Análisis

Tras diez largos años, el marco de implementación para REDD+ está listo

Negociaciones celebradas en Bonn permiten seguir avanzando hacia un nuevo acuerdo sobre el clima.
Compartir
0

Más leídos

Las reuniones de Bonn lograron avances históricos para REDD+. Foto cortesía de la UNFCCC.

Las reuniones de Bonn lograron avances históricos para REDD+. Foto cortesía de la UNFCCC.

Las conversaciones sobre el clima celebradas en Bonn hace algunas semanas comenzaron con buen pie. Los países estaban dispuestos a iniciar las negociaciones sobre REDD+ tan pronto como fuera posible y resolver tres temas pendientes: una mayor orientación respecto a las salvaguardas, los beneficios no relacionados al carbono (NCB, por sus siglas en inglés) y los enfoques de política alternativos, incluyendo el Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación (JMA, por sus siglas en inglés).

La sesión comenzó con una propuesta del Grupo Africano acerca de los NCB: un proceso de cinco etapas para la validación de su aplicación y orientaciones metodológicas que respeten y promuevan la participación de los pueblos indígenas y las comunidades locales en dicho proceso.

Bolivia también presentó una nueva propuesta relacionada con enfoques de política alternativos y un Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación para la gestión integral y sostenible de los bosques, el cual, para muchos grupos, aclaraba el panorama para avanzar en el tema.

Las discusiones clave se iniciaron el segundo día y se centraron en los NCB, considerado el tema con mayor potencial para obtener resultados importantes.

A partir de la propuesta del Grupo Africano, se presentó un borrador de texto que fue bien recibido por las Partes. En lo esencial,  proponía establecer un sistema que incentivara a los países a incorporar de manera voluntaria los NCB en la planificación de los proyectos de REDD+, desde sus etapas iniciales, y que los NCB estuvieran vinculados a la provisión de financiamiento ex ante.

Durante el tercer día, la presión se centró en completar la labor antes del cierre de las negociaciones, y todo indicaba que se estaban produciendo avances y que había una oportunidad para el desarrollo de nuevas regulaciones en materia de salvaguardas.

MITIGACIÓN Y ADAPTACIÓN CONJUNTAS

El cuarto día, Bolivia propuso un nuevo texto que incluía enfoques no basados en el mercado y el mecanismo JMA.

Es bien sabido que este es un tema transversal tanto para REDD+ como para las negociaciones hacia un nuevo acuerdo sobre el clima;  por lo tanto, los resultados de las negociaciones sobre REDD+ posiblemente tengan una aplicación más amplia en el sector de uso de la tierra en el nuevo acuerdo sobre el clima.

El nuevo texto propuesto por Bolivia fue bien recibido por las Partes y aceptado como base para las negociaciones. El texto proporcionaba un marco básico que reconocía los enfoques de mitigación y adaptación conjuntas como enfoques no basados en el mercado, y exponía diversos aspectos metodológicos, tales como el desarrollo de planes o estrategias nacionales de apoyo a la conexión entre la mitigación y la adaptación, la provisión de financiación ex ante, y las evaluaciones basadas en las circunstancias nacionales.

Este texto proponía que la información relacionada con los proyectos o programas JMA se subiera a la página web de la CMNUCC y que el financiamiento para los países que desean implementar un mecanismo de ese tipo estuviera disponible a través del Fondo Verde para el Clima.

SALVAGUARDAS Y BENEFICIOS NO DERIVADOS DEL CARBONO

Durante el quinto día, las negociaciones se centraron en las salvaguardas y los beneficios no derivados del carbono.

Todo parecía indicar que la propuesta del Grupo Africano sobre los NCB tenía pocas posibilidades de éxito. La discusión sobre las salvaguardas se prolongó hasta bien entrada la noche, trabajando sobre un nuevo texto de compromiso producido aquella misma tarde.

El texto parecía prometedor y la posibilidad de un acuerdo sobre salvaguardas se mantenía latente. El nuevo texto proponía que la orientación adicional sobre salvaguardas se expresara en forma de aspectos u orientaciones indicativos referentes a información sobre las circunstancias nacionales, información sobre instituciones relacionadas, y sobre cómo se abordan y respetan las salvaguardas. Sin embargo, se mantuvieron las preocupaciones acerca de la falta de un enfoque participativo, pues se consideraba que era un punto que debía ser incluido.

Aunque algunos de los participantes en la conferencia manifestaron que tal vez sería mejor continuar con las discusiones después de la reunión de la COP en París, las Partes mantenían su interés en resolver este tema y generar certidumbre política en el periodo previo al nuevo acuerdo que será alcanzado en París en diciembre próximo.

 CONTRA EL TIEMPO

Durante el sexto y séptimo día de negociaciones, y en un intento por concluir exitosamente, se subió una nueva propuesta de texto a la página web de la CMNUCC. Esta proponía cubrir los tres puntos en discusión: salvaguardas, NCB y enfoques políticos alternativos con propuestas de decisión sobre cada uno a presentar durante la COP 21 de París.

Respecto al tema de las salvaguardas, gran parte de la comunidad de ONG expresó su decepción respecto a que el proyecto de decisión no incluía información sobre cómo preparar el resumen informativo, ni orientación sobre un enfoque participativo.

Sin embargo, el proyecto de decisión sí proporcionaba a las Partes orientación adicional sobre otras cuestiones, que debían tomar en cuenta al presentar sus resúmenes sobre información considerada “pertinente”, entre ellas: incluir información sobre las circunstancias nacionales relevantes para abordar y respetar las salvaguardas; una descripción de cada salvaguarda de acuerdo con las circunstancias nacionales; una descripción de los sistemas y procesos existentes relevantes para abordar y respetar las salvaguardas, incluyendo los marcos tradicionales, legales e institucionales, así como los sistemas de información a que se hace referencia en la decisión 12 / CP.17 e información sobre cómo se ha abordado y respetado cada una de las salvaguardas de acuerdo con las circunstancias nacionales. Curiosamente, esta versión del texto contenía una referencia directa al proceso de reporte a través de informes bienales de actualización en un párrafo entre corchetes relacionado con la salvaguarda relativa a las fugas.

EL JMA COMO UNA ALTERNATIVA

El desarrollo de la temática de los enfoques políticos alternativos y el JMA  estaba avanzando con más rapidez. El borrador de la decisión no contenía texto entre corchetes La decisión buscaba proporcionar “claridad” al tema del JMA. Una de las preocupaciones que parece fue reducida con esta decisión tiene que ver con los vínculos entre el JMA y las salvaguardas de REDD+.

Existían preocupaciones relativas a que el enfoque de JMA propuesto no estaría vinculado a las salvaguardas. Sin embargo, este proyecto de decisión aclaró que el JMA sí está sujeto a la orientación sobre salvaguardas.

El documento reconoce que el JMA es “una” de las alternativas a los pagos por resultados y proporciona orientación a las partes que buscan apoyo para su implementación, incluyendo el desarrollo de estrategias nacionales o planes de acción, y la identificación de necesidades de apoyo, entre ellas la tecnología. También solicita la elaboración de propuestas que demuestren cómo el JMA puede contribuir a las actividades de REDD+, y recomienda que los programas adopten un enfoque de manejo adaptativo para asegurar mejoras a medida que las lecciones son aprendidas. También alienta a las entidades financieras a brindar su apoyo al JMA.

BENEFICIOS NO RELACIONADOS CON EL CARBONO

El proyecto de decisión sobre los NCB era el más corto de los tres y, como se esperaba, asocia la singularidad de los NCB a las circunstancias nacionales de cada país.

El proyecto de decisión exhortó a los países en desarrollo a compartir información sobre los NCB a través de la plataforma web de la CMNUCC y a proporcionar información sobre la naturaleza, la escala y la importancia de estos en el momento de solicitar apoyo financiero para su integración  en las actividades de REDD+. El proyecto de decisión fue muy cuidadoso en precisar que la inclusión de los NCB en REDD+ no representa una carga adicional para los países ni establece ningún requisito como condición para los países que solicitan pagos por resultados.

UN PASO ADELANTE

Cada uno de los proyectos de decisión ha dejado en claro que este es un asunto saldado. Existe certidumbre política de que el marco de REDD+ está completo y que es casi seguro que será incluido en el nuevo acuerdo que se alcance en París.

El lunes 8 de junio alrededor de las 10 de la noche, las negociaciones de REDD+ en Bonn culminaron, haciendo de este un día memorable.

Con esto se da por concluido el tema sobre REDD+ de la Agenda del Plan de Acción de Bali, que fue planteado por primera vez en el OSACT en 2005 por Papúa Nueva Guinea (PNG) en nombre de la Coalition for Rainforest Nations (Coalición de Naciones con Bosques Tropicales), hace casi 10 años, y que luego prosiguió con la primera propuesta de REDD+ realizada por PNG y Costa Rica en julio de 2005 para su consideración en la COP 11 de Montreal.

Las negociaciones de REDD+ ahora se trasladarán a diversos foros. Entre los más importantes, se encuentran las negociaciones para un nuevo acuerdo sobre el clima y el Fondo Verde para el Clima.

La sesión final de REDD+ culminó cuando los copresidentes sometieron los proyectos de decisión a las Partes y confirmaron que no había objeciones. Se acordó aprobar el texto de los proyectos de decisión para ser sometidos a consideración durante la COP de París.

Los copresidentes confirmaron que ahora se cuenta con un paquete metodológico completo sobre REDD+, el cual permitirá guiar de manera técnica, institucional y quizá incluso política la implementación de REDD. Confirmaron además que esto envía una señal muy positiva para la implementación de REDD+, y que las partes pueden ahora dirigir su atención hacia el acuerdo de París.

Aunque acogió las tres decisiones y reconoció que los negociadores habían logrado algo que parecía imposible en Lima, el REDD+ Safeguards Working Group (Grupo de Trabajo sobre Salvaguardas de REDD+, RSWG por sus siglas en inglés), el mayor grupo de la sociedad civil centrado en REDD+ de la CMNUCC, expresó su preocupación respecto a que la orientación sobre salvaguardas era mínima.

Citando el párrafo 5 del texto, el RSWG “recomienda encarecidamente” a las Partes que se pongan “manos a la obra” y se aseguren de que la información en sus resúmenes sea realmente exhaustiva y coherente, garantizando transparencia y eficacia, con un claro rumbo de mejora dentro de un enfoque gradual. El grupo expresó su decepción de que la participación plena y efectiva no se incluyera en el texto y señaló algunos vacíos en el único resumen de información que se ha presentado hasta la fecha, haciendo hincapié en que este no debería sentar un precedente.

La sesión concluyó con los copresidentes insistiendo en que este no es el final, sino más bien el inicio de la implementación de REDD+.

¿QUÉ SIGUE AHORA?

Finalmente, durante la Segunda Reunión Voluntaria de la coordinación del apoyo para la implementación de las actividades de REDD+ muchas Partes expresaron su preocupación por la falta de claridad sobre cómo un país podrá acceder a financiación para obtener resultados de REDD+ a través del GFC, indicando que las preguntas que hicieron a los miembros del consejo del Green Climate Fund (GFC) no fueron respondidas adecuadamente.

Sin embargo, aún existe confusión sobre el papel de las Entidades Acreditadas y sobre si estas tienen alguna responsabilidad en la toma de decisiones sobre temas tales como si las salvaguardas han sido abordadas y respetadas adecuadamente.

También es evidente que hay aún mucho trabajo pendiente en relación con la financiación y el acceso a los pagos por resultados de REDD+, y que gran parte del texto relacionado con REDD+ en el Documento de Negociación de Ginebra se refiere a financiación.

Todo parece indicar que este no es el final, aunque es un gran avance y parece justo decir que el financiamiento para REDD+ es el siguiente gran paso.

Stephen Leonard es abogado internacional y analista de políticas climáticas. Para contactarlo, sírvase escribir a la siguiente dirección electrónica s.leonard@cgiar.org

(Visited 190 times, 1 visits today)
Tópicos :   REDD+ Destacados 2015