Columna del Director General

Los bosques y el futuro sostenible: es hora de mirar más allá de los acuerdos

El Director General de CIFOR reflexiona sobre la importancia de reafirmar que el sector forestal se encuentre firmemente colocado en la agenda de desarrollo.
Compartir
0
Tenemos una oportunidad única para reafirmar que el sector forestal debe estar firmemente colocado en esa agenda de desarrollo. Foto: Aulia Erlangga/CIFOR
Tenemos una oportunidad única para reafirmar que el sector forestal debe estar firmemente colocado en esa agenda de desarrollo. Foto: Aulia Erlangga/CIFOR

Más leídos

Esta semana, más de 2.600 expertos forestales participarán en el IVX Congreso Forestal Mundial (WFC) en Durban, Sudáfrica.

El WFC es considerado el evento forestal más importante del mundo, promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) cada seis años en colaboración con el país anfitrión. Con 89 años de historia, también es una tradición de larga data en la comunidad internacional.

El primer congreso fue celebrado en Roma en 1926; y Yakarta fue sede de la edición de 1978. Este año el Congreso Forestal Mundial se celebrará en África por primera vez.

Quienes me leen tal vez se pregunten cuáles son mis perspectivas sobre este congreso tan definido por el sector forestal.

¿Se centrará potencialmente en consideraciones internas del sector en relación a prioridades de desarrollo más amplias? ¿Va a reforzar el silo institucional forestal?

Los congresos anteriores sin duda giraban en torno a temas específicos del quehacer forestal. Pero desde la conferencia de 1972 en Buenos Aires, los temas y las aspiraciones de los congresos han considerado un panorama más completo, en línea con los principales acuerdos internacionales de Estocolmo, Río, Nueva York y, (esperamos), de París.

Los temas del Congreso han incluido desarrollo integrado, desarrollo sostenible y “bosques para las personas y el planeta”. Y el tema de Durban: “los bosques y la gente: invertir en un futuro sostenible”, sigue ese ejemplo.

BASES SÓLIDAS

Una sección clave de la Declaración del WFC de 1972 se mantiene vigente y merece ser repetida (he resaltado algo que considero clave):

“El congreso considera que el Plan de Acción elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano de Estocolmo, en 1972, influirá en el desarrollo forestal mundial en los años venideros. Reconociendo que en muchos países las políticas forestales no están de acuerdo con los nuevos conocimientos, nuevas preocupaciones y nuevas aspiraciones; el Congreso considera que es urgente redefinir políticas forestales en función a estas nuevas circunstancias. El congreso está firmemente convencido de que, independientemente de los objetivos políticos, cualquiera que sea la forma de organización económica, cualquiera que sea el modelo actual de tenencia de las tierras forestales, los gobiernos son responsables de planificar el flujo continuo de los bienes y servicios productivos, los bienes de protección y los bienes sociales de los bosques, garantizando que la producción y los beneficios ambientales de los bosques estén disponibles para el bienestar general de sus pueblos, ahora y para siempre. Puesto que vivimos en un único mundo, y dado que los recursos forestales del mundo se distribuyen de forma desigual, las políticas y planes nacionales deben tener en cuenta el contexto internacional”.

Entonces, ¿cuál es la situación hoy en día? El WFC de Durban se llevará a cabo sólo unas semanas antes de la Asamblea General de la ONU en la que esperamos que un marco de desarrollo global sea establecido cuando los Objetivos de Desarrollo Sostenible sean acordados.

Tenemos una oportunidad única para reafirmar que el sector forestal debe estar firmemente colocado en esa agenda de desarrollo, y para dar a entender cómo los bosques contribuirán a lograr el futuro que queremos y que nuestros hijos merecen.

IMPACTO REAL

El primer resultado del WFC 2015 que espero todos los que participamos en el sector forestal nos comprometamos es a lograr una diferencia real en la práctica, respecto a todos los ODS y en todo el mundo.

Pero ¿cómo podemos marcar esta diferencia?

Las instituciones forestales se consideran debilitadas, la financiación pública para el sector forestal tradicional se ha reducido y, a excepción de la agenda de bosques y mitigación del cambio climático, la atención política se ha desmoronado.

¿Cómo podemos contribuir con el crecimiento económico, el agua, la energía, los alimentos y la salud desde una relativamente pequeña base?

La respuesta, desde luego, es colaborar con todos los sectores, incluyendo la búsqueda de medios para ampliar el financiamiento corriente y la inversión en los sectores del uso de la tierra.

Necesitamos evitar divisiones dentro de un sinnúmero de indicadores y políticas, y, en lugar, abrazar la complejidad de las situaciones del mundo real.

Esta es la esencia del enfoque de paisajes, y, al contrario de algunas percepciones, el enfoque de paisajes puede ser la clave para reforzar el papel del sector forestal en el desarrollo.

MÁS ALLÁ DE LOS ÁRBOLES

En el segundo lugar en mi lista de deseos para Durban está dar a conocer el enfoque de paisajes como un camino a seguir para el sector forestal, y difundir el entusiasmo por llevar lo forestal fuera del bosque.

Hay que tener una visión realista de cómo y por quiénes se lograrán esas diferencias.

La atención de los medios de comunicación y gran parte de la comunidad internacional está dirigida a los mega-procesos en materia de cambio climático, la biodiversidad, la desertificación, el desarrollo sostenible, entre otros.

El mensaje de que los acuerdos vinculantes a nivel internacional van a resolver nuestros problemas se repite una y otra vez, como un mantra.

Pero ¿qué podemos realmente esperar de estos procesos, embotellados como están en disputas políticas, y en donde las próximas elecciones en un país clave podría reescribir toda la agenda?

Entonces, considero que es en las personas en quienes debemos poner nuestra esperanza.

Aunque no soy un católico devoto, creo que la reciente “Carta Encíclica LAUDATO SI sobre el cuidado de nuestra casa común”, del Papa Francisco proporciona reflexiones y consejos inspiradores en este camino. Aunque reconoce los esfuerzos de la comunidad internacional, también destaca el poco avance en el campo de las políticas y los acuerdos internacionales.

En cambio, el potencial está en las decisiones individuales, en las personas que se comprometen a estilos de vida responsables, y en la toma de acciones.

Las soluciones desde arriba no tendrán éxito sino seguimos nuestra brújula moral.

Por eso mi tercer y último pensamiento sobre Durban es que es realmente depende de cada uno de nosotros predicar con el ejemplo y marcar la diferencia que todos queremos.

Espero poder reforzar estos puntos en la sesión plenaria de apertura en la cual tomaré parte.

(Visited 204 times, 1 visits today)
Tópicos :   Bosques y Desarrollo Enfoque de paisajes