Columna del Director General

¿Cómo se ven los bosques desde arriba? Una mirada a los datos del Global Forest Watch

El Director General de CIFOR analiza los resultados del monitoreo de la cobertura forestal presentados por el Global Forest Watch.
Compartir
0

Más leídos

El monitoreo de la cobertura forestal y su pérdida para el periodo 2001-2012 brinda importantes nuevos datos. Foto: Vahur Puik

El monitoreo de la cobertura forestal y su pérdida durante el periodo 2001-2012 brinda importantes nuevos datos. Foto: Vahur Puik

La publicación de nuevos datos sobre los bosques del mundo siempre brinda una buena oportunidad para actualizar los análisis de las tendencias mundiales, regionales y nacionales. Y esto es precisamente lo que el Global Forest Watch (GFW) acaba de hacer. Ahora disponemos de la primera actualización anual de información de la cobertura forestal a nivel global basada en datos satelitales de resolución de 30×30 metros. El conjunto original de datos de esta serie, que abarca el período 2001-2012 y que fuera publicado por Hansen et al., ha sido ampliamente utilizado en los últimos 18 meses. Sin embargo, también ha generado un amplio debate en cuanto a la validez de las tendencias mostradas y a lo que los datos de teledetección en realidad nos dicen.

En el blog de lanzamiento, GFW señala un continuo aumento de la pérdida de la cobertura forestal mundial debido principalmente a grandes pérdidas en la región boreal, mientras que todos los demás dominios muestran pérdidas menores. Indonesia se destaca con una fuerte disminución de las pérdidas del 2012 a 2013, lo que motivó  comentarios sobre las políticas para combatirlas, en un artículo del World Resources Institute.

GFW no deja margen para la duda: los datos muestran la cobertura forestal y su pérdida (denominada en inglés como “detreecoverization”). Esta mejora de la terminología es bienvenida en comparación con Hansen et al. que usa “pérdida forestal” y “cambio forestal” para el mismo tipo de resultados, lo que dio lugar a cierta confusión.

Muchos árboles (o palmas o bambú) se encuentran fuera de los bosques; y algunos bosques se caracterizan por tener condiciones temporales con pocos o muy pequeños árboles.

Además, GFW deja en claro que no va proporcionar ningún resultado sobre los “aumentos de la cobertura forestal”, ya que estas tendencias ocurren en forma demasiado lenta y gradual como para ser recogidas por las actualizaciones de datos. Esto significa que en este conjunto de datos sólo podemos observar las pérdidas de la cobertura forestal y no podemos, en este conjunto de datos, balancearlas con los aumentos de la misma, generados a través de la siembra o la regeneración natural de árboles y bosques.

 LOS DATOS EN MÁS DETALLE

GFW merece reconocimiento por ofrecer acceso abierto a los nuevos datos, que incluyen estadísticas  por país. Yo mismo no pude resistir la tentación de darle una mirada a los números.

Se debe tener en cuenta que a continuación utilizo datos del 30% del umbral de cobertura forestal. Lo primero que analicé fueron los datos de mi país, Suecia, y los comparé con las estadísticas oficiales del Inventario Forestal Nacional.

Las estadísticas oficiales reportan 183 mil hectáreas de tala final en el 2013, cifra cercana a las 182 618 hectáreas de cobertura forestal perdida, reportada por GFW para el mismo año. Sin embargo, GFW no ha considerado el retiro de árboles por raleos en más de 394 000 hectáreas en el 2013. Esto parece indicar una limitación en los datos de teledetección, ya que la mayoría de las actividades de raleo retiran entre 10-30 % de la cobertura forestal y constituyen una parte importante de la “pérdida de árboles” en Suecia.

Asimismo, como los aumentos de la cobertura forestal no están incluidos, los resultados de GFW adquieren cierto sesgo. Según las estadísticas del Inventario Nacional Forestal de Suecia, el crecimiento total de árboles en el 2013 fue de 109 Mm3, mientras que el retiro alcanzó 86 Mm3; es decir, un aumento neto de 23 Mm3 en el crecimiento anual de árboles. En otras palabras, el 1% de la cobertura forestal sueca se retiró en el 2013, mientras que el resto  aumentó en una proporción más que suficiente para compensar la tala. Sin embargo, Suecia se ubica en el puesto 13 a nivel mundial en el ranking del GFW de pérdida de cobertura forestal por país.

Pero el ejemplo anterior se aplica a un país de condiciones boreales/templadas, un manejo y monitoreo forestal establecido y limitada presión sobre los bosques por otros usos de la tierra.

Entonces, ¿qué nos dicen los nuevos datos acerca de la situación de los bosques tropicales? Generalmente, es difícil sacar conclusiones referidas a las tendencias en una actualización anual de una serie cronológica de datos. Sin embargo, como los datos de GFW tienen una cobertura completa y están estandarizados en el tiempo, tienen el mérito de haber estudiado las cifras del 2013 para poder compararlas con resultados anteriores.

He analizado los datos delos países en las regiones tropicales (deberíamos tener en cuenta que esta no es una distinción clara, ya que los países pueden presentar una combinación de bosques tropicales, subtropicales e incluso templados). Al dividir estos países por las tres regiones principales se obtienen las siguientes cifras totales:

Ámerica Latina África Asia-Pacífico Total Trópicos
Pérdida de la cobertura forestal en el 2013 Mha 3.3 2.4 2.0 7.8*
Pérdida de la cobertura forestal en el 2013 comparada con el promedio 2001-2012 71 161 91 92
Porcentaje de pérdida de la cobertura forestal tropical en el 2013 43 31 26 100
Porcentaje de pérdida de la cobertura forestal tropical  2001-2012 55 19 26 100

* La cifra de GFW para la pérdida de la cobertura forestal en el trópico para el 2013 asciende a 8,1 millones de hectáreas, probablemente debido a una delimitación más precisa, subnacional, del área tropical. Esta diferencia no debe afectar significativamente las conclusiones aquí observadas.

El cuadro confirma que el total de la pérdida de cobertura forestal en el trópico en el 2013 alcanzó los 7,8 millones de hectáreas es ligeramente inferior (92%) al promedio correspondiente al periodo 2001-2012. También confirma que América Latina sigue siendo la región con mayor pérdida de cobertura forestal en el trópico.

TENDENCIAS: PÉRDIDAS Y AUMENTOS

En el informe, dos fuertes tendencias son evidentes. Las pérdidas de la cobertura forestal están disminuyendo en América Latina y aumentando abruptamente en África. Al usar un promedio de tres años se obtiene un resultado similar.

La tendencia en África tropical es preocupante y necesita mayor análisis.

Por otro lado, el cuadro anterior también indica que la deforestación tropical alcanzó a lo sumo 7,8 Mha en el 2013. No sabemos qué cantidad de esta cifra constituye una pérdida de cobertura no forestal o pérdida temporal de cobertura forestal, aunque ninguno podría ser clasificado como deforestación. Además, podemos suponer que algunos eventos de deforestación no se incluyen en esta base de datos de la cobertura completa, que pone la cifra máxima en 7,8 millones de hectáreas en el 2013.

Además de ser inferiores a los datos de GFW directamente comparables para 2001-2012, este nivel también es considerablemente menor que los reportados en la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2010  -FRA por sus siglas en inglés- (13 Mha/ año para el periodo 2000-2010, principalmente en los trópicos), la Evaluación Global de los Bosques por Teledetección (11 Mha / año para el periodo 2000-2005 en los trópicos) y la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2000 (14,2 2 Mha/ año para el periodo 1990-2000 en los trópicos).

Determinar si estas responden a las diferencias de datos o se tratan de una tendencia real, va a requerir mayor investigación.

Debemos tener en cuenta que ninguna de las cifras anteriores incluye aumentos en la cubertura forestal por siembra, restauración o la expansión natural. El cambio neto del área de bosque es reportado por el FRA y se situó en -5,6 Mha/año para el periodo 2000 al 2005 (FRA 2010).

No hay duda que GFW está llevando el monitoreo forestal mundial a un nuevo nivel. La mayor ventaja del conjunto de datos de GFW es la consistencia en el tiempo y el espacio, así como una cobertura completa. El principal inconveniente, por otro lado, sigue siendo la falta de profundidad de los datos de teledetección, que no permiten clasificaciones forestales fiables o estimaciones consistentes de los cambios graduales o fraccionarios en la cubierta forestal.

¡Sigan con el buen trabajo!

(Visited 213 times, 1 visits today)