Los países con bosques necesitan saber que su “gran inversión” en REDD+ tendrá recompensa

DURBAN, Sudáfrica (4 de diciembre de 2011) Los países desarrollados deben comprometerse a largo plazo con el financiamiento relacionado con el cambio climático y promover múltiples vías de financiamiento para asegurarle a los países con bosques que su "enorme inversión " en REDD+ valdrá la pena.
Compartir
0

Más leídos

Foto cortesía de David Larsson

DURBAN, Sudáfrica (4 de diciembre de 2011) Los países desarrollados deben comprometerse a largo plazo con el financiamiento relacionado con el cambio climático y promover múltiples vías de financiamiento para asegurarle a los países con bosques que su “enorme inversión ” en REDD+ valdrá la pena.

“REDD significa una inversión enorme para los países en desarrollo, y necesitan la seguridad de que REDD es el camino correcto a tomar, de lo contrario, tendrán pocos incentivos para desarrollar programas a nivel nacional”, dijo Kristy Graham, investigadora del Overseas Development Institute (ODI) y Coordinador del REDD.Net, en el marco de la Cumbre sobre cambio climático de la ONU en Durban.

“Pero también necesitamos certeza financiera para asegurar otros tipos de financiamiento, por ejemplo, del sector privado, que podrían reducir el estancamiento y ayudar a los países a pasar de la etapa de preparación de REDD a la de implementación”, agregó.

Los países en desarrollo ya están avanzando con los preparativos de REDD+, incluyendo la elaboración de reglamentos y el establecimiento de instituciones de apoyo.

Los negociadores de los países con bosques esperan que uno de los resultados sobre el financiamiento de iniciativas para enfrentar el cambio climático en Durban, sea ver a los países desarrollados distribuir 100 mil millones dólares para actividades de mitigación y adaptación para el 2020, lo que incluiría una decisión sobre la estructura y gobernanza del Fondo Climático Verde.

En la actualidad los esquemas de Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y Degradación (REDD) – un mecanismo diseñado para compensar a los países ricos en bosques por el carbono que estos almacenan – son financiados principalmente con fondos públicos a través de alianzas multilaterales y bilaterales. Sin embargo, la distribución de fondos a los países que se encuentran en la fase de preparación de los programas de REDD ha sido lenta, aumentando la preocupación de que los países ricos en bosques se sentirán frustrados con éste esquema.

Según el último informe del ODI, los países en desarrollo han informado que se enfrentan a procesos de desembolso lentos y burocráticos para acceder a un financiamiento para la Elaboración de una Propuesta de Preparación de $ 200,000 del Fondo de Preparación del Mecanismo para la Cooperación para el Carbono de los Bosques (FCPFRF, por sus siglas en inglés). Además de que el financiamiento es relativamente pequeño, y la cantidad otorgada como apoyo es fija y no considera las circunstancias de cada país.

Otra de las razones para los retrasos, dijo Graham, es asegurarse de que los países cumplen con las cláusulas ambientales y de desarrollo para distribuir los fondos de manera eficaz.

“Este es uno de los mayores dilemas: ¿cómo equilibramos la necesidad de que los países cumplan con estas medidas de seguridad, y distribuimos el dinero de forma rápida, y de forma suficientemente flexible para permitir que adquieran un sentido de propiedad sobre sus proyectos?”, dijo.

Un estimado de 7.2 mil millones de dólares se han comprometido para REDD+ desde 2008, y 4.5 mil millones han sido prometidos como financiamiento de ” rápido inicio” para el período 2010-2012, pero una proporción significativa de estos aún no han sido asignados.

De acuerdo con un informe de PricewaterhouseCoopers solicitado por el gobierno del Reino Unido en julio de 2011, la FCP ha desembolsado sólo 8 por ciento de estos fondos desde su creación. Y hasta septiembre de 2011, el Programa UN-REDD había desembolsado $ 63 millones de dólares para sus programas, pero los gastos se limitaban a $ 20 millones de dólares,  es decir menos de un tercio.

Otras oportunidades de financiamiento, como a través del sector privado, están siendo consideradas, sin embargo, los riesgos financieros para las empresas siguen siendo altos. Se espera que las negociaciones ofrezcan incentivos al sector privado para que participen en el financiamiento, a través de garantizar la calidad de los proyectos para justificar los altos costos de transacción.

“Si las negociaciones en Durban son capaces de resolver este problema, capaces de ofrecer un marco para la participación del sector privado, de una manera que sea transparente, responsable y justa, sería un gran avance”, dijo Tony La Viña, facilitador de REDD durante las negociaciones de la ONU sobre cambio climático, en una entrevista con CIFOR.

REDD+ ha comenzado a captar el interés del sector privado. Por ejemplo, en Indonesia, los bancos de inversión como Macquarie y BNP Paribas han comenzado a desarrollar fondos para invertir en créditos de carbono forestal.

A medida que avanzan las negociaciones, los países desarrollados tendrán que mostrar que están tomando en serio el dar apoyo a los países más vulnerables al cambio climático. Bonos de los bosques y fondos fiduciarios nacionales son sólo algunas de las ideas presentadas para obtener los fondos adicionales.

Sin embargo, Graham dijo que a pesar de las dificultades había cierto optimismo de que las multinacionales trabajan para resolver los retrasos en el financiamiento.

“Ha habido mucho trabajo bien realizado este año para armonizar el proceso de salvaguardas, a través del empleo de múltiples socios para la entrega de fondos con mayor rapidez y teniendo la garantía de que son apropiados para la cantidad o fondos de REDD distribuidos o actividades de REDD llevándose a cabo – por lo que es un gran paso hacia adelante “, agregó.

Para otros reportes de este evento, visite los blogs de estas organizaciones:

 The Center for People and Forests (RECOFTC)

(Visited 20 times, 1 visits today)