Noticias

Cinco formas en que la investigación forestal contribuyó a los debates climáticos de Marrakech

Los bosques y los paisajes ofrecen soluciones frente al cambio climático y para el desarrollo sostenible. La investigación forestal nos dice cómo.
Compartir
0
Marcha climática en Marrakech durante la COP22.
Marcha climática en Marrakech durante la COP22. Photo by Takver, Flickr Creative Commons.

Más leídos

Las negociaciones mundiales sobre el clima concluyeron recientemente con un renovado compromiso a la acción para limitar el aumento global de la temperatura y prepararnos para los impactos del cambio climático.

De 7 al 19 de noviembre, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Marrakech, Marruecos, acogió a la 22.ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22), así como la duodécima sesión de la Conferencia de las Partes reunidas en calidad de Partes del Protocolo de Kioto (CMP12) y la primera reunión de la Conferencia de las Partes reunidas en calidad de Partes del Acuerdo de París (CMA1).

El Acuerdo de París entró en vigor pocos días antes del evento, el 4 de noviembre, con la ratificación de 112 de las 197 Partes de la Convención.

Como se preveía, el sector forestal y del uso del suelo desempeñaron un papel clave en las negociaciones sobre la nueva agenda climática y de desarrollo. La investigación en estas áreas seguirá siendo vital para apoyar una adecuada toma de decisiones y acciones hacia un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.

A continuación, presentamos cinco formas en que la investigación sobre bosques y paisajes contribuyó a los debates sobre el clima en la COP22:

  1. Mejorar la transparencia

El éxito del Acuerdo de París en la práctica depende de un proceso transparente de medición, reporte y verificación (MRV) de los avances para el cumplimiento de sus metas. El artículo 13 del Acuerdo establece “un marco de transparencia reforzado” para que los Estados informen de los avances relevantes para sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés).

Esto, sin embargo, plantea dudas sobre la capacidad de los actores estatales y no estatales para llevar una contabilidad de carbono minuciosa, y sobre cómo monitorear, medir, reportar y verificar los aspectos no relacionados con el carbono, incluyendo los derechos humanos y otras dimensiones sociales y ambientales.

En un evento oficial paralelo a la COP22, el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), junto con Wageningen University & Research y sus asociados, formularon la pregunta “¿Qué es lo esencial para la transparencia en el marco del Acuerdo de París?”.

Se presentó una investigación realizada en el marco del Estudio Comparativo Global sobre REDD+ (GCS REDD+, por sus siglas en inglés) para apoyar el desarrollo de enfoques más transparentes en el proceso de MRV, los cuales incluyen tareas de monitoreo independiente a cargo de la sociedad civil y otros actores, y formas de hacer seguimiento y verificación de los actores no estatales y los compromisos empresariales.

  1. Evaluar el desempeño de REDD+

En otro evento paralelo, CIFOR, la Universidad de Helsinki y el Centro Leibniz para la Investigación del Paisaje Agrícola (ZALF, por sus siglas en alemán) organizaron un debate sobre los problemas de desempeño de REDD+.

Presentando resultados adicionales de la investigación del GCS REDD+, los científicos de CIFOR y sus colegas compartieron sus hallazgos sobre “Medición y monitoreo del desempeño, y gestión de riesgos en REDD+”.

Durante el debate, se reveló la existencia de subjetividades en la ciencia de diseñar políticas eficaces de REDD+ y medir su rendimiento. Amy Duchelle, científica de CIFOR, destacó las tensiones inherentes que existen entre los objetivos relativos y no relativos al carbono en el marco de REDD+; y la científica principal Grace Wong discutió los riesgos para la equidad en el marco de REDD+ como un enfoque basado en pagos por resultados.

  1. Informar los compromisos empresariales

Los actores no estatales, incluidas las empresas internacionales, han seguido realizando compromisos voluntarios para reducir su impacto sobre el clima como parte de la Zona de Actores No Estatales para la Acción Climática (NAZCA, por sus siglas en inglés).

Asia Pulp & Paper (APP), una de las dos únicas empresas de NAZCA que son propietarias de tierras o las gestionan directamente, está adoptando un enfoque de participación comunitaria para su compromiso con un programa del Sistema Agrícola y Forestal Integrado (IFFS, por sus siglas en inglés) lanzado en la COP21.

En la COP22, APP organizó una sesión sobre “Los ciudadanos en el centro del desarrollo: medios de vida basados en los bosques y amigables con el clima”. La científica Amy Duchelle aportó al debate con su análisis sobre las salvaguardas sociales y las  iniciativas subnacionales de REDD+.

  1. Destacar el carbono azul

En el Pabellón de Indonesia, el científico principal Daniel Murdiyarso presenteó los hallazgos de su investigación en el Diálogo sobre el Carbono Azul de Indonesia, organizado por CIFOR junto con los ministerios indonesios de Medio Ambiente y Bosques, y Asuntos Marinos y Pesca.

El diálogo destacó el papel, a menudo ignorado, de los ecosistemas de carbono azul, tales como los manglares y los pastos marinos, en las medidas para la mitigación y adaptación al cambio climático.

Los ecosistemas de humedales tienen un enorme potencial para el almacenamiento de carbono, hasta veinte veces mayor que el de los ecosistemas forestales terrestres, y algunos países marítimos como Indonesia han empezado a prestarles atención. Durante la COP22 se hicieron varios llamados para integrar el carbono azul dentro de más NDC en el marco del Acuerdo de París.

Como el debate demostró, ya existe abundante información disponible sobre las existencias de carbono azul. El reto ahora es poner la investigación en acción en forma de políticas.

  1. Adaptarse al género

Científicos de Cifor presentaron su investigación sobre los puntos de encuentro entre la igualdad de género y el cambio climático, en un par de sesiones organizadas junto con la Alianza Global de Género y Clima que incluyó a ONU Mujeres, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI, por sus siglas en inglés) y la Organización de Mujeres para el Medio Ambiente y el Desarrollo (WEDO, por sus siglas en inglés).

Los debates de estas sesiones se centraron en cómo lograr que las políticas climáticas sean más sensibles al género, tengan una perspectiva de género o puedan incluso llevar a una transformación en el tema del género.

La “Sesión de intercambio de conocimientos sobre monitoreo de políticas climáticas con perspectiva de género” presentó resultados de investigación sobre las posibles sinergias o compensaciones (tradeoffs) entre la igualdad de género y otros objetivos de las políticas climáticas; y un panel de discusión, que también contó con la participación de los socios ya mencionados, se ocupó de “La igualdad de género en las políticas climáticas: cómo traducir los compromisos globales en políticas nacionales”.

Los científicos de CIFOR Anne Larson y Markus Ihalainen compartieron sus hallazgos sobre cómo funcionaría una política climática con perspectiva de género en la práctica y en acción; y Houria Djoudi destacó la adaptación que se está desarrollando a nivel local, y los cobeneficios y compensaciones (tradeoffs) que se producen.

(Visited 70 times, 1 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.
Tópicos :   Conversaciones climáticas