¿Choque de políticas? El nuevo Código Forestal podría sabotear el progreso de Brasil con REDD

Compartir
0

Más leídos

Scene from the Amazon, Brazil. Photo by Neil Palmer/CIAT

BOGOR, Indonesia (4 agosto, 2011)_ Los esfuerzos de Brasil para impulsar actividades de REDD+ con el desarrollo de una estrategia nacional de REDD+ podrían verse afectados por los cambios propuestos a la Ley Forestal, la que podría retrasar reformas de políticas y una nueva legislación necesaria para frenar la deforestación en el Amazonas, señala un reciente estudio de CIFOR que será publicado este mes.

“Después de un silencio de seis meses desde Copenhague, Brasil ha iniciado finalmente discusiones sobre los mecanismos institucionales y de beneficios compartidos de REDD; Sin embargo, si el nuevo Código Forestal se pone en marcha, obstaculizará varias de estas reformas”, dijo Maria Fernanda Gebara, científica de CIFOR y co-autora del nuevo estudio.

Se teme que un choque de reformas políticas sea inevitable, teniendo por un lado iniciativas de REDD+ dirigidas a compensar a países por proteger sus bosques, mientras que, por el otro, los cambios propuestos al Código Forestal – principal ley de Brasil que protege los bosques –impondrían menos restricciones sobre la cantidad de bosques que un propietario podría talar legalmente.

Los hallazgos son sólo algunos de los retos que destacan en la actualización 2011 del estudio The context of REDD+ in Brazil: drivers, agents, and institutions (2010) , que examina estrategias nacionales y políticas en el contexto de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación, o esquemas de REDD+.

Maria Fernanda Gebara conversa con CIFOR sobre el perfil de Brasil, los pasos considerados para seguir adelante con actividades de REDD+, así como los retos que traen los cambios propuestos al Código Forestal.

¿Qué ha cambiado en Brasil desde el último perfil?

Desde el último perfil de país, el principal cambio en Brasil ha sido la aprobación del Código Forestal por la Cámara de Diputados (bajo el Congreso Nacional). La Cámara pasó un proyecto de ley que consiste, esencialmente, en suavizar las provisiones del Código sobre áreas protegidas permanentes, requisitos y sanciones para la restauración de reservas legales, que podrían tener importantes consecuencias para las actividades de REDD+.

El proyecto de ley aún tiene que ser aprobado por el Senado, donde esperamos que algunas de las propuestas más perjudiciales sean removidas antes de su aprobación. Otro cambio importante es el desarrollo de una estrategia nacional de REDD+, que será presentada en la cuarta Cumbre de la Tierra a ser realizada en Río de Janeiro el próximo año. Se espera que la comisión formada para desarrollar la estrategia adopte un enfoque “desde las bases”, dando voz a las ONGs y a la sociedad civil, quienes hasta ahora han encabezado el movimiento REDD+.

¿Qué progresos ha hecho Brasil en su preparación para REDD+?

Está en marcha un gran esfuerzo para desarrollar la estrategia REDD+ a nivel federal. La Secretaría de Cambio Climático (bajo el Ministerio del Ambiente) acaba de crear una comisión que se enfocará en el desarrollo de una estrategia nacional de REDD+.

Además, grupos de trabajo que incluyen al gobierno, organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales, institutos de investigación y el sector privado, se han instalado para examinar posibles opciones para el financiamiento de REDD+, mecanismos de beneficios compartidos y arreglos institucionales en Brasil. También, una propuesta conjunta del Instituto Ambiental del Amazonas (IPAM) y la Secretaría de Asuntos Estratégicos (SAE) acaba de ser publicada, analizando diferentes modelos para la implementación de REDD+ en Brasil.

Otra importante noticia es que se ha creado el Fondo Nacional para el Cambio Climático, el que, entre otras acciones, financiará acciones de las organizaciones de la sociedad civil. Cerca de 230 millones de reales (aproximadamente 150 millones de dólares) se han destinado al fondo para atacar la deforestación en el Cerrado, antes que en el Amazonas. Esta es una zona crítica que tiene tasas de deforestación mayores que las del Amazonas, aunque ha recibido menor atención.

El Código Forestal ha dominado los discursos en Brasil. ¿Cuál es el estatus actual del proyecto de ley?

El proyecto de ley del Código Forestal fue recientemente aprobado por el Congreso Nacional, sin embargo, ha habido mucha controversia sobre cambios de último minuto que fueron introducidos, cambios que tendrían mayor impacto en la política de uso de tierras en Brasil y las tasas de deforestación dentro del Amazonas.

Esto incluye una amnistía a los terratenientes que han deforestado previamente, permisos para la crianza de ganado y agricultura en áreas protegidas y la disminución de la cantidad de bosque que los propietarios de tierras están obligados a proteger (de 80 a 50 por ciento). Varios medios de comunicación han acusado a los diputados del Congreso de haber sido “comprados” por el sector de negocios agrícolas por haber votado a favor de estos cambios, y todo el proceso ha sido denunciado como corrupto. El código aún tiene que ser aprobado y votado por el Senado que, se espera, será una oportunidad para revocar algunas de estas decisiones.

¿Qué impactos tendrá el Código Forestal en la deforestación?

El Código Forestal ya está teniendo grandes impactos en la deforestación. Debido a la poca certeza alrededor de estos arreglos del proyecto de ley, las tasas de deforestación se han incrementado en muchos estados desde principios del 2011. En abril del 2010 el total de área deforestada en Mato Grosso era de 38km², para abril del 2011 se había incrementado en 537%, a 243km² (Imazon, 2011).

El hecho de que el proyecto de ley podría dar amnistía a personas que han deforestado por años significa que hay pocos incentivos para detener la deforestación. Además de ello, la posibilidad de que actividades agropecuarias puedan ser autorizadas en áreas protegidas significa que los terratenientes ya han comenzado con esas actividades.

¿Qué implicaciones tendrá el Código Forestal para REDD?

El objetivo de REDD+ consiste en ser un incentivo para que las personas no talen los bosques y para compensar a aquellos que los mantienen en pie. Los cambios al Código Forestal parecen contradecir los objetivos de REDD+. Sin castigos o sanciones, no hay incentivos para que aquellos que han deforestado ilegalmente por años detengan sus actividades, mientras que, por otro lado, las personas que han cumplido con la ley y han mantenido los bosques intactos no reciben ninguna recompensa o reconocimiento.

Desde un punto de vista de equidad, esto es completamente injusto. Si el Código Forestal sigue adelante como está, tendrá consecuencias negativas para la efectividad de la implementación de REDD+ en el campo. Tiene que haber un proceso de aplicación estricta y transparente de la ley, que incentive a aquellos que han protegido los bosques y no a los terratenientes responsables de los elevados niveles de deforestación.

(Visited 43 times, 1 visits today)