Entrevista

Investigador: “Los bosques están dentro de la agenda de la seguridad alimentaria mundial”

Científico explica que es hora de contar con un enfoque holístico y con visión de futuro sobre las dietas y los paisajes.
Compartir
0
Foto por Aulia Erlangga/ CIFOR.
Foto por Aulia Erlangga/ CIFOR.

Más leídos

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, adoptados el mes pasado por la Asamblea General de la ONU, incluyen entre sus metas acabar con el hambre, promover la buena nutrición y la salud, y lograr una agricultura sostenible. La importante contribución de los bosques para el logro de estos objetivos se está haciendo cada vez más evidente, y es crecientemente debatida a medida que los expertos en alimentos, uso de la tierra y nutrición trabajan juntos para hallar soluciones integradas.

Terry Sunderland, científico principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), explica a Los Bosques en las Noticias por qué los bosques y la seguridad alimentaria van de la mano, y por qué tiene esperanzas en el futuro.

– A pesar de los avances logrados, todavía hay 800 millones de personas desnutridas en el mundo. Acabar con el hambre es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) recientemente adoptados por las Naciones Unidas. ¿Cómo contribuyen los bosques a la seguridad alimentaria mundial hoy en día?

Alrededor de mil millones de personas dependen en cierta medida de los bosques para su subsistencia. Esto incluye alimentos, medicinas, leña y otros productos, así como contribuciones directas a sus ingresos. Las dietas basadas en alimentos silvestres no proporcionan una gran cantidad de calorías, pero la seguridad alimentaria no solo tiene que ver con las calorías; los alimentos silvestres proporcionan diversos nutrientes que son esenciales para la salud y el bienestar.

A menudo, cuanto más se aleja uno de los bosques, más limitadas pueden ser las dietas de las personas. La investigación ha demostrado que las personas que viven cerca de los bosques a menudo tienen una dieta más diversa que el habitante rural promedio. En particular, los niños que viven en y alrededor de los bosques tienden a tener dietas más saludables y más diversas. En un reciente estudio de 21 países realizado por CIFOR, demostramos que existe una clara correlación entre la nutrición infantil y la proximidad a los bosques y los árboles.

Los ecosistemas forestales también ofrecen servicios esenciales de sustento vital que ayudan a la producción agrícola, como el control de plagas en granjas vecinas, la mitigación del riesgo de inundaciones, la protección contra la sequía y la polinización de los cultivos cercanos. El rendimiento de los cultivos, por ejemplo, tiende a ser mayor mientras más cerca estén de los bosques y de otros tipos de vegetación silvestre. Claramente, los bosques no van a resolver por sí solos el problema de la seguridad alimentaria mundial, pero en definitiva tienen un papel que cumplir. Y esto está siendo reconocido poco a poco.

– Los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado, ¿comprenden la importancia de los bosques para la seguridad alimentaria? ¿Cree que están captando el mensaje?

Yo creo que sí. Hoy, los bosques definitivamente están dentro de la agenda de la seguridad alimentaria mundial. Esto ha ocurrido porque CIFOR, entre otros, ha trabajado duro para desarrollar una base empírica convincente, en particular sobre la importancia de los bosques para la diversidad alimentaria general y sobre su provisión de invaluables servicios ambientales, en especial para la agricultura.

El mundo ha recorrido un largo camino desde la Revolución Verde, con su enfoque centrado solo en las materias primas y las calorías, a pensar en sistemas completos y en la gestión de paisajes multifuncionales para la obtención de múltiples beneficios.

– Parece ser que el cambio climático dificultará la producción en muchas partes del mundo e incluso podría revertir los avances recientes logrados en la seguridad alimentaria. ¿Qué papel pueden desempeñar los bosques en la reducción de los riesgos del cambio climático para la seguridad alimentaria?

La agricultura de monocultivo es extremadamente susceptible a los caprichos del clima y el mercado. Los paisajes de usos múltiples y el uso de diversos sistemas de producción son opciones mucho más resistentes.

Cuando las personas trabajan en simultáneo con varios cultivos distintos, y pueden recurrir a los alimentos silvestres como una red de protección en temporadas de escasez, es mucho más probable que puedan enfrentar el cambio climático y las crisis económicas. Si una persona produce café y se ve afectada por una plaga, aún podrá alimentar a su familia y obtener algún ingreso si cultiva varias otras cosas de las que pueda depender además de café.

La biodiversidad también puede contribuir al futuro mejoramiento de los cultivos y a hacerlos más resistentes. Por ejemplo, el “scuba rice” (“arroz buzo” o “con escafandra”) es una nueva variedad resistente a las inundaciones, cultivada a partir de un tipo de arroz que crece en estado silvestre en la India. A diferencia de un cultivo normal de arroz, el “scuba rice” puede permanecer sumergido durante meses. Por lo tanto, es muy importante que conservemos las variedades silvestres de cultivos y la agrobiodiversidad.

– Usted lleva buen tiempo trabajando en temas forestales. ¿Qué avances importantes ha visto? ¿Tiene esperanzas en el futuro?

Mi impresión es que hoy el futuro luce mucho mejor que antes. Hace cinco años, nosotros, como una organización de investigación forestal, de ningún modo habríamos podido participar en los debates acerca de la seguridad alimentaria y la nutrición, simplemente porque nadie hubiera pensado que era necesario. Hoy, con la existencia de una base empírica más sólida, existe una mejor comprensión de la necesidad de contar con un enfoque sistémico para la seguridad alimentaria y la nutrición. Y diferentes expertos mundiales de gran renombre se están uniendo como nunca antes, en diversos foros.

El Global Landscapes Forum es un gran ejemplo de avance. Participan el sector privado, los responsables políticos, los especialistas de la salud, los nutricionistas, la gente del sector agrícola, y todos se sientan a una misma mesa. Hace apenas unos años, esas personas no hubieran estado juntas ni siquiera en la misma habitación. Ahora, en cambio, redactamos documentos estratégicos juntos. Esa diversidad disciplinaria es una importante fortaleza y brinda una impresionante credibilidad al hablar con los políticos.

Los antiguos silos de conocimiento se están desmoronando poco a poco. Este es el momento adecuado para tener un enfoque holístico y con visión de futuro sobre los alimentos, las dietas y la gestión sosntenible de los paisajes multifuncionales.

(Visited 527 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.
Tópicos :   Bosques y dietas Bosques y Desarrollo Destacados 2015