Tres temas problemáticos a enfrentar en REDD+ en Durban, dice facilitador

Antonio La Viña, Decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad Ateneo de Manila y Presidente de las negociaciones de REDD en la CMNUCC COP, como delegado de Filipinas en la conferencia de la CMNUCC COP15. Foto por: http://ecohope.blogspot.com

MANILA, Filipinas (22 de noviembre de 2011) _Antonio La Viña, facilitador de las negociaciones de REDD+ en las cumbres sobre cambio climático de las Naciones Unidas, dijo que si bien está optimista por el avance en las próximas negociaciones en Durban, hay tres temas problemáticos de negociación que podrían demorar un programa para salvaguardar los bosques del mundo que son los depósitos más importantes de gases de efecto invernadero.

“El primero, desde un punto de vista político, es la decisión sobre finanzas… cómo se financiará REDD+” comentó en una entrevista en su oficina en Manila. “Luego hay dos temas técnicos que tienen que ser elaborados y después adoptados. La orientación sobre niveles de referencia, que se trata esencialmente de la forma en que los países miden, reportan y verifican (MRV) su reducción de emisiones y los niveles a partir de los cuales empiezan su MRV. Y las salvaguardas, orientación sobre cómo implementar lo que se conoce como sistema de información para salvaguardas (social, gobernanza y medio ambiente)”.

La Viña ha participado en las negociaciones mundiales sobre REDD+ desde 1995, primero como negociador de Filipinas, y mucho después como facilitador en el proceso REDD+ LCA (Acción Cooperativa de Largo Plazo). En el presente año ha facilitado reuniones de expertos técnicos de REDD+. Ha escrito numerosas publicaciones sobre las negociaciones y es un orador habitual sobre el tema, incluyendo el Forest Day (El día de los Bosques), conferencia realizada anualmente en paralelo a la cumbre sobre el cambio climático de la ONU. La Viña trabaja in Manila, donde se desempeña como Decano de la Facultad de Gobierno del Ateneo.

REDD+ significa Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los Bosques. REDD podría ver a los países ricos pagando a los países en desarrollo para proteger, restaurar y manejar sus bosques de manera sostenible. Quienes apoyan el programa indican que éste ofrece una de las opciones más económicas para reducir los gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Los bosques tienen un papel muy importante en el secuestro de los gases de efecto invernadero. Hay un rango de estimados, pero la investigación publicada en agosto en la revista Science (lea nota de prensa sobre el tema aquí) indica que los bosques a nivel mundial retiran de la atmósfera 2.4 mil millones de toneladas de carbono al año – equivalente a un tercio de las emisiones anuales de combustibles fósiles, además de servir como un gran sumidero de carbono. La nueva investigación afirma que la deforestación por si sola es responsable de la emisión de 2.9 mil millones de toneladas de carbono al año, subrayando la urgencia de desacelerar el ritmo de la deforestación y la degradación de los bosques.

Los países representados en las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en 2010 en Cancún, México, acordaron incluir a REDD+ en la Convención Marco de la Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), pero muchos de los detalles sobre el funcionamiento del esquema quedaron sin respuesta, y éste es el reto que enfrentan ahora los negociadores que se reunirán en la 17va. Conferencia de las Partes en Durban del 28 de noviembre al 9 de diciembre.

httpv://www.youtube.com/watch?v=pFsQLE4-n6o

Financiamiento de REDD+

Se han comprometido alrededor de cinco mil millones de dólares para apoyar a REDD+, gran parte de ello a través de asistencia bilateral de Noruega, pero esa es solamente una pequeña parte de lo que se necesita. El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente estimaba en septiembre que se necesitarían anualmente 17-40 mil millones de dólares para reducir a la mitad las emisiones del sector forestal.

La Viña dijo que si bien el financiamiento de REDD+ se ha mantenido hasta cierto punto “estancado”, en cuanto a contar con un marco de mitigación del cambio climático jurídicamente vinculante y general, existen múltiples opciones para avanzar.

“En nuestras conversaciones sobre REDD+ algunos países han sido muy francos al decir ‘queremos a REDD+ y deseamos seguir avanzando en este tema, pero esto depende de lo que suceda en la estructura financiera general”, dijo La Viña. “Pero yo diría que hay suficientes partes, una mayoría de las partes, partes de países desarrollados y en desarrollo que dicen… podemos realmente seguir avanzando en el financiamiento de REDD+”.

“Pienso que podemos tener una vía doble, aún una vía triple para continuar avanzando con REDD+ y el financiamiento de REDD+. De hecho, esa es la esencia de las conversaciones que he tenido hasta el momento en los grupos que facilito. Las personas dicen ‘mira acá está REDD+, REDD+ es un menú de actividades, también hay un menú de recursos financieros para financiar esas actividades. Uno puede tener actividades multilaterales, el Fondo Verde para el Clima, uno puede tener fondos bilaterales, fondos nacionales, y hay incluso una apertura en etapa inicial del financiamiento del sector privado.’ Siempre aclaramos que no necesariamente se trata de los mercados de carbono. Probablemente el mundo todavía no está listo, ciertamente no cuenta con un mercado de carbono totalmente desarrollado, o un mercado de carbono de REDD+. Esto es posible solamente si es que existe un mercado de carbono en general totalmente maduro. Por lo que esto no va a suceder por largo tiempo. Pero el financiamiento del sector privado también tiene un rol que jugar.

“Estoy más en favor de ampliar las conversaciones sobre el financiamiento del sector privado en general, y lo que lo podría motivar a participar – desde la responsabilidad social corporativa hasta la previsibilidad de los productos que pueden salir de los bosques”.

“Entonces, realmente el reto en las negociaciones es encontrar el marco de trabajo y ponerse de acuerdo sobre el mismo, que permita esta multiplicidad – como lo dice la frase de Mao Tse-Tung ‘mil flores que florecen’, múltiples vías que financien múltiples tipos de actividades de REDD+. Esa es la clave”.

La Viña también dijo estar optimista. “Me siento seguro de que podremos encontrar una solución específica para el financiamiento de REDD+”.

Salvaguardas de REDD+

La Viña dijo que, si bien existe un “amplio acuerdo” sobre los principios de cómo deberían ser las salvaguardas de REDD+, los negociadores todavía tienen que encontrar un punto de confluencia acerca de cómo se debería reportar la implementación de dichas salvaguardas.

Dijo que hay tres tipos de salvaguardas: “Las salvaguardas son esencialmente sociales, como la protección de los derechos de los pueblos indígenas, los derechos comunitarios, los derechos de los actores involucrados, el derecho a la información y temas similares. Existen las salvaguardas de gobernanza relacionadas con la transparencia, rendición de cuentas, anticorrupción. Y hay salvaguardas ambientales relacionadas con la integridad del medio ambiente, la protección de la biodiversidad, etc. Eso está acordado. No hay necesidad de hacer nada más al respecto.

“Pero en lo que no hay un acuerdo, o lo que no se ha desarrollado y por lo tanto no hay un acuerdo, es el sistema con el cual los países reportan la forma en que están implementando sus salvaguardas. Así que eso es lo que se está negociando ahora.

“No es tan fácil como parece. ¿Qué tipo de reportes presentarán los países?, ¿quien hará la revisión? Obviamente hay tensión entre los países. Hay quienes dicen que los países deberían reportar unilateralmente lo que están haciendo con las salvaguardas. Otros dicen ‘no, no, debe haber algún tipo de formato para la presentación de informes, algún tipo de revisión’.

“Por lo tanto, en Durban, en las próximas dos semanas, las partes conversarán nuevamente sobre el tema… Con suerte, adoptarán lo que se conoce como un Documento de Orientación. Y luego, lo entregarían a la Conferencia de las Partes para su adopción oficial como la orientación para los países sobre la manera de implementar y reportar sobre salvaguardas.”

Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV) de REDD+

Otro desafío en Durban será lograr un consenso sobre un sistema para monitorear, reportar y verificar las emisiones de carbono en los proyectos de REDD+, dijo La Viña.

“Eso está menos desarrollado que las salvaguardas, no porque no le hayamos prestado atención sino porque es un tema mucho más complejo y difícil… La verdad es que muchos países no están realmente preparados para implementar un sistema MRV”.

“En Bonn durante las negociaciones de la ONU sobre cambio climático en junio, hubo una conversación inicial. No había consenso sobre lo que los países pensaban deberían ser todos los temas, pero se logró un intercambio realmente sincero sobre lo que era necesario hacer para llegar a donde queremos estar para poder implementar REDD+. Y justo en este mes de noviembre hubo una reunión de expertos en Bonn para tratar el tema en mayor profundidad.

Los observadores dicen que uno de los temas en discusión es si se debería requerir a los países un método conocido como “REL” (niveles de emisiones de referencia, por sus siglas en inglés) o “RL” (niveles de referencia) para reportar emisiones de carbono. REL en esencia representa un tipo de contabilidad bruta, en tanto que RL es más cercano a un tipo de contabilidad neta. Los investigadores dicen que debido a que las actividades incluidas en el “+” en REDD+ tienen potencial de generar sumideros de carbono, la contabilidad basada en RL parece tener más sentido.

Sin embargo, debido a la capacidad limitada en general para monitorear los bosques en países en desarrollo, y a problemas en la conversión de tasas de deforestación en emisiones de gases de efecto invernadero, tal vez se requiera un enfoque por etapas en REL/RL. Por ejemplo, algunos observadores sugieren que los países podrían usar datos forestales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) durante la fase inicial de preparación del programa y pasar a estimados que sean más precisos a medida que avanzan a las fases de acción temprana e implementación total.

No obstante, La Viña dijo que había un tema aun más desafiante que enfrentar.

“El verdadero tema no es tanto REL o RL. Se trata realmente de cómo los países elegirán políticamente sus líneas de base. Este no va a ser un tema técnico. Hay temas técnicos alrededor. Pero eventualmente será un tema político. ¿Cómo se toman en cuenta las circunstancias nacionales, circunstancias únicas? ¿Realmente siquiera comparamos entre países?

“Pienso que hay incertidumbre sobre hasta dónde podemos adoptar una decisión sobre niveles de referencia para cuando finalice Durban, pero con arduo trabajo, dada la importancia de lanzar el mecanismo para realmente implementar REDD+, confío en que las partes serán capaces de adoptar este documento de orientación”.

La Viña dijo que no lograr un acuerdo sobre MRV, podría debilitar a REDD+ en el mediano plazo.

“Así será, en el sentido de que los países tendrán que diseñar y desarrollar sus sistemas MRV por su cuenta. Lo que mantendría la incertidumbre en la siguiente fase. Idealmente en mi opinión, los países deberían avanzar rápidamente en el desarrollo de sistemas y programas de REDD+ en el 2012. Y no tomará un año. Va a tomar dos o tres. Por lo que a menor incertidumbre, mejor panorama para los países. Y mejor para los donantes e inversionistas”.

¿Otros Desafíos?

El proceso de negociación

En las reuniones de la ONU sobre el cambio climático el año pasado, las negociaciones casi se desbarataron, debido a objeciones de un pequeño número de países. Algunos observadores han criticado las reglas para las negociaciones, especialmente el requisito de lograr el consenso entre todos los países antes de tomar una decisión.

La Viña reconoció que éste era un desafío, pero dijo que el tono de las negociaciones ha mejorado en el último año.

“Ha sido una agradable sorpresa, este año ha sido un buen año en cuanto al proceso. Las partes realmente se han comprometido entre ellas, han compartido lluvia de ideas. Las personas han asumido posiciones. Por supuesto tienen que hacerlo. Pero están dispuestas a escucharse entre ellas”.

Sin embargo dijo que había límites respecto a lo que podría lograr el proceso de la CMNUCC.

“He estado en este proceso cerca de 20 años. Realmente puedo decir que éste es un buen proceso. Tiene un rol que desempeñar, pero tal vez haya otros procesos que deberíamos considerar para solucionar varios aspectos del problema del cambio climático. Pienso que esto es verdad para el área forestal. El marco de financiamiento de REDD+ dentro de la CMNUCC es importante y está ahí. Pero pensar que todo lo que sucede en REDD+ va a suceder bajo la CMNUCC no sería deseable, aún desde un punto de vista financiero o práctico.

“Pienso que tendría sentido identificar otros procesos y otros lugares para avanzar este enfoque integral de reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal. Y estaremos en la punta una vez que nos pongamos de acuerdo sobre el marco general de REDD+, incluyendo el marco de financiamiento para REDD+ y las salvaguardas. Tenemos una arquitectura que guía todos los esfuerzos alrededor de REDD+, pero no todo tiene que estar bajo el mismo techo”.

Crisis financiera

Según informes, Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, le dijo a los periodistas a fines del mes pasado que las negociaciones de Durban “no son el mejor momento para hablar acerca de finanzas porque todos los países desarrollados están en una crisis financiera”. Opinión que La Viña comparte.

“Nuestros socios no han usado la crisis financiera como una excusa para no entregar lo que han prometido, pero ésta afecta los presupuestos y los compromisos que los países puedan asumir en el largo plazo. Entonces el impacto real no es tanto en las cifras, sino de orden psicológico”, dijo La Viña.

“Nos damos cuenta de que realmente no hay mucho dinero para esto… si no podemos confiar en los presupuestos de los gobiernos nacionales, ¿a quién más podemos recurrir? Por ello es importante no solamente para el financiamiento de REDD+ o para la mitigación, sino para la adaptación: ¿cómo involucramos al sector privado y en una manera en que también haya salvaguardas?

La Viña dijo que “si las negociaciones en Durban son capaces de resolver esto, capaces de tener un marco sobre la participación del sector privado sobre el cambio climatico, en una forma transparente, con rendición de cuentas y justa, sería un gran avance”. 

El blog de Bosques de CIFOR estará cubriendo las negociaciones sobre cambio climático y los eventos de COP17 que se llevarán a cabo en Durban, Sudáfrica, del 28 de noviembre al 9 de diciembre. Lea las historias relacionadas con bosques, REDD+, seguridad alimentaria y cambio climático en CIFOR’s Forests Blog y visite nuestra  página de eventos para enterarse cómo participar en el Día de los Bosques (Forest Day 5), la más grande plataforma mundial sobre bosques y cambio climático, y otros eventos paralelos que estamos organizando durante la COP17. 


Responder