Noticias

¿Por qué deben importarnos las turberas?

Las inmensas reservas de carbono que contienen las turberas son esenciales en la lucha contra el cambio climático.
Compartir
0
Investigadores de CIFOR examinan suelos de turba en la Amazonia peruana como parte del programa SWAMP.
Investigadores de CIFOR examinan suelos de turba en la Amazonia peruana como parte del programa SWAMP. Foto: Kristell Hergoualc'h/CIFOR.

Más leídos

La turba es vegetación muerta parcialmente descompuesta que se ha acumulado durante miles de años. Aunque las turberas por lo general se encuentran saturadas de agua y es difícil prenderles fuego, pueden convertirse en verdaderos polvorines cuando son drenadas para dar paso a plantaciones agrícolas para la producción de pulpa de madera, papel y aceite de palma.

Cuando las turberas se incendian, se liberan grandes cantidades de CO2.

Aunque las turberas cubren solo entre 3 y 5 por ciento de la superficie terrestre, almacenan más del 30 por ciento de todo el carbono del suelo. Y si bien el área de las turberas actualmente clasificadas como drenadas y en situación de degradación abarca menos del 0,4 por ciento de la superficie terrestre, es responsable del 5 por ciento de las emisiones antropogénicas globales, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Los incendios de turberas en Indonesia

Cada año, durante la estación seca, en Indonesia se producen incendios en bosques y antiguas tierras forestales, en particular en las provincias de Riau y Jambi, en la isla de Sumatra; y en las provincias de Borneo Occidental y Central, en la isla de Borneo.

Sin embargo, la humareda tóxica que se extiende a otros países ya no se limita a los años de sequía, y se ha vuelto cada vez más frecuente debido a la continua deforestación de turberas en Indonesia.

Los incendios forestales del 2015 fueron devastadores para el medio ambiente, pues provocaron la liberación de 884 millones de toneladas de dióxido de carbono en la región, de las cuales el 97% provino de los incendios en Indonesia. Las emisiones de carbono correspondientes fueron de 289 millones de toneladas, con 1.200 millones de toneladas equivalentes de emisiones de dióxido de carbono asociadas.

La crisis ambiental fue tan grave que llevó a que el presidente de Indonesia, Joko Widodo, se comprometiera a restaurar 2 millones de hectáreas de turberas degradadas en el país para el año 2020, con el fin de prevenir incendios futuros.

CIFOR ha venido estudiando los complejos factores socioeconómicos, ecológicos y de gobernanza que se encuentran en juego para la restauración de las turberas, y se ha involucrado directamente con las comunidades de la aldea de Dompas, provincia de Riau, Sumatra.

La Iniciativa Mundial sobre Turberas

Los responsables políticos que asistieron a la COP22, recientemente realizada en Marrakech, Marruecos, han evaluado con atención cómo gestionar mejor las turberas para reducir las emisiones de carbono. Si bien el lanzamiento del mapa de puntos críticos de turberas en la COP21 de París el año pasado marcó el inicio del trabajo para desarrollar un Atlas Mundial de Turberas en línea, aún queda mucho por hacer.


No se pierda: The SWAMP toolbox con presentaciones sobre humedales a nivel global


Por ejemplo, en ciertas áreas existe la necesidad de contar con un mejor mapeo antes de poder iniciar la etapa de restauración y conservación. Además, se requiere movilizar a nuevos socios para lograr avances reales hacia una gestión sostenible de las turberas.

Por eso, en un esfuerzo por lograr este objetivo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó recientemente en el Global Landscapes Forum una nueva iniciativa para proteger las turberas.

La Iniciativa Mundial sobre Turberas tiene como objetivo incrementar la conservación, la restauración y el manejo sostenible de las turberas en países con importantes depósitos de turba, generando beneficios para la agricultura, la biodiversidad y el clima. En términos de escala y alcance, esta iniciativa supera cualquier esfuerzo de colaboración reciente sobre el tema.

Entre sus miembros fundadores se encuentran los gobiernos de Indonesia, Perú y la República del Congo, el PNUMA, la FAO, el FIDA, la CE, Wetlands International, el PNUMA-WCMC, GRID-Arendal, la Secretaría de Ramsar, la Agencia Espacial Europea, el WRI, el Greifswald Mire Center y SarVision/Sateligence.

Para más información sobre este por favor póngase en contacto con Herry Purnomo en h.purnomo@cgiar.org.

(Visited 185 times, 5 visits today)
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.