Cooperación, educación y cumplimiento de la ley, fundamentales para la supervivencia del gorila del Río Cross

BOGOR, Indonesia (15 de noviembre de 2011)_Los esfuerzos para salvar al gorila del Río Cross, el primate más amenazado de África, recibieron renovadas esperanzas después de que Naciones Unidas aprobara recientemente cuatro millones de dólares para ayudar a Nigeria en la promoción de la conservación y gestión sostenible de los bosques.
Compartir
0

Más leídos

Foto cortesía de David Wynia/flickr.

BOGOR, Indonesia (15 de noviembre de 2011)_Los esfuerzos para salvar al gorila del Río Cross, el primate más amenazado de África, recibieron renovadas esperanzas después de que Naciones Unidas aprobara recientemente cuatro millones de dólares para ayudar a Nigeria en la promoción de la conservación y gestión sostenible de los bosques.

Ambientalistas recibieron la noticia con satisfacción, ya que esto ayudará a financiar el Programa Nacional para la Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y Degradación de Bosques (REDD+), pero advirtieron que la cooperación y la educación entre todos los involucrados, especialmente los actores locales, son fundamentales para la conservación de especies.

“Los gorilas y chimpancés están protegidos por leyes nacionales e internacionales, pero la realidad es que esto no está sucediendo, es necesario contar con la participación local” dijo Jacqueline Sunderland-Groves asociada del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y coautora de Análisis de Percepción Remota Revela el Hábitat, Corredores y Distribución Ampliada del gorila del Río Cross, gorilla diehli, en peligro crítico de extinción (documento en inglés).

Los gorilas del Río Cross viven exclusivamente a lo largo de la remota y montañosa frontera de Nigeria y Camerún, pero su población es tan pequeña que alguna vez se pensó que estaba extinto en Nigeria. La caza ilegal para carne silvestre y la pérdida del hábitat ha dejado solamente alrededor de 300 individuos en el mundo, con lo que la conservación de los bosques es vital para su supervivencia. Los primates son especialmente vulnerables a la deforestación y a la caza, debido a su gran tamaño y a su lenta tasa de reproducción.

“Ahora se vuelve más preocupante por la fragmentación del hábitat, dijo Sunderland-Groves, quien explicó que las actividades como la construcción de caminos y el crecimiento de otras actividades humanas, estan dividiendo la tierra habitada por los gorilas y aislando a las sub-poblaciones. Esto a su vez, podría llevar a la endogamia y a una pérdida de variabilidad genética. Además, los asentamientos humanos que invaden el hábitat del gorila podrían resultar en un mayor contacto con personas.

“Aun cazando a un solo gorila, ya se ha impactado a su población, porque solamente quedan muy pocos animales… y cada vez que muere uno de ellos, muere también parte de tu patrimonio genético”.

A pesar de las intromisiones humanas, el informe sugiere que la región del Río Cross podría albergar una población mucho más grande de gorilas. Sunderland-Groves sostiene que el Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi, en Uganda, sostiene a un número similar de gorilas de montaña en un espacio “considerablemente” pequeño.

“Si bien, solamente 50 por ciento del bosque existente es un hábitat adecuado para los gorilas, es posible que el área del Río Cross pudiera albergar una población mucho más grande”, dijo.

Sin embargo, Sunderland-Groves advirtió que esta es solamente una teoría y que cualquier cambio potencial en el tamaño de la población dependería en gran medida de poner freno a la cacería y a la pérdida del hábitat.

Durante 15 años se han realizado esfuerzos para proteger a los gorilas del Río Cross, y se han visto obstaculizados por la falta de conocimiento respecto a sus movimientos, distribución y alcance de la fragmentación del hábitat. Adicionalmente, hasta hace poco, muchos gorilas vivían fuera de los bosques protegidos, donde eran vulnerables a la caza furtiva.

Sunderland-Groves agregó que la falta de una conciencia pública dificulta su supervivencia. Por ello, propone impulsar la educación en las comunidades locales, citando una experiencia previa en Camerún donde los jefes locales prohibieron la matanza de gorilas del Río Cross después de conocer su estado de conservación.

“Al contar con una ley tradicional pudimos detener la cacería. Los locales toman sus leyes muy en serio”, dijo y agregó “necesitamos que las generaciones más jóvenes piensen en los gorilas, los simios y animales silvestres, que normalmente son vistos como una fuente de alimentación y no como algo que debe ser valorado”.

Si bien el financiamiento de UN-REDD busca ayudar a los gobiernos nacionales en la implementación de estrategias REDD+ como una forma de combatir el cambio climático, también destaca la participación activa de actores locales, incluyendo comunidades indígenas y otras comunidades que dependen del bosque. Se espera que la conservación de los bosques tropicales de Nigeria también ayude a salvaguardar el futuro de la población de los gorilas del Río Cross.

Nigeria tiene una de las tasas más altas de pérdida de bosques en el mundo. El estado de Río Cross contiene el 66 por ciento de los bosques que aún quedan en el país y alberga cientos de plantas y especies animales.

(Visited 42 times, 1 visits today)