Nueva ola de deforestación amenaza la capacidad de resistencia de África ante el cambio climático, dicen expertos

Foto cortesía de Frank Keillor / flickr.

DURBAN (5 de diciembre de 2011)_Una nueva ola de deforestación se extiende por toda África diezmando la vida silvestre y amenazando la capacidad de resistencia de sus ecosistemas ante los efectos del cambio climático, especialmente en el área de la seguridad alimentaria, dijeron expertos.

“Las tasas de deforestación en África… se está acelerando”, dijo Helen Gichohi, Presidenta de la Fundación Vida Silvestre de África en su ponencia presentada en la quinta edición de Día del Bosque, en Durban, en el marco de la COP17. “La desaparición de los bosques, el sobrepastoreo en los pastizales, y la conversión de las praderas y los humedales en tierras de cultivo que habrían sido refugios durante las sequías, han reducido la capacidad de recuperación de los ecosistemas.”

Pidió que el financiamiento de REDD+ se mueva con mayor velocidad para salvar los bosques del continente. REDD+ significa reducción de emisiones provenientes de la deforestación y degradación de los bosques. Se trata de un mecanismo que está siendo discutido en el marco de las negociaciones de la ONU sobre cambio climático en Durban, y que podría resultar en la distribución de miles de millones de dólares a los países en desarrollo para proteger sus bosques.

El mensaje de Gichohi tuvo eco en la voz de otro orador principal, Bob Scholes, del Consejo para la Investigación Científica e Industrial (CSIR, por sus siglas en inglés) de Sudáfrica, quien dijo: “La siguiente gran ola de deforestación está aquí y está sucediendo en África.”

“Si podemos hacer algo para influir en la deforestación, podemos tener un mayor efecto en todo lo que ha ocurrido hasta ahora bajo el Protocolo de Kyoto”, dijo. “Vale la pena el esfuerzo.”

Scholes describió el patrón típico de la deforestación en África: quienes cortan madera entran en un bosque, cortan los árboles grandes y sacan la madera valiosa, entonces los productores de carbón eliminan una gran proporción de los árboles que quedaban, y luego llega la producción y el consumo de pequeña escala, lo que después de algunos ciclos deja a la tierra degradada y con poco valor para cualquiera.

“Es urgente proteger los bosques de África, no sólo porque frenan el cambio climático, sino también porque actúan como una barrera contra la creciente desertificación, sustentan la producción agrícola sostenible y la vida de decenas de millones de pobres en las áreas rurales”, dijo Frances Seymour , Directora General del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

En su discurso de apertura, Tina Joemat-Pettersson, Ministra de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Sudáfrica, dijo: “El cambio climático amenaza con socavar muchos de los objetivos de desarrollo de los países de África y los demás países en desarrollo, particularmente en lo que se refiere a agua, energía, salud, agricultura y silvicultura.”

Los científicos han advertido que el África subsahariana podría estar entre las regiones más afectadas por el cambio climático. El continente ya ha sido golpeado por una cadena de desastres relacionados con el cambio climático, y recientemente la hambruna provocada por la sequía en el Cuerno de África. Los expertos dicen que la destrucción de bosques y otras formas de degradación del suelo causada por los hombres han transformado en áridos paisajes lo que alguna vez fueran grandes extensiones de tierras cultivables y para pastoreo.

Gichohi dijo que nueve por ciento de la cubierta forestal se perdió entre 1995 y 2005 en el África subsahariana, lo que representa una pérdida promedio de 40,000 kilómetros cuadrados de bosques al año. Por ejemplo, Kenia ha perdido la mayor parte de su cubierta forestal debido a asentamientos y tierras para agricultura, dejando sólo un 1,7 por ciento de su territorio todavía con bosques.

“No se puede proteger a los bosques si la gente tiene hambre o la gobernanza de los recursos naturales es inadecuada”, dijo Rachel Kyte, Vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial. “El hambre significa una carga directa sobre los bosques cuando las personas se ven obligadas a entrar más y más en las zonas boscosas para cultivar… o recurrir a la fabricación y venta de carbón para comprar alimentos.”

Ante la decadencia en las condiciones de los bosques convirtiéndose en una inminente amenaza para el clima y el bienestar de millones de personas pobres, el mayor consorcio mundial de investigadores agrícolas anunció en el Día del Bosque la puesta en marcha de un ambicioso programa de investigación global dedicado a los bosques y los sistemas agroforestales. El programa tendrá un presupuesto inicial de $233 millones de dólares por tres años. El programa de investigación de Bosques, Árboles y Sistemas Agroforestales del GCIAR tiene como objetivo intensificar los esfuerzos para reducir la deforestación y degradación de los bosques y ampliar el uso de árboles en granjas.

La iniciativa incluye concentrarse en la importancia fundamental de los bosques como “sumideros de carbono” naturales que pueden ayudar a frenar el avance del cambio climático y la necesidad de conservar la biodiversidad de los bosques. Expertos del CGIAR creen que un manejo mejorado de los bosques y los árboles puede desempeñar un papel más amplio en la reducción de los riesgos para los pequeños agricultores y mejorar el bienestar de las comunidades dependientes de los bosques, especialmente las mujeres y otros grupos en desventaja.

El estado de REDD + y los bosques en la COP17

El estado actual de las negociaciones sobre cambio climático, en particular en torno a REDD+ y su implementación, y las causas de la deforestación, fueron temas prioritarios de discusión en el evento. Aunque la agricultura es reconocida como motor de deforestación en el actual proyecto de texto de REDD+, en discusión por parte de la CMNUCC, se debería hacer más para integrar el tema de mitigación para la agricultura y los bosques a través de un “enfoque de paisaje” conjunto.

Para encauzar el legado de la ya fallecida Wangari Maathai, defensora del medio ambiente y primer Nobel de la Paz para África, los organizadores proyectaron un video invitando a la comunidad mundial relacionada con los bosques a actuar con decisión para disminuir las amenazas del cambio climático.

“Es la gente la que debe salvar al medio ambiente. Es la gente la que tiene que hacer que sus líderes cambien. Así que tenemos que defender lo que creemos y no podemos intimidarnos “, dijo Maathai, al ser citada en la cinta.


Responder