Opinan los expertos

Invertir con confianza: ¿Son las plantaciones un buen negocio en América Latina?

Estudio identifica ventajas y limitaciones de las inversiones en plantaciones forestales en América Latina.
Compartir
0

Más leídos

En comparación con los activos financieros tradicionales, el retorno de las inversiones proveniente de las plantaciones forestales todavía es competitivo en la región latinoamericana. Foto: wikicommons.

En comparación con los activos financieros tradicionales, el retorno de las inversiones proveniente de las plantaciones forestales todavía es competitivo en la región latinoamericana. Foto: wikicommons.

Subvencionada por la Madre Naturaleza, la sociedad ha consumido, por varias razones y durante siglos, grandes cantidades de madera extraída de bosques tropicales primarios. Los bosques no fueron plantados ni cuidados. Y, por lo general, las empresas alquilaban las tierras forestales que tanto necesitaban del gobierno, a bajos precios durante largos periodos de tiempo.

Sin embargo, este capital natural se está agotando. En promedio, solo cerca del 50% de la madera extraída de un bosque que no había sido aprovechado anteriormente, podrá ser aprovechado en cosechas futuras, espaciadas por décadas si realmente existe una preocupación por la sostenibilidad. Entre tanto, continúa la deforestación tropical sin interrupción y persisten prácticas no sostenibles de aprovechamiento.

No debe sorprender, por lo tanto, que un reciente análisis sugiera que la oferta global de madera de los bosques tropicales ya había comenzado a declinar en 1989.

Al mismo tiempo, las plantaciones forestales para leña, pulpa y madera ocupan parte importante de la cobertura terrestre de muchos países; se estima que la madera proveniente de plantaciones provee cerca de un tercio de la demanda industrial a nivel global y se proyecta que este porcentaje aumente con el tiempo.

Adiós a las bondades de la naturaleza.

Las empresas se ven ahora obligadas a adquirir tierras, establecer viveros, fertilizar la tierra, mantener cortafuegos y, en ocasiones, instalar sus propios aserraderos.

MENSAJES CLAVES PARA AMÉRICA LATINA

Si bien es posible vender más árboles por unidad de tierra, en comparación con la madera extraída selectivamente de bosques primarios, las decisiones de inversión para establecer plantaciones forestales de gran escala necesitan un cuidadoso escrutinio.

Centrándose en países clave de América Latina, donde la forestería de plantaciones es ya algo común, un estudio reciente identificó las principales ventajas y limitaciones a las inversiones en plantaciones forestales, el grado en que los factores institucionales y políticos afectan estas inversiones y cómo los precios de la tierra y los riesgos de las inversiones inciden en estas decisiones.

Utilizando índices diferentes pero complementarios para medir el desempeño de las inversiones para el periodo 2005-2011, el estudio presenta algunos mensajes clave.

Si se excluyen los costos referidos a la tierra, el retorno financiero neto de la inversión en prácticamente toda la región latinoamericana sobrepasó el 10%, lo cual aplica a los inversionistas que adquirieron tierra a precios baratos décadas atrás. Si se desea adquirir tierras nuevas, y teniendo en cuenta las regulaciones ambientales que limitan la disponibilidad de tierra productiva, el retorno es más bajo, aunque aún potencialmente atractivo. Estos cálculos se basan en la plantación de eucaliptos y pinos, de lejos las especies preferidas para plantaciones de gran escala.

El estudio también muestra que Chile y México presentaron los riesgos macroeconómicos más bajos para las inversiones forestales, teniendo en cuenta las políticas y regulaciones gubernamentales existentes, así como el ambiente empresarial, mientras que Argentina y Venezuela se encontraban al extremo opuesto del espectro.

El informe del PROFOR concluye que la inversión directa extranjera se está desplazando rápidamente desde los países desarrollados a los países en desarrollo”

Brasil contaba con mejores mercados para la madera, pero su facilidad para hacer negocios y cumplir con las regulaciones ambientales era menor. Uruguay y Colombia, por otro lado, presentaban mejores condiciones y ambiente empresarial y ambos países aún buscan atraer nuevas inversiones.

Sin embargo, la tierra en las cercanías de los mercados de madera es escasa y representa un factor limitante en muchos países. Si bien es posible adquirir tierra barata más lejana y utilizarla para el establecimiento de plantaciones forestales, los compradores deben ser optimistas en que una vez las plantaciones se establezcan, se desarrolle en paralelo la capacidad de procesamiento del producto.

Los autores concluyen que, en comparación con los activos financieros tradicionales, el retorno de las inversiones proveniente de las plantaciones forestales todavía es competitivo en la región latinoamericana.

NUEVA FUENTE DE FINANCIAMIENTO

No es de extrañar entonces que las inversiones internacionales en forestería de plantaciones hayan surgido como una nueva fuente de financiamiento, tanto en países en desarrollo como aquellos con economías emergentes.

Se calcula que estas inversiones podrían ascender a USD80 mil millones a nivel global, estando la mayor parte de las mismas concentradas en América Latina según un informe del Programa sobre Bosques (PROFOR) del Banco Mundial publicado el año pasado. Cerca del 78% (18,7 millones de hectáreas) del área total de las plantaciones forestales comerciales en América Latina son de propiedad privada, aunque están concentradas en un puñado de países.

El informe del PROFOR concluye que la inversión directa extranjera se está desplazando rápidamente desde los países desarrollados a los países en desarrollo.

Aunque esto podría ser considerado como una tendencia prometedora, el informe menciona además que existen importantes brechas de información sobre los costos involucrados en el desarrollo de infraestructura forestal, el procesamiento de madera y los flujos financieros, tanto en mercados de madera nacionales como internacionales, y que se presentan en la mayor parte de países latinoamericanos analizados en el estudio.

Esto añade incertidumbre en lo que respecta a la posible rentabilidad de las inversiones en plantaciones forestales y aumenta también los costos de arranque para desarrollar proyectos de inversión. La confianza de los inversionistas descansa en información confiable.

Si los gobiernos esperan que el sector privado desempeñe un rol importante en América Latina invirtiendo responsablemente en el sector forestal, es fundamental que la información de base y la calidad de los datos relevantes sean fortalecidos.

Manuel Guariguata es científico principal de CIFOR, para ponerse en contacto con él, sírvase escribir a m.guariguata@cgiar.org

(Visited 1,148 times, 1 visits today)
Tópicos :   Destacados 2015