La comunidad internacional tiene que dar la oportunidad a los países en desarrollo de apropiarse de REDD+

Foto de Charlie Pye-Smith / CIFOR

DURBAN, Sudáfrica (1 de diciembre de 2011) _Para permitir el progreso de las políticas de REDD, la comunidad internacional tiene que dar la oportunidad a los países en desarrollo de ser sus propios “agentes de cambio” y de apropiarse del proceso de desarrollo de REDD+, dijo un científico de CIFOR en las negociaciones sobre cambio climático de la ONU en Durban.

“Nuestros resultados muestran claramente que el progreso de un país en materia de REDD+ es más lento cuando hay un proceso limitado de apropiación a nivel nacional. Para avanzar en la definición de las políticas de REDD+ los países deben tener agentes de cambio fortalecidos, en todos los niveles de gobierno, y ser capaces de adecuar REDD+ a sus propias circunstancias”, dijo Maria Brockhaus, científica de CIFOR y líder de investigación en el estudio comparativo global de CIFOR sobre estrategias y políticas nacionales de REDD+.

Sus comentarios confirman lo que dijo William Boyd, Asesor Senior y Líder de Proyecto del Grupo de Trabajo de Gobernadores para el Clima y los Bosques (GCF, por sus siglas en inglés) en una entrevista reciente. El grupo de trabajo es una colaboración de líderes de nivel sub-nacional, quienes, a pesar de los desafíos institucionales y de gobernanza, y el lento avance a nivel nacional, están impulsando con sus propias ideas cómo debería aplicarse REDD+ en el campo.

“Los Estados y las provincias están actuando mucho más rápido que los gobiernos nacionales en lo que se refiere a REDD. En cuanto a REDD+, tienen un nivel de gobernanza clave que les da la autoridad para hacer los cambios necesarios para implementarlo en el campo. Si REDD+ va a funcionar en algún momento, los estados y provincias son la clave para hacerlo realidad”, dijo Boyd.

REDD+ (Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y Degradación de los Bosques, sumadas a la conservación y manejo sostenible de los bosques y el fortalecimiento de las reservas de carbono de los bosques) es una parte fundamental de la estrategia de mitigación del cambio climático a nivel global.

Muchos actores involucrados tienen la esperanza de que los grandes temas pendientes del mecanismo de REDD+ se resuelvan en Durban, como por ejemplo, cómo se financiará REDD, cómo se reportarán y verificarán las emisiones de carbono, y cómo se reportarán y fortalecerán las salvaguardas.

Dados los resultados del estudio global comparativo de CIFOR y el éxito de la adaptación de REDD+ en niveles sub-nacionales por el GCF, se espera que en las negociaciones se discuta darle a los países la oportunidad de avanzar en temas de REDD+ y reducir la brecha entre los sistemas nacionales y las realidades sub-nacionales y locales.

El uso de REDD+ para producir beneficios sociales y ambientales más allá de sólo evitar emisiones será el tema del Día de los Bosques, un evento paralelo de CIFOR que busca informar la agenda global de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climatico (CMNUCC) y a los actores forestales que asisten a las negociaciones sobre cambio climático en Durban. Regístrate aquí.

La siguiente es una transcripción editada de la entrevista con Maria Brockhaus, científica CIFOR, para el blog de Bosques.

Q: ¿Qué deben tener en cuenta los países para implementar estrategias de REDD+ a nivel nacional?

R: En primer lugar, ¿qué es REDD? REDD no es más que un objetivo: reducir las emisiones de carbono a través de evitar la deforestación y la degradación de los bosques. Así que si tenemos en cuenta que se trata de un objetivo, entonces la pregunta es ¿Cuál es la política adecuada o la estrategia nacional? y ¿que se necesitaría para que los países vuelvan atrás y vean sus circunstancias nacionales? ¿Cuáles son las principales causas de la deforestación? Y entonces, ¿qué tiene que ser atendido con una política o medida adecuada?

Eso significa, para un mecanismo como REDD, que tenemos que pensar en dónde estamos en la curva de transición de los bosques y qué tipo de políticas serían las adecuadas. ¿Cuáles son las estrategias adecuadas para mi contexto?

Hablando de la capacidad, para entonces no sólo identificar o definir la política o la medida adecuada, tenemos el problema de la capacidad para la implementación. Y aquí llegamos a las preguntas más importantes sobre REDD, y las grandes esperanzas ligadas a un mecanismo como REDD, la creencia o la esperanza de que vendrá acompañado de grandes cambios.

Q: ¿Qué está limitando la capacidad de los países para implementar estrategias de REDD+?

R: Además del hecho de que tenemos que identificar y diseñar las políticas y estrategias adecuadas para la implementación, se tiene que identificar dónde podría implementarse REDD, los bosques elegibles y los tipos de bosque que se quieren incorporar al programa REDD. Necesitamos saber quiénes son elegibles para [recibir] los beneficios de ese mecanismo. En ninguna parte del mundo tenemos este tipo de marco regulatorio detallado. Entonces, ¿cómo podemos resolver el problema de la identificación del titular de los derechos?

Y tenemos que saber esto para establecer todo el mecanismo de financiamiento para que el dinero que proviene del nivel internacional de una manera u otra – sistemas de financiamiento de mercados o no mercados- llegue a través de sistemas nacionales o tal vez sub-nacionales, y que entonces llegue a algún lugar donde hay un bosque y dónde están los propietarios de los bosques, los cuales tienen que ser identificados. Y esto es sólo la arquitectura financiera de todo el asunto.

Y luego tenemos toda la parte de monitoreo, reporte y verificación de REDD: “el placer de medir”. Aun si sabes de qué bosques estás hablando, todavía tienes que medir el carbono. ¿Quién se encarga? ¿Es la gente en el campo? ¿Son los sistemas nacionales? ¿Es alguien externo? A menudo, en la mayoría de los casos de los países que estamos analizando en nuestro estudio comparativo global, la capacidad, incluso a nivel nacional, es muy baja, por lo que tienes el problema de medir las emisiones de carbono de facto de los bosques identificados o superficies forestales. Esta información debe ser reportada en algo que tiene un brazo ejecutivo financiero, pero que también comprende un oído técnico. Una vez más, se necesita la capacidad de traducir esta información muy técnica al área financiera. Ahí está el próximo gran desafío en cuanto a capacidad.

Si imaginas todo esto como un mecanismo de relojería, significa que cuando hay una cosa que no funciona, todo el sistema se descompone. El tema es convertirlo en un mecanismo como el de un reloj, todas estas partes y los distintos elementos tienen que trabajar juntos. Se vuelve evidente, si nos fijamos en la evolución reciente de las estrategias y propuestas de implementación en países como Indonesia o Brasil, que tienen intereses muy diversos a nivel nacional y que luego pelean sobre cuál es la medida política adecuada. Y también negocian sobre lo que no son las medidas correctas, qué tipo de medidas no quieren ver. Un buen ejemplo de ello es la moratoria en Indonesia, donde se podían ver en acción los diferentes intereses y los diversos actores involucrados.

Q: ¿Crees que los países superarán los desafíos que acabas de destacar?

R: Lo que se ve, y que es bastante sorprendente, es un gran progreso en términos de las negociaciones que acabo de describir con esta multitud de actores, también a diferentes niveles. Por ejemplo, en un país como Vietnam, que ha introducido una regulación de PSA -un marco regulatorio para el pago por servicios ambientales-, esto es ahora la forma en que el Gobierno de Vietnam quiere ir y avanzar con el mecanismo de REDD. El gobierno está muy centralizado, y porque el Estado tiene la capacidad para hacer cumplir, podría ser capaz de avanzar con su idea y el concepto, y la estrategia de un mecanismo  para la ‘reducción de emisiones al evitar la deforestación y degradación’.

Otros países como Brasil han enfrentado el desafío de la política económica. Tienen los grandes intereses del sector empresarial – la comunidad ganadera, o en otro país podrían ser los productores de soya – por lo que tienes que imaginar sus demandas sobre la tierra, y tienes que encontrar en este escenario un espacio para esta idea de REDD.

Existen otros países donde el progreso es muy lento porque tal vez tienen preguntas más importantes que resolver en estos momentos. En un análisis que hicimos donde observamos el discurso público sobre el tema de REDD, el caso de Camerún como país es muy interesante, porque allí se puede ver claramente que REDD no existe para el público. REDD es un tema de élites y es negociado entre ciertos actores a nivel nacional y con ciertos actores a nivel internacional. Sin embargo, en la lista de prioridades podría haber otros problemas que resolver antes en políticas que intentan resolver problemas.

Q: ¿Qué puede hacer la comunidad internacional para apoyar a los países a fortalecer su capacidad en relación a REDD+?

R: Lo más importante sería que haya un marco internacional en virtud del cual ese tipo de medidas y estrategias nacionales, específicas para cada país, puedan evolucionar. No sólo es necesario para la parte de medición en su conjunto, no sólo por llegar a un acuerdo sobre qué tipo de salvaguardas tienen que establecerse; y el otro tema es el de la mercadotecnia, o el tema del financiamiento. REDD puede ser un mercado, puede ser un fondo global, puede ser algo intermedio; al final debe ser un mecanismo de mercado, un mecanismo basado en el rendimiento. Pero para lograr eso, una vez más, la comunidad internacional tiene que llegar a acuerdos y avanzar.

Y además, tal vez lo más importante es que a la comunidad internacional se le dé la oportunidad de apropiarse del proceso y de tener soberanía a nivel nacional. Esto es algo que los resultados de nuestro estudio muestran claramente: el progreso es más lento, donde el proceso de apropiación nacional es limitado. Si en un país tienes un agente de cambio fortalecido y una ciudadanía que se ha hecho cargo de REDD y lo está ajustando a su país, se trata de países que avanzan en la definición de políticas y también en los primeros pasos hacia la implementación de éstas.

Creo que la comunidad internacional puede apoyar a REDD, evitando que se convierta en un proyecto internacional de apoyo al desarrollo ajeno a ellos. Como mis colegas en Camerún hace poco me explicaron – para ellos REDD podría ser uno de esos momentos en los que transformas relaciones muy establecidas, y es Camerún el que está ayudando a los países desarrollados a resolver los problemas que ellos mismos crearon.


Responder