datos sobre el uso del tiempo  e incorporar las labores de cuidado como una categoría de análisis importante cuando se proponen y evalúan intervenciones de desarrollo sostenible en paisajes forestales.

El informe como insumo para la investigación

En el Capítulo 6 sobre “Inversiones para un desarrollo sostenible sensible al género”, el informe defiende la inversión en tecnologías eficientes en combustibles para mejorar y diseminar su uso. Esto se debe a que en la mayor parte de países, las mujeres  son responsables de la recolección de leña y carbón para consumo doméstico. La carga física que implica esta labor afecta la salud de las mujeres y reduce el tiempo que pueden dedicar a otras tareas de su elección.

Pero este tipo de inversión aún no ocupa un lugar prioritario porque los beneficios sociales de esta tecnología (en términos de su impacto sobre la igualdad de género a nivel social) superan los beneficios privados (en términos de las mujeres u hogares que están dispuestos a realizar esta inversión). Las inversiones de mercado probablemente no sean suficientes o tengan un impacto limitado.

Por ello, las conclusiones del documento, que presentan recomendaciones de políticas, exigen el desarrollo de “alianzas entre los sectores público, privado y civil que faciliten inversiones orientadas a garantizar un acceso universal y, al mismo tiempo, conformidad con los derechos humanos”.

Considero que organizaciones como CIFOR deben tener en cuenta estos mensajes en su investigación y participación en iniciativas emergentes de mercado como REDD+, la economía verde o compromisos de deforestación cero.

 El informe de las Naciones Unidas sobre el papel de las mujeres en el desarrollo se encuentra disponible en ingles en este link.

 Para contactar a las  autoras  de este análisis, escriba a:

Kiran Asher k.asher@cgiar.org

Bimbika Sijapati Basnett b.basnett@cgiar.org

 La investigación sobre Género de CIFOR forma parte del Programa de Investigación sobre Bosques, Árboles y Agroforestería del CGIAR.

(Visited 820 times, 1 visits today)
Tópicos :   Género y Bosques