Noticias

El financiamiento para los pequeños productores como una apuesta por la sostenibilidad

El financiamiento de los paisajes sostenibles, en especial de aquellos asociados a la palma aceitera, es un rompecabezas difícil pero no imposible de armar.
Compartir
0
Las normas para guiar la producción sostenible de palma a menudo reflejan la perspectiva de los productores a gran escala, y no la de los pequeños agricultores.
Las normas para guiar la producción sostenible de palma a menudo reflejan la perspectiva de los productores a gran escala, y no la de los pequeños agricultores. Juan Carlos Huayllapuma/CIFOR.

Más leídos

En nuestro mundo existe poca homogeneidad.

Esto ocurre incluso entre aquellas personas que producen un único cultivo, como la palma aceitera, y las complejidades asociadas se traducen en que las tentativas por apoyar prácticas sostenibles sean difíciles.

Sin embargo, también existen oportunidades. Un  ejemplo está en Indonesia, uno de los países donde el sector de la palma de aceite ha crecido rápidamente, en gran medida gracias a los pequeños agricultores.

“Lo que es interesante destacar en el caso de Indonesia es que en el país no hay escasez de recursos para apoyar la inversión en la palma aceitera, lo cual está asociado al rápido crecimiento de los pequeños agricultores del sector”, afirma Pablo Pacheco, científico principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

“Sin embargo, muchos de estos pequeños agricultores no adoptan buenas prácticas de producción y, en consecuencia, continúan enfrentando bajos rendimientos, entre otras cosas”, agrega. “Es por ello que el mayor desafío actual es generar las condiciones necesarias para apoyar la transición de los pequeños agricultores hacia modelos más sostenibles de producción”.

Pero, ¿quién pagará el costo?

“Se ha generado mucho debate acerca de cómo se debe financiar esta transición y qué papel deben tener los actores financieros”, sostiene Pacheco.

Se han desarrollado normas para guiar la producción sostenible. Sin embargo, a menudo reflejan la perspectiva de los productores a gran escala”.

Pablo Pacheco

En el caso de los actores financieros, por ejemplo, la búsqueda del mejor método para apoyar las prácticas sostenibles entre los pequeños agricultores, como aquellos que suelen cultivar parcelas de menos de dos hectáreas, acaba de comenzar.

“Se han desarrollado normas para guiar la producción sostenible. Sin embargo, a menudo reflejan la perspectiva de los productores a gran escala”, afirma Pacheco.

“Los pequeños agricultores no suelen incorporar estas normas, lo cual solo contribuye a agrandar aún más la brecha entre ambos grupos. Debemos asegurarnos de que la transición hacia el suministro sostenible de productos básicos no contribuya a la marginación de los pequeños agricultores”.

“La contribución más importante del sector financiero, el cual apoya mediante inversiones en capital social y préstamos a las grandes compañías que explotan plantaciones, es utilizar su influencia para cambiar la distribución del poder y tratar a los pequeños productores como socios igualitarios, con quienes se esfuerzan codo a codo por mejorar los medios de sustento y las prácticas sostenibles de producción”, sostiene Jan Willem van Gelder, director de Profundo, una consultora con base en Ámsterdam especializada en cadenas internacionales de productos básicos.

En la actualidad, los pequeños agricultores tienen poco acceso a semillas o fertilizantes de alta calidad, lo cual conduce a un bajo rendimiento. Esto se ve evidenciado en el estado de vulnerabilidad del trabajo de los agricultores cosecha tras cosecha.

“Una de los temas fundamentales para mejorar  la base de suministro de la palma aceitera es invertir en aumentar el rendimiento mediante la replantación de las parcelas con mejores variedades de semillas”, sostiene Sophia Gnych, científica de CIFOR.

“Pero existen complicaciones relacionadas con este procedimiento. Cuando se arrancan árboles viejos para plantar ejemplares nuevos, se debe esperar entre tres a cinco años hasta obtener frutos de nuevo. Esto tiene repercusiones para los pequeños productores y supone el mayor desafío financiero”.

Según Hans Smit, consejero principal en la organización de cooperación para el desarrollo SNV, resulta imperioso que los pequeños productores reciban apoyo para poder aumentar su producción mediante la replantación antes que la expansión. Pero para ello, primero es preciso acceder al financiamiento.

Préstamos atractivos para pequeños productores

“El desafío es hacer posible que las instituciones financieras otorguen préstamos a bajas tasas de interés a los pequeños agricultores”, afirma Smit. “Para lograrlo, las instituciones financieras deben comprender los riesgos y otorgar préstamos importantes a niveles grupales.

“Hemos desarrollado una herramienta de evaluación de riesgo crediticio que proyecta el flujo de efectivo de los hogares en contextos de replantación y determina su financiabilidad. Con esta herramienta, podemos determinar en forma inmediata si un productor puede recibir o no financiamiento y, en caso de no poder hacerlo, por qué”.

Con la información que se recopila en el terreno, es posible comprender mejor los riesgos y los préstamos para productores se pueden agrupar en portafolios para minimizar los riesgos y ofrecer a los pequeños agricultores tasas de interés más competitivas, agrega Smit.

Actualmente, muchos pequeños agricultores dependen del crédito otorgado por intermediarios, quienes cobran altas tarifas de interés pero ofrecen los términos flexibles que los productores necesitan.

“En el caso de Indonesia, será importante considerar cómo hará el crédito formal para competir con las fuentes informales de crédito que proporcionan una mayor flexibilidad a los pequeños productores”, sostiene Pacheco. “El asunto es cómo hacer que el crédito formal sea más atractivo para los pequeños agricultores; en particular, porque este tiene términos más rígidos de amortización”.

Según Pacheco, la mezcla de métodos formales e informales de crédito podría ser una opción.

El desafío es hacer posible que las instituciones financieras otorguen préstamos a bajas tasas de interés a los pequeños agricultores”.

Hans Smit

Sin embargo, la creación de tales soluciones, con resultados óptimos tanto para los pequeños agricultores como para los financiadores, requiere debate y colaboración.

“Para encontrar un modelo exitoso se requiere la participación de diversos actores”, sostiene van Gelder. “Esto incluye el sector financiero, las compañías que explotan plantaciones, los pequeños productores y los gobiernos locales y nacionales, que pueden asegurarse de que los títulos de propiedad se encuentren en orden, existe la infraestructura necesaria y que otros riesgos asociados estén considerados”.

En un intento por encontrar soluciones al respecto, una sesión del Global Landscapes Forum: The Investment Case, llevado a cabo en Londres el pasado 6 de junio, abordó esta situación. La sesión contó con la participación de diversos representantes de los sectores financiero, gubernamental, corporativo y del desarrollo, quienes debatieron acerca de cómo lograr la sostenibilidad entre los pequeños agricultores. Conozca más en la web del evento (en inglés): landscapes.org/London-2016

(Visited 428 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.
Tópicos :   Pequeños productores