Entrevista

El hombre que se propuso contabilizar los árboles tropicales del mundo

Entrevista con el coordinador de un equipo de científicos internacionales que reveló estadísticas sobre las especies de árboles tropicales del mundo.
Compartir
0
think forest world

Más leídos

Un estudio reciente realizado por un equipo de 143 científicos internacionales reveló estadísticas sorprendentes, especialmente porque nunca antes habían sido recopiladas.

¿Sabía, por ejemplo, que nunca hemos podido contar adecuadamente las especies de árboles tropicales? ¿O que hay entre 43.000 y 50.000 especies de árboles en los trópicos? ¿Y que había tantos científicos disponibles para contarlos?

El coordinador y autor principal del informe es el científico Ferry Slik, investigador asociado del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) que trabaja para la Universiti Brunei Darussalam. Slik brindó una entrevista a Los Bosques en las Noticias.

  • ¿Por qué es necesario este conteo global?

La verdad que me quedé muy sorprendido cuando empecé a concebir este estudio. Revisé la literatura existente, pero nadie sabía cuántas especies de árboles tropicales había.

Eso es asombroso, si se toma en cuenta la cantidad de personas que trabajan en el sector forestal y que se ocupan de los bosques día a día sin saber realmente lo que hay en ellos.

¿Cómo podemos promover buenas prácticas de conservación y uso sostenible de los bosques si ni siquiera sabemos lo que hay en ellos, y lo que se pierde cuando se los tala?

Entonces, obviamente, había una necesidad real de más información. Además, ya que casi todas las especies de árboles se encuentran en los trópicos, una estimación del número de especies de árboles tropicales rápidamente nos da una buena idea de la cantidad de especies de árboles a nivel mundial.

  • La lista de colaboradores científicos del estudio es bastante extensa. ¿Cómo se organizó la recolección de los datos?

Supuso un gran esfuerzo porque no todos estaban dispuestos a entregar sus datos de inmediato, considerando la cantidad de energía, tiempo y dinero requeridos para hacer buenos inventarios forestales.

Empecé a recopilar datos hace unos 15 años, en el 2000. Al principio, pensaba solo estudiar los árboles de Borneo, pero poco a poco el trabajo se fue ampliando a Asia y luego a los trópicos en conjunto.

¿Cómo podemos promover buenas prácticas de conservación y uso sostenible de los bosques si ni siquiera sabemos lo que hay en ellos, y lo que se pierde cuando se los tala?”

Gradualmente, creamos un registro de estudios en revistas académicas prestigiosas, por lo que más y más gente se fue interesando en el tema. Además, pienso que es muy importante que todos los que colaboraron con los datos participaran también en la redacción del documento y se convirtieran en coautores del mismo.

Supongo que las revistas académicas se están poniendo un poco nerviosas con nuestros estudios, dado que la lista de autores puede llenar toda la primera página del artículo.

Mucha gente realmente no se da cuenta del enorme esfuerzo que significa realizar estos inventarios forestales. Las condiciones para hacerlo son duras. Se trabaja en climas húmedos, cálidos y lluviosos, que tienden a dañar el equipo electrónico (por no mencionar lo que pueden hacerle a la ropa y la piel).

Por lo general, son lugares muy alejados de las carreteras de modo que se debe acampar en el bosque. Además, hay que organizar la logística para los suministros y hallar a personas inteligentes y motivadas para que ayuden con el trabajo de campo.

Las cosas no siempre salen como se espera, por lo que siempre hay que gestionar alguna crisis. Puede sonar como una aventura, pero en realmente hay mucho esfuerzo involucrado.

  •  El sudeste de Asia parece haber generado los resultados más interesantes: compite con América Latina como la región con mayor cantidad de especies de árboles (ambas tienen entre 19.000 y 25.000). ¿Le sorprendió este resultado?

Personalmente, no. De hecho, yo esperaba que Asia tuviera una mayor diversidad, dada la gran complejidad de su topografía, geología e historia biogeográfica. África y América, representan, básicamente, grandes áreas llanas con bosques que han estado conectados la mayor parte del tiempo.

Asia, en cambio, es totalmente montañosa (lo que brinda muchas oportunidades para que en las zonas aisladas se formen nuevas especies) y también tiene una mezcla de floras debido a la colisión de diversas placas geológicas (India, el sudeste de Asia, Australasia, y probablemente incluso los restos de los hoy extintos bosques tropicales del hemisferio norte).

Creo que la idea viene del hecho de que en lo que respecta a muchos grupos de animales, como las aves, América es claramente más diversa. Además, el continente cuenta con la mayor extensión de bosque tropical del planeta, y más área a menudo equivale a más especies.

En cualquier caso, hemos demostrado que ambas áreas son igualmente diversas.

  • Las estadísticas de África (entre 4.500 y 6.000 especies) parecen alarmantes ¿Deberíamos preocuparnos? ¿Cómo se explica el reducido número de especies?

Todo es cuestión de comparación. África tiene un número reducido de especies respecto a Asia y América, pero un buen número de especies si se compara con cualquier otra región extra tropical. Europa, por ejemplo, tiene solo 124 especies de árboles de climas templados frente a los 4.000 – 6.000 especies de árboles tropicales en África.

Además, la región tropical de África es la más pequeña de las tres, por lo que se puede esperar que cuente con una  diversidad menor de árboles. Aun así, África tiene menos especies de lo que se esperaría debido  al tamaño actual de sus bosques.

Lo que muy probablemente haya ocurrido es que durante los últimos 5 millones de años, cuando el clima se enfrió y se hizo más seco (en especial durante la Edad del Hielo), las sabanas se expandieron a costa de los bosques, lo que produjo su pérdida y una fragmentación más extrema que en otras regiones tropicales.

La fragmentación del bosque y la reducción de la superficie forestal conlleva a la extinción de especies en el largo plazo, por lo que al cabo de 5 millones de años de repetidos ciclos de contracción forestal y expansión de sabanas, África simplemente perdió muchas más especies que las regiones de América y el Indo-Pacífico.

En ese sentido, hay una importante lección que aprender sobre lo que los seres humanos estamos haciendo hoy porque también hemos fragmentado y talado muchos bosques tropicales, pero esta vez a escala global. Si esto se prolonga durante mucho tiempo, todos los trópicos podrían terminar como África.

  • ¿Cómo puede esta nueva información servir a los esfuerzos de conservación existentes, particularmente de REDD+?

Este estudio es importante para lo que significa el símbolo “más” (+) de REDD+, ya que presenta las primeras estimaciones de la diversidad de árboles en los bosques tropicales.

Ahora lo importante es descubrir cómo esta diversidad se relaciona con el contenido de carbono de los bosques. Los resultados son contradictorios. Algunos estudios muestran un vínculo claro entre la diversidad de árboles y el almacenamiento de carbono, mientras que otros no. Personalmente, considero que el vínculo diversidad – carbono es muy débil en los trópicos, si es que en verdad existe. Realmente, no veo cómo la diversidad puede equivaler a un alto contenido de carbono.

La fragmentación del bosque y la reducción de la superficie forestal conlleva a la extinción de especies en el largo plazo”

Para tener un alto contenido de carbono es más importante contar con árboles grandes o de madera pesada. Esto no siempre ocurre en los bosques más diversos.

Otro ejemplo de esa falta de correspondencia entre diversidad y carbono son las turberas, donde hay una baja diversidad de árboles pero un almacenamiento de carbono alto debido a las enormes cantidades de carbono orgánico del suelo.

Por otra parte, casi todos los bosques tropicales almacenan una gran cantidad de carbono, especialmente los de Asia y África. Así que una estrategia de REDD+ que podría funcionar es mapear primero los patrones de diversidad de los árboles en todos los trópicos, combinar esto con un mapa de almacenamiento de carbono para las mismas áreas, y luego elaborar un mapa combinado que indique las áreas que deben ser protegidas para lograr un valor óptimo tanto de carbono como de conservación de la diversidad.

Esto en ocasiones podría incluir bosques de baja diversidad porque gran parte del carbono se almacena en ellos (como las turberas), y en otras, bosques de alta diversidad con bajo almacenamiento de carbono.

  •  ¿Qué piensa contar además de árboles?

¡Es un secreto, no queremos que lo sepa la competencia! Estoy bromeando.

Obviamente, el camino que debemos seguir es mapear con mayor precisión los patrones de diversidad de los árboles. Este estudio ha proporcionado números básicos, pero aún no provee un mapa detallado de cómo esta diversidad se distribuye dentro de cada una de las regiones tropicales. Esto es lo que en realidad necesitamos para el tema de REDD+, así que ahora vamos en esa dirección. Y  para este nuevo esfuerzo ¡probablemente contemos con más de 200 coautores!

 Puede ponerse en contacto con Ferry Slik en ferryslik@hotmail.com

(Visited 358 times, 1 visits today)
Tópicos :   REDD+