Mirando hacia el sur, para aprender sobre cambio climático y salvar las selvas tropicales

SAO PAULO, Brasil _ Cuna de la selva tropical más grande del mundo, Brasil está dispuesto a compartir sus experiencias de REDD+ con otros países en desarrollo y ricos en selvas tropicales, en lo que sería apartarse de un viejo modelo de intercambio de conocimientos de los países del “Norte” a los países del “Sur”.
Compartir
0

Más leídos

SAO PAULO, Brasil _ Cuna de la selva tropical más grande del mundo, Brasil está dispuesto a compartir sus experiencias de REDD+ con otros países en desarrollo y ricos en selvas tropicales, en lo que sería apartarse de un viejo modelo de intercambio de conocimientos de los países del “Norte” a los países del “Sur”.

“Creo que la cooperación Sur-Sur es un concepto muy importante, sobre todo en materia de REDD que habla tanto de una agenda de desarrollo muy diferente a la de los países desarrollados e industrializados”, comentó Virgilio Viana, Director General de la Fundación Amazonas Sostenible de Brasil, que coordina uno de los programas más grandes de pagos por servicios ambientales en el mundo.

REDD+ es un mecanismo global para la reducción de las emisiones producto de la deforestación y la degradación forestal, así como para la conservación y manejo sostenible de los bosques, y el aumento de las reservas forestales de carbono. Se espera que pueda ofrecer una de las opciones más económicas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.

Los comentarios de Viana tuvieron lugar antes de la Cumbre de las Tres Cuencas de Bosques Tropicales, llevada a cabo en Brazzaville del 31 de mayo al 3 de junio de 2011. La reunión esperaba la participación de 500 personas provenientes de las tres cuencas de bosques tropicales (Amazonas, Congo, Borneo-Mekong), así como otros expertos.

“Creo que hay una oportunidad muy interesante para cambiar el viejo modelo de intercambio Norte-Sur”, señaló Viana.

Añadió también que expertos de 30 países, entre ellos países de África, Asia y América Latina visitaron el programa de pago por servicios ambientales de su organización, Bolsa Floresta, que cubre 10 millones de hectáreas del Amazonas.

“Esto es lo que me da confianza para decir que debemos cambiar el concepto de asistencia técnica Norte-Sur a uno más Sur-Sur”, comentó Viana. “Viendo hacia el futuro de REDD, no sólo en Brasil, sino también en el ámbito internacional, creo que es muy importante poner un mayor énfasis en el intercambio de lecciones aprendidas en los países en desarrollo.”

La idea de un intercambio de información Sur-Sur sobre REDD+ se inició en 2007 cuando Indonesia convocó a una reunión de jefes de Estado de los países con bosques presentes en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York. Esto llevó a la creación de una agrupación de 11 países con bosques tropicales conocido como F-11: Brasil, Camerún, Colombia, Congo, Costa Rica, Gabón, Indonesia, Malasia, Papua Nueva Guinea, Perú y la República Democrática del Congo.

“La idea (detrás de Bolsa Floresta) era tener algo que le dijera a la comunidad internacional que es factible y le pudiera decir también a la sociedad del Amazonas que esto es una muestra de lo que nos gustaría tener a mayor escala en el futuro”, señaló Viana.

httpv://www.youtube.com/watch?v=zrzRXZl1ZNA

(Visited 25 times, 1 visits today)