El sector privado tiene esperanzas en REDD+, a partir de los planes de mercado de Australia y California

DURBAN, Sudáfrica (7 de diciembre de 2011) __ El sector privado está viendo "señales de optimismo" que podrían llevarlos a invertir en proyectos pilotos de REDD+, después de que Australia y California aprobaron una ley que podría dar un valor monetario al carbono, dijo un banquero.
Compartir
0

Más leídos

Desde mediados del próximo año, Australia impondrá un impuesto a las plantas eléctricas de carbón y otras fuentes de contaminación. Foto cortesía de Marcus Wong.

DURBAN, Sudáfrica (7 de diciembre de 2011) __ El sector privado está viendo “señales de optimismo” que podrían llevarlos a invertir en proyectos pilotos de REDD+, después de que Australia y California aprobaron una ley que podría dar un valor monetario al carbono, dijo un banquero.

Estas señales políticas son importantes en la ausencia de alguna señal de parte de la CMNUCC sobre si el carbono forestal será reconocido en el marco de cumplimiento, dijo Brer Adams, Director Asociado de Macquarie Global Investments, a los participantes en la quinta edición del Día del Bosque, celebrado recientemente, en paralelo a la cumbre climática de la ONU en Durban. “Todo el mundo está esperando a que las señales surjan.”

La falta de reconocimiento de la CMNUCC impide a los ejecutores de proyectos de REDD+ beneficiarse de la venta de créditos de carbono en el sistema de comercio de emisiones (ETS, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea, que representa el 97 por ciento del mercado mundial, estimado en 142 mil millones dólares el año pasado. La participación del sector privado en REDD+ se limita actualmente a la venta de carbono de los bosques en los mercados voluntarios y a contribuciones para la conservación de los bosques o plantación de árboles como parte de programas de responsabilidad social corporativa.

Macquarie se ha asociado con la Corporación Financiera Internacional, el brazo financiero del Banco Mundial, y el Global Forest Partners para recaudar 25 millones de dólares para invertir en proyectos REDD+. El fondo, manejado por BioCarbon filial de Macquarie, se centra en proyectos en el Sudeste de Asia, especialmente Indonesia.

Macquarie decidió no recaudar más fondos debido a la complejidad de REDD, un esquema que aún está en evolución, dijo Adams. Otra razón es que no hay muchas actividades demostrativas que sean adecuadas para la inversión privada, y requiere que cumplan con estándares rigurosos que exigen los mercados voluntarios de carbono para vender los créditos, dijo. “A menos que comencemos a ver un historial de éxito y en el que el sector privado pueda invertir en proyectos demostrativos, es difícil imaginar un rápido crecimiento.”

Ecosystem Marketplace informó que el equivalente a 30,1 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono de los bosques fue vendido a través de los mercados de carbono el año pasado con un valor total estimado de 178 millones de dólares. Los precios promedio en los principales mercados de carbono forestal aumentaron en 22 por ciento hasta un promedio de 5.5 dólares la tonelada en 2010, en comparación con 4.5 dólares la tonelada el año anterior, dijo. Estas cifras incluyen carbono de proyectos para reducir emisiones provenientes de la deforestación y la degradación forestal, así como de reforestación y manejo mejorado de bosques. BNP Paribas y Gazprom Marketing & Trading se encuentran entre los inversionistas que están tratando de darle un valor de cambio al carbono de los bosques, dice el informe.

Recientemente, California aprobó el primer esquema obligatorio en América del Norte de fijación de límites máximos e intercambio de los derechos de emisión (cap-and-trade en inglés), que entrará en vigor en 2013 y que podría permitir a las empresas comprar créditos de carbono fuera de los Estados Unidos a partir de 2015. De acuerdo a informes de los medios, el sistema de comercio de emisiones de la UE y cuatro provincias canadienses están considerando unirse a los mercados de carbono de California.

El mes pasado, Australia aprobó una ley que aplicará un impuesto a las centrales eléctricas de carbón y otras grandes fuentes de contaminación, desde mediados del año próximo. Nueva Zelanda también presentó su ETS el año pasado, que se ampliará a todos los sectores para el año 2015.

Los proyectos REDD+ deben ofrecer al sector privado “oportunidades muy profesionales, muy orientadas a los resultados ” para atraer las inversiones, dijo Virgilio Viana, director general de la Fundación Amazonas Sustentable (FAS). Alrededor del 93 por ciento de los fondos invertidos por la organización brasileña de conservación provienen de empresas privadas, que a cambio mejoran su imagen corporativa para cumplir con sus programas de responsabilidad social corporativa, dijo.

Para leer otros reportes de este evento, visite el siguiente blog:

 The Center for People and Forests (RECOFTC)

(Visited 33 times, 1 visits today)