Noticias

Diez expertos opinan sobre el futuro de REDD+

A pocos días del inicio de la COP21 en París, expertos de todo el mundo comparten su visión sobre el futuro del programa para la Reducción de las Emisiones causadas por la Deforestación y la Degradación de los bosques: REDD+.
Compartir
0
¿Cuál será el horizonte de REDD+? Foto por ImAges ImprObables Cc.
¿Cuál será el horizonte de REDD+? Foto por ImAges ImprObables Cc.

Más leídos

Ha sido un camino largo y accidentado el del esquema de mitigación del cambio climático conocido como REDD+, o Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los bosques, desde que la idea fuera planteada por primera vez en la COP11 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)  en Montreal, hace 10 años.

El concepto original fue el de un mecanismo basado en el mercado por medio del cual los países tropicales en desarrollo podrían ganar más dinero si mantenían sus bosques en pie en lugar de talarlos. Pero los esfuerzos para la puesta en práctica de esta idea han dado lugar a una serie de retos para lograr que el programa funcione.

Sin embargo, existe hoy un marco establecido y se espera la aprobación de nuevas normas en la próxima conferencia sobre el cambio climático de París, mientras que 39 países indican que incluirán la lucha contra  la deforestación dentro de sus esfuerzos para la reducción de las emisiones de carbono.

Pero, ¿qué le espera a REDD+?  Diez expertos de todo el mundo nos brindan sus perspectivas.

 

Tenemos que abandonar nuestra mentalidad de querer soluciones rápidas".

Louis Verchot

Louis Verchot. Director de investigación de Bosques y Medio Ambiente – Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR)

Con REDD+ debemos tener una perspectiva de largo plazo y no darnos por vencidos y decir que ha fracasado porque han pasado ocho años y aún no es perfecto.

Toda idea nueva pasa por una etapa de euforia y entusiasmo, una etapa de desencanto, y solo luego se comienza a lidiar con la realidad. Hoy nos encontramos en la etapa de prueba del concepto, y se espera que en París se apruebe el conjunto final de normas. Puede que los países comprendan lo que es REDD+ o que lo dejen de lado, pero al menos algunos empezarán a trabajar en él. Eso significa que realmente tendrán que empezar a cambiar la forma como funciona su industria, o cómo los pequeños agricultores logran acceso a la tierra, y esa es la parte difícil.

Este no es un problema que podamos resolver proyecto por proyecto. El cambio climático es un problema estructural en la manera en que hemos organizado nuestras sociedades, en la manera en que obtenemos la energía, y en lo que esperamos de nuestras vidas y de nuestros medios de subsistencia. El problema del cambio climático se ha venido desarrollando durante más de 150 años, tiempo en el cual se han ido acumulando intereses creados, por lo que acabar con ellos no se logrará de la noche a la mañana. Tenemos que abandonar nuestra mentalidad de querer soluciones rápidas.

REDD+ es solo una de las herramientas disponibles para hacer frente al cambio climático. Hoy nos encontramos en la verdadera etapa de creación, hemos pasado la etapa de la euforia y tenemos que superar el desencanto y empezar a trabajar duro.

 

Si se realizan pagos por los resultados presentados, confío en que más países participarán de REDD+".

Thelma Krug

Thelma Krug. Investigadora principal – Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), Brasil

En principio, REDD+ debería estar entrando a su tercera etapa. Eso significa que debería estar proporcionando pagos por resultados a aquellos países que han cumplido con los requisitos de elegibilidad de REDD+ (por ejemplo: un anexo técnico, niveles de referencia, sistemas de monitoreo forestal, información sobre el cumplimiento de las salvaguardas, etc.) y han presentado resultados.

Si se realizan pagos por los resultados presentados, confío en que más países participarán de REDD+. Por otro lado, si los países en desarrollo sienten que sus esfuerzos de REDD+ no se corresponden con los pagos, entonces REDD+ está condenado al fracaso en el corto a mediano plazo. En mi visión, los pagos por REDD+ se concretarán principalmente a través de acuerdos bilaterales, antes que mediante mecanismos de financiación multilaterales o enfoques de mercado.

 

Puede ser el momento de volver a lo esencial y reconocer la reducción de emisiones como el único objetivo verdadero de REDD+".

Peter Holmgren

Peter Holmgren. Director general – Centro para la Investigación Forestal Internacional

¿Cómo hacemos para salvar REDD+?  REDD+ ha sido siempre una idea fantástica para combinar las aspiraciones de conservación y mitigación, y hasta la fecha ha sido bien cuidada por el sistema multilateral. Ahora, tenemos el reto conjunto de los retornos inciertos sobre las inversiones de carbono, la complicada ingeniería de las acciones de REDD+, y un contexto político complejo con múltiples prioridades.

La esencia de REDD+ siempre fue la reducción de emisiones, pero se le ha ido cargando con otras metas, y ahora es como un carro que pugna por avanzar a través de los paisajes. Este puede ser el momento de volver a lo esencial y reconocer la reducción de emisiones como el único objetivo verdadero de REDD+. Puede ser más eficaz, entonces, ver a REDD+ como un objetivo específico acompañado de todas esas otras ambiciones relacionadas con el desarrollo —que a menudo tienen un mayor peso político o económico—. En otras palabras, permítannos adoptar una postura de superioridad moral y decir que REDD+ es un cobeneficio del desarrollo sostenible.

 

Solo actuando juntos de manera coordinada podremos lograr los cambios transformacionales necesarios para cumplir los objetivos de REDD+".

Gustavo Suárez de Freitas

Gustavo Suárez de Freitas Calmet. Coordinador Ejecutivo – Programa Nacional de Conservación de Bosques para la Mitigación del Cambio Climático, Perú

La trayectoria futura de REDD+ dependerá en gran medida de la forma en que lo entendamos. Si nos centramos en una serie de proyectos piloto cuyo objetivo es medir las emisiones de carbono evitadas como resultado de ciertas intervenciones —un proceso largo y costoso—, el futuro no será muy prometedor.

Si, en cambio, entendemos REDD+ como un mecanismo nacional que se puede insertar en un manejo más amplio de grandes paisajes —incluidas actividades agrícolas que suelen ser las principales causas de la deforestación— y en el que los países desarrollan una serie de políticas públicas, medidas y acciones para enfrentar la deforestación, el futuro de REDD+ será muy interesante.

Para lograrlo, los países requieren una campaña nacional que explique esto a los gobiernos nacionales, subnacionales y locales, así como a los actores clave en los paisajes forestales, desde los pueblos indígenas hasta los propietarios privados y los grandes inversionistas. Solo actuando juntos de manera coordinada podremos lograr los cambios transformacionales necesarios para cumplir los objetivos de REDD+ y hacer realmente posibles los pagos por resultados.

 

Lo que se necesita es el reconocimiento de la comunidad internacional de que REDD+ seguirá desempeñando un papel importante en el marco post-2020".

Nur Masripatin

Nur Masripatin. Director general para el Cambio Climático – Ministerio de Medio Ambiente y Bosques, Indonesia

REDD+ seguirá teniendo gran importancia para Indonesia. Estamos trabajando sobre el tema de REDD+ desde el año 2007, cuando fuimos los anfitriones de la COP de Bali, y hemos invertido mucha energía y recursos preparándonos para REDD+: desde aspectos técnicos tales como el establecimiento de niveles de referencia, hasta el desarrollo de la arquitectura de REDD+ y la movilización de apoyo internacional .

Lo que se necesita es el reconocimiento de la comunidad internacional de que REDD+ seguirá desempeñando un papel importante en el marco post-2020, así como la necesidad de acelerar la implementación de REDD+ en los próximos cinco años hasta el 2020.

Soy optimista porque contamos con directrices internacionales y con 17 decisiones de la COP que establecen cómo implementar el programa en cada país. Tenemos todo lo que necesitamos para hacer que REDD+ funcione.

REDD+ es el mecanismo adecuado para abordar el problema de la deforestación y la degradación forestal y a la vez permitir que prosiga el desarrollo, pero un desarrollo con un diseño apropiado.

 

Nuestra esperanza es que la comunidad internacional invierta en REDD+

Yitebitu Moges Abebe

Yitebitu Moges Abebe. Coordinador nacional – Programa REDD+, Etiopía

Etiopía tiene una larga historia de presencia humana y hemos perdido la mayor parte de nuestros bosques, por lo que el “signo más” de REDD+ tiene un significado especial en nuestro país. Queremos restaurar los bosques, y también conservar los 17 millones de hectáreas de cobertura forestal que nos quedan.

Pero hasta el momento los fondos ofrecidos por REDD+ son realmente insignificantes. Un precio del carbono de USD 5 no representa nada en comparación con otras oportunidades tradicionales de desarrollo en zonas forestales. Por ello, estamos tratando de combinar enfoques para la generación de recursos: financiamiento interno, asistencia para el desarrollo y pagos por resultados de REDD+.

En el proceso de preparación para REDD+, hemos establecido un moderno sistema de monitoreo forestal e identificado los retos y problemas del sector forestal, en términos de instituciones y marcos jurídicos. Así que aun si REDD+ no figura en el horizonte en un futuro cercano, creo que nos beneficiaremos de lo que hemos hecho.

Pero nuestra esperanza es que la comunidad internacional invierta en REDD+. Si usted lo hace, estará ayudando a la biodiversidad. Estará ayudando a las poblaciones locales. Si lo hace de manera adecuada, salvará los bosques. Y hará que muchos países, como Etiopía, ingresen a una senda de desarrollo sostenible.

 

La evidencia de que la protección de los bosques es realmente una buena idea desde una perspectiva de crecimiento verde es hoy mucho más fuerte".

Pharo Per Fredrik Ilsaas

Pharo Per Fredrik Ilsaas. Director, Iniciativa Internacional de Clima y Bosques – Ministerio de Medio Ambiente, Noruega

La idea original de REDD+ era cambiar la forma en que el mercado funciona al asignar un precio internacional al carbono de los bosques. Esto parece poco probable, al menos en la escala en que fue concebido. Pero puede que exista otro conjunto de motivos y actores que aún podrían impulsar el cambio con fuerza y firmeza, tales como la presión del sector privado por cadenas de suministro libres de deforestación.

Dicha presión es un motivo de optimismo, no porque vaya a resolver el problema por sí sola, sino porque amplía la alianza de personas y organizaciones que quieren crear un marco de políticas públicas para reducir, y con el tiempo detener, la deforestación.

La evidencia de que la protección de los bosques es realmente una buena idea desde una perspectiva de crecimiento verde e “interés propio bien informado” también es hoy mucho más fuerte de lo que era en 2008. Varios países con bosques tropicales se están dando cuenta de esto y están haciendo algo al respecto: la notable reducción en la deforestación del Amazonas lograda por Brasil es un motivo de esperanza.

 

REDD+ tendrá que evolucionar hacia un uso más amplio de la tierra y hacia temas agrícolas, y articularse con temas de adaptación y de seguridad alimentaria..."

Martin Herold

Martin Herold. Profesor de Ciencias de la Geoinformación y Teledetección – Universidad de Wageningen, Holanda

El hecho de que 39 países hayan incluido REDD+ dentro de sus INDC (siglas en inglés de “contribuciones nacionales previstas y determinadas”) indica que los bosques y la mitigación del cambio climático siguen siendo prioritarios en la agenda política. Si hay un acuerdo en París (y yo creo que lo habrá) REDD+ será parte de él.

Aún quedan pendientes algunas preguntas. La más importante es la siguiente: ¿cómo se articula REDD+ con el sector de uso más amplio de la tierra? REDD+ tendrá que evolucionar hacia un uso más amplio de la tierra y hacia temas agrícolas, y articularse con temas de adaptación y de seguridad alimentaria al tiempo que mejora la capacidad de almacenamiento de carbono y los servicios ambientales de los bosques.

Se requerirá más investigación para entender cómo podemos alcanzar múltiples objetivos dentro de los paisajes forestales tropicales. Se sabe muy poco acerca de cómo lograrlo en la práctica.

El papel de los bosques como depósitos de carbono también es importante. Para reducir la cantidad de carbono de la atmósfera se pueden reducir las emisiones, pero también se puede secuestrar carbono en los bosques en crecimiento. Se tendrá que prestar mucha más atención a este tema, porque tiene mucho potencial que aún no está bien cuantificado y no es claramente entendido en las regiones tropicales.

 

Veremos una unión entre REDD+ jurisdiccional e iniciativas a favor de cadenas de suministro sostenibles".

Dan Nepstad

Dan Nepstad. Director ejecutivo – Earth Innovation Institute

En los próximos 3 a 4 años, REDD+ va a cambiar en dos aspectos importantes e interconectados. En primer lugar, se convertirá más en un mecanismo de “abajo hacia arriba”, y logrará su mayor relevancia como el elemento de “pago por desempeño” de estrategias de desarrollo rural de bajas emisiones adaptadas regionalmente y diseñadas y apropiadas por sociedades locales en las regiones de bosques tropicales. Esto impulsará una mayor flexibilidad y eficiencia de las normas y sistemas para la medición del desempeño en grandes zonas geográficas políticas o “jurisdicciones”.

En segundo lugar, veremos una unión entre REDD+ jurisdiccional e iniciativas a favor de cadenas de suministro sostenibles —incluyendo compromisos empresariales de no deforestación y normas para productos sostenibles (por ejemplo, mesas redondas)—. Las empresas descubrirán que las asociaciones con los gobiernos locales y los sectores agrícolas son la vía más barata y más eficiente para tener éxito en la implementación de sus compromisos de sostenibilidad. Veremos una “carrera hacia la cima” entre estados, provincias y naciones, cada uno tratando de atraer inversiones y obtener acceso pleno a los mercados. Las plataformas existentes para promover esta colaboración, tales como el Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques (GFC, por sus siglas en inglés), serán claves para la negociación de estas colaboraciones.

 

REDD+ ha tenido un éxito notable como idea, pero los esfuerzos no han sido capaces de cambiar la lógica básica de la deforestación y hacer que los árboles vivos valgan más que los muertos".

Arild Angelsen

Arild Angelsen. Profesor de Economía – Universidad de Ciencias de la Vida (UMB), Noruega

REDD+ ha tenido un éxito notable como idea, pero, hasta el momento, los esfuerzos de REDD+ no han sido capaces de cambiar, en ninguna escala, la lógica básica de la deforestación y hacer que los árboles vivos valgan más que los muertos. El camino por seguir es que los países forestales asuman un papel más importante y la titularidad de la implementación de REDD+, y que lo incorporen en sus INDC y dentro de sus objetivos nacionales de reducción de emisiones.

Los esfuerzos empresariales, a través de la armonización de las cadenas de suministro con el medio ambiente,  pueden cumplir un papel importante, impulsado por la presión de los consumidores y de los organismos de control ambiental, y complementado con reformas de política internas. La comunidad internacional debe empujar suavemente a los países hacia compromisos más firmes y proporcionar fondos para impulsar y complementar los esfuerzos nacionales de los países más pobres.

(Visited 1,317 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.
Tópicos :   REDD+ Destacados 2015 Conversaciones climáticas