Noticias

¿Adaptación o mitigación? Las ventajas de su integración frente al cambio climático

Las medidas de mitigación y adaptación no tienen que competir. Es posible potenciar la acción climática local y global al integrarlas de manera adecuada, según diversos estudios.
Compartir
0
Vincular adaptación y mitigación frente al cambio climático puede resultar más eficiente. Foto por Bruno Locatelli.

Más información

*Nota del editor: Este artículo fue originalmente escrito por Diego Padilla, consultor de CIFOR en 2016.

La adaptación y la mitigación son las dos respuestas principales al cambio climático y constituyen dos caras de la misma moneda: la mitigación se ocupa de las causas del cambio climático y la adaptación aborda sus impactos. Sin embargo a menudo estas son tratadas de forma separada en las iniciativas, negociaciones y proyectos frente al clima.

Al ser abordados por separado a veces los proyectos de mitigación y adaptación compiten entre sí, desestimando su potencial cuando ambas son integradas.

He aquí un ejemplo: supongamos que deseamos favorecer la reforestación con el fin de capturar carbono, pero olvidamos tomar en cuenta que estos árboles afectarán el agua disponible para poblaciones locales. Estaremos favoreciendo la mitigación, pero afectando la capacidad adaptativa de estas personas. Este es un tipo de competencia que puede ocurrir si trabajamos proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático de forma separada.

Esta división se puede evidenciar a nivel local, pero también a nivel global. En las negociaciones climáticas, las instituciones y especialistas en uno u otro enfoque, a veces suelen competir por oportunidades de financiamiento para proyectos que abordan la mitigación o la adaptación de manera independiente.

Pero la ciencia ofrece pruebas diferentes. Un estudio de CIFOR evidenció que en muchos casos integrar ambos enfoques puede maximizar las ventajas y beneficios frente al cambio climático.

Enfoques integrales

Desde Perú hasta Cambodia, se han reportado beneficios al integrar la mitigación y la adaptación frente al cambio climático en el sector forestal y la agricultura. En un análisis global de proyectos sobre cambio climático, científicos de CIFOR encontraron que todos los proyectos de mitigación estudiados podían favorecer la adaptación de los ecosistemas y las personas a las variaciones en el clima.

Basta observar  un proyecto comunitario de restauración y conservación de bosques en Mozambique, donde no sólo se busca la captura de carbono, sino que también se espera conservar la biodiversidad, incrementar la conectividad entre ecosistemas en el territorio, reducir los incendios forestales y potenciar el aprovechamiento sostenible de madera por las comunidades.

Los enfoques que promueven la integración de la  adaptación y la mitigación se están volviendo cada vez más populares. Uno de ellos es el concepto de climate-smart, un enfoque que integra la adaptación y la mitigación en la forestería, la agricultura o los territorios. Otras opciones son las estrategias basadas en ecosistemas, en donde se consideran los beneficios de capturar el carbono pero también otros beneficios que son fundamentales para la adaptación de las personas. Al respecto,  un estudio en Perú reportó que proyectos de carbono, como proyectos REDD+, han contribuido a la adaptación basada en ecosistemas y han mejorado la agricultura de las comunidades.

Los beneficios de la integración mitigación- adaptación son evidentes y se han reportado alrededor de todo el mundo. El interés por lograr esto no sólo se encuentra en proyectos que trabajan a nivel local, sino también a nivel de políticas nacionales y espacios multilaterales de política y financiamiento climático”

Bruno Locatelli

Mayor eficiencia

Hasta el 2013, la comunidad internacional movilizó más fondos para la mitigación que para la adaptación: el financiamiento público y privado para mitigación representó el 94% del financiamiento global relacionado con el cambio climático, según evidencia  un estudio del CIFOR. Otro de los resultados de este informe, donde se entrevistó a representantes de las organizaciones más importantes que financian actividades relacionadas al cambio climático en agricultura y forestería, reveló que la mayoría de estas instituciones tienen argumentos a favor de la integración de ambos enfoques.

La principal razón brindada por actores del sector financiero fue que la integración de la mitigación y de la adaptación permite generar proyectos más resilientes, que atiendan las prioridades de las comunidades locales y que alcancen más de un objetivo utilizando los mismos recursos económicos. Estos agentes reconocieron en el estudio que un desafío pendiente es avanzar hacia una mayor integración de la mitigación y la adaptación en los mecanismos de financiamiento global del cambio climático.

Políticas públicas y países en vías de desarrollo

Resultados de una investigación de CIFOR, presentados en el 1er Congreso Latinoamericano del “Ecosystem Services Partnership” en Colombia, en Octubre de 2016, han evidenciado que las políticas públicas de cambio climático en los países en América Latina han tenido una evolución en la forma en cómo abordan este desafío.

Así, a inicios de la década del 2000, la mayoría de países priorizaba la mitigación, buscando alcanzarla mediante acciones de reforestación o conservación de bosques. Sin embargo, desde 2010 en adelante, se ha registrado un incremento de la adopción de un enfoque que integra a  la adaptación, tomando en cuenta las soluciones basadas en la naturaleza.

Según explica Bruno Locatelli, investigador de CIFOR y CIRAD, “los beneficios de la integración mitigación- adaptación son evidentes y se han reportado alrededor de todo el mundo. El interés por lograr esto no sólo se encuentra en proyectos que trabajan a nivel local, sino también a nivel de políticas nacionales y espacios multilaterales de política y financiamiento climático”.

En base a una investigación en Indonesia y Vietnam, Locatelli, junto a otros investigadores, llegaron a la conclusión de que las políticas de mitigación (centradas en beneficios globales) y adaptación (centradas en beneficios locales) pueden mejorar su eficiencia si trabajan de manera integrada.

Para ello, indica el estudio, es necesario abordar diversos desafíos que existen en las instituciones públicas, pues algunas compiten con otras por recursos financieros o tienen funciones repetitivas al asumir de forma independiente la mitigación y la adaptación.

Para obtener más información sobre este tema, por favor póngase de contacto con Bruno Locatelli (CIRAD-CIFOR) en b.locatelli@cgiar.org

(Visited 956 times, 1 visits today)
Tópicos :   Servicios ecosistémicos Bosques y Agua Bosques y cambio climático
Más información en Servicios ecosistémicos or Bosques y Agua or Bosques y cambio climático
Leer todo sobre Bosques y Agua or Bosques y cambio climático