Opinan los expertos

¿Están los bosques y la biodiversidad desempeñando un rol vital en la seguridad alimentaria y la adaptación al cambio climático?

BOGOR, Indonesia (30 de noviembre, 2011)_La Isla Cat Ba en Vietnam es bien conocida por sus atractivos turísticos. Sus pendientes escarpadas están densamente arboladas, y se han escapado de la defoliación química a gran escala que afectó gran parte de los bosques en la región durante la Guerra de Vietnam. Estos bosques son hogar de lo que queda del hábitat del langur Cat Ba (Trachypithecus poliocephalus poliocephalus), uno de los primates en mayor peligro en el mundo, con aproximadamente 60 individuos vivos. Al este de la isla se encuentra la bahía Ha Long, área de majestuosa belleza, dominada por cientos de piedras calizas cársticas que se elevan directamente desde el océano. Es un paisaje tan diverso como visualmente impresionante.
Compartir
0

Más leídos

Bahia Ha Long en Vietnam. Foto cortesía de Terry Sunderland.

BOGOR, Indonesia (30 de noviembre, 2011)_La Isla Cat Ba en Vietnam es bien conocida por sus atractivos turísticos. Sus pendientes escarpadas están densamente arboladas, y se han escapado de la defoliación química a gran escala que afectó gran parte de los bosques en la región durante la Guerra de Vietnam. Estos bosques son hogar de lo que queda del hábitat del langur Cat Ba (Trachypithecus poliocephalus poliocephalus), uno de los primates en mayor peligro en el mundo, con aproximadamente 60 individuos vivos. Al este de la isla se encuentra la bahía Ha Long, área de majestuosa belleza, dominada por cientos de piedras calizas cársticas que se elevan directamente desde el océano. Es un paisaje tan diverso como visualmente impresionante.

La mayoría de Cat Ba y sus aguas circundantes fueron declaradas como Parque Nacional en 1986, protegido para garantizar la conservación de su biodiversidad única y sus asombrosos paisajes.

El Parque Nacional Cat Bak está rodeado por muchos pueblos y comunas. En la Bahía de Ha Long, los pueblos flotantes están esparcidos a través del laberinto de afloramientos rocosos. Sus habitantes se dedican principalmente a la pesca y a la crianza de camarones. Sin embargo, una parte importante de la población en la isla de Cat Ba continúa dependiendo de los bosques que quedan en la isla para su subsistencia.

Durante un reciente estudio realizado como parte de la Red sobre Pobreza y Medio Ambiente (PEN, por sus siglas en inglés) de CIFOR, Diao Giap y sus colegas vietnamitas realizaron extensas encuestas en las viviendas para determinar la importancia de los recursos forestales para la gente local. Su investigación hace eco de muchos hallazgos en otros estudios de PEN: a pesar de que la agricultura es la principal actividad de los hogares rurales, el bosque tiene un rol muy importante en la seguridad alimentaria, en particular entre cosechas y después de eventos climáticos extremos que ocasionan importantes pérdidas de cultivos.

Esto lo vi con mayor claridad cuando Diao y su equipo me llevaron a visitar a un líder de la comunidad en una de las aldeas dentro del Parque Nacional, quien había participado en la investigación. El Sr. Nguyen Thanh Phuoc (el nombre ha sido cambiado para proteger la confidencialidad del informante), tiene una apariencia sorprendente. Con más de 75 años, es fuerte y delgado: un testimonio de vida de trabajo físico. El Sr. Nguyen peleó para el Viet Cong enla Guerrade Vietnam y perdió un ojo en un combate cuerpo a cuerpo con las tropas de EE.UU. cerca de Dalat, al sur del país. Ansioso de contar historias de su época en el ejército y de su vida en Cat Ba, nos invitó a almorzar con su familia.

En muchos entornos rurales, la dieta agrícola es complementada frecuentemente con productos silvestres. Foto cortesía de of Terry Sunderland.

Sentados al aire libre en una terraza cubierta de buganvillas con vista a los arrozales y huertos frutales que han surgido gradualmente en las empinadas pendientes boscosas del Parque Nacional, estuvimos conversando acerca del origen de los numerosos platos en la mesa. El arroz fue cultivado en los arrozales de la familia (donde obtienen tres cosechas al año), el pollo frito y los huevos eran de gallinas que estaban en un corral abierto detrás de la casa. Los albaricoques e higos secos fueron cosechados del huerto familiar. A la sombra de estos árboles frutales, el ganado que proporciona la mantequilla y queso para la familia pastaba tranquilamente.

Sin embargo, casi todos los otros alimentos en la mesa formada por veinte o más platos, procedían de los bosques cercanos del Parque Nacional. Las brochetas de cabra a la parrilla eran de animales a los que se deja sueltos en los márgenes del bosque, los berros fueron cosechados de las limpias aguas de los arroyos sombreados del valle vecino y las numerosas verduras y otras delicias, como caracoles de tierra, fueron recolectados del interior del bosque. Lo mejor de todo fue la miel silvestre, parte de la cual había sido destilada en un licor extremadamente fuerte. El whisky de miel, junto con el sentido del humor del Sr. Nguyen, contribuyó a una tarde entretenida.

En muchos entornos rurales, y para millones de familias como la del Sr. Mr Nguyen, las dietas agrícolas se complementan frecuentemente con la cosecha de productos silvestres. Los recursos silvestres ofrecen una importante red de seguridad, por medio de la cual los beneficios que brindan los recursos del bosque contribuyen a los medios de subsistencia locales, en forma tal que proporcionan valor inmediato de subsistencia o ingreso de dinero en momentos críticos del año, particularmente durante épocas de baja producción agrícola, durante la escasez alimentaria estacional o cíclica, o en periodos de vulnerabilidad inducida por el clima. La diversidad de productos alimenticios que ofrece el bosque contribuye también a una dieta más rica y nutritiva.

LA biodiversidad dentro de los bosques y otros ecosistemas naturales es parte integral de la agricultura y seguridad alimentaria. No solamente proporcionan alimentos, medicinas, forraje para el ganado y otros recursos adicionales como la leña, sino que los bosques protegen las cuencas y albergan la miríada de polinizadores necesarios para fertilizar las plantas de los cultivos. La FAO estima que 45 por ciento de los alimentos en el mundo son producidos por pequeños agricultores en diversos sistemas agrícolas que con frecuencia incluyen bosques, sistemas basados en cultivo de árboles y otros elementos de la biodiversidad. La gestión de los bosques y los árboles para alimentos son elementos olvidados en informes sobre la seguridad alimentaria.

Se ha demostrado que dicha diversidad en sistemas de producción agrícola aumenta la resistencia al cambio climático y ofrece un seguro natural contra impactos relacionados con el clima. Alguna evidencia ha demostrado que los diversos sistemas de producción agrícola que incorporan sistemas basados en los árboles, pueden realmente aumentar el rendimiento de los cultivos. A pesar de ello, los vínculos entre el bosque y la seguridad alimentaria siguen sin ser apreciados y la agricultura intensiva se percibe como el medio dominante de alimentación para una población mundial en constante crecimiento. Dichas percepciones pueden ser cuestionadas al destacar la manera en que millones de familias como la del Sr. Nguyen dependen de los bosques para el sustento diario.

Terry Sunderland es Científico Senior en CIFOR y es colaborador y co-editor de una Publicación Especial de la International Forestry Review sobre “Bosques, Biodiversidad y Seguridad Alimentaria” (documento en inglés). La seguridad alimentaria será uno de los temas a tratar en el Simposio sobre Bosques Secos, evento paralelo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 17) en Durban, Sudáfrica, la próxima semana. Inscripciones aquí.  

(Visited 57 times, 1 visits today)