Pequeños agricultores en riesgo de ser olvidados en la carrera por biocombustibles sostenibles

BOGOR, Indonesia (22 de noviembre de 2011)_Los pequeños agricultores de los países en desarrollo están en riesgo de quedarse rezagados en la carrera para producir biocombustibles sostenibles, desalentados por esquemas de certificación complejos y costosos, de acuerdo con un reciente estudio de CIFOR.
Compartir
0

Más leídos

Foto por Jenny Farmer/CIFOR

BOGOR, Indonesia (22 de noviembre de 2011)_Los pequeños agricultores de los países en desarrollo están en riesgo de quedarse rezagados en la carrera para producir biocombustibles sostenibles, desalentados por esquemas de certificación complejos y costosos, de acuerdo con un reciente estudio de CIFOR.

Con un alcance limitado para satisfacer las demandas financieras, tecnológicas y de capacidad para prácticas más sostenibles, el estudio sostiene que los actuales estándares y esquemas de certificación están fuertemente sesgados hacia los productores de escala industrial.

“Es imperativo que los que proponen estándares de sostenibilidad y esquemas de certificación garanticen que ningún agricultor se quede atrás en la búsqueda de la producción sostenible de biocombustibles”, dijo Janice Leed, autora principal del estudio Ningún agricultor fuera de la producción sostenible de biocombustibles.

Los pequeños agricultores conforman una porción significativa de la producción total; solamente en Indonesia representan alrededor del 36 por ciento de la producción de aceite de palma. A pesar de su fuerte presencia en el mercado, muchos quedan fuera del proceso de certificación debido a gastos adicionales para administración, capacitación e inspecciones por terceros, deficiente acceso a información y deficiente apoyo técnico, así como la renuencia a romper las normas familiares.

Adicionalmente, la certificación exige que los agricultores implementen un sistema de documentación y contabilidad, que puede ser abrumador y frustrante para los agricultores con bajos niveles de educación.

Si bien algunos de estos pequeños agricultores son capaces de superar los obstáculos de certificación de sostenibilidad gracias a sus conexiones con empresas privadas, los más independientes tienen menos alternativas.

Una opción es compartir la carga financiera uniéndose a un grupo; sin embargo, puede haber conflictos para llegar a una división justa de los costos, debido a diferencias entre los agricultores con respecto a riqueza, calidad y tamaño del terreno. Dada la falta de recompensas obvias, los agricultores pueden sentir que hay pocos incentivos para buscar prácticas sostenibles.

“Algunos pequeños agricultores encuentran dificultad aun para sostener una parcela productiva y rentable”, dice el informe. “Podría ser una carga demasiado ardua para estos agricultores asumir responsabilidades ambientales y sociales adicionales”.

Sin embargo, el estudio afirma que la certificación es vital para que los agricultores accedan a mercados claves de exportación, incluyendo la Unión Europea, donde los productos deben cumplir los estándares establecidos por entidades tales como la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible y la Mesa Redonda para Soya Responsable.

“La certificación sostenible es importante, ya que actúa como incentivo para que la industria cambie sus prácticas de producción en vez de mantener el negocio como de costumbre” dijo Lee.

“Para los pequeños agricultores, esto representa no solamente una oportunidad para hacer más verdes sus prácticas, también alienta mejores prácticas de gestión que pueden ayudar a elevar el rendimiento de los cultivos”.

El atractivo de la certificación reside en la demanda continua de productos sostenibles. Si bien se espera que esta demanda aumente en el futuro, en el corto plazo los clientes y los mercados están más preocupados por los costos que por el desarrollo de productos sostenibles.

“Entonces, la comunidad internacional y los consejos de certificación necesitarán un intercambio de largo plazo y el compromiso continuo con estos consumidores, dijo Lee.

El informe concluye que se necesita hacer más para ayudar a los pequeños agricultores. Esto podría incluir el ofrecimiento de recompensas de corto plazo, tales como mejores precios, o vincular iniciativas de sostenibilidad con beneficios de desarrollo (micro finanzas, servicios de salud y educación) para pequeños agricultores en áreas rurales. Además, los gobiernos deberían intervenir y ofrecer incentivos financieros, y mejorar el acceso a los mercados fortaleciendo la infraestructura local.

A pesar de que Lee todavía no se ha enterado de ningún esquema oficial que ayude a los pequeños agricultores con la administración y los costos, mencionó que algunos proyectos piloto en Ghana, Guatemala y Malasia han empezado a tratar estos temas de certificación.

“Hasta el momento, la mayoría de los esquemas dirigidos a ayudar a los pequeños agricultores son el resultado de la cooperación entre organizaciones no gubernamentales, tales como las Iniciativas de Apoyo al Productor de Solidaridad y empresas privadas que tienen proyectos de empresa conjunta (Joint Venture) con pequeños agricultores. Las autoridades locales pueden y deberían hacer más, así como otros actores de la cadena de abastecimiento, para involucrar a los pequeños agricultores en la producción de biocombustibles sostenibles”.

(Visited 33 times, 1 visits today)