California trabaja con el grupo de gobernadores para incluir REDD+ en plan comercial

DURBAN, Sudáfrica (9 de diciembre de 2011) _California, que recientemente firmó una ley para permitir a sus empresas compensar sus emisiones, está trabajando con el Grupo de Trabajo de Gobernadores para el Clima y los Bosques (GCF, por sus siglas en inglés), para crear los requisitos y las instituciones necesarias para incluir los créditos de carbono de REDD+ en el mercado del Estado.
Compartir
0

Más leídos

Foto cortesía de Cal West / flickr

DURBAN, Sudáfrica (9 de diciembre de 2011) _California, que recientemente firmó una ley para permitir a sus empresas compensar sus emisiones, está trabajando con el Grupo de Trabajo de Gobernadores para el Clima y los Bosques (GCF, por sus siglas en inglés), para crear los requisitos y las instituciones necesarias para incluir los créditos de carbono de  REDD+ en el mercado del Estado.

Los créditos de carbono en el esquema de California de comercio de emisiones – que entrará en vigor en 2013 – tendrán que cumplir con los requisitos para ser “adicionales, ejecutables, y verificados”, dijo Mary Nichols, presidenta del Consejo de Recursos Atmosféricos de California, en el marco de la negociaciones climáticas de la ONU en Durban esta semana.

California podría permitir a las empresas comprar créditos de carbono para compensar parte de sus emisiones fuera de los Estados Unidos a partir de 2015. La medida podría permitir que haya más fondos para la Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y Degradación de los bosques (REDD+), un mecanismo que pretende compensar a los países en desarrollo para mantener sus bosques mediante la valoración monetaria del carbono almacenado en los árboles.

“Hemos establecido un “Grupo de trabajo de compensaciones de REDD” entre Acre en Brasil, y Chiapas en México, para llegar a un conjunto de normas que California podría incorporar dentro de su propio programa, que también serían la base para comercializar compensaciones de REDD en el futuro “, dijo Anthony Brunello del GCF, quien fuera Subsecretario de Cambio Climático en la Agencia de Recursos Naturales de California.

El GCF reúne a 16 estados y provincias de los Estados Unidos, Brasil, Indonesia, Nigeria, México y Perú, para integrar con éxito los programas REDD+ y otras programas de carbono de los bosque en nuevos regímenes de gases de efecto invernadero.

De acuerdo con el Consejo de Recursos Atmosféricos, California produjo 477,7 millones de toneladas de emisiones de carbono en 2008, dos por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

El programa ‘fijación de límites máximos e intercambio de los derechos de emisión’ (cap and trade) de California establecerá un límite a la cantidad total de emisiones de carbono producidas por sus principales industrias como el petróleo y la electricidad. El estado espera alcanzar su objetivo a largo plazo y reducir las emisiones a los niveles de 1990 para el año 2020. La mayoría de estas reducciones provendrán de medidas directas regulatorias, como la mejora en la eficiencia energética en hogares y empresas, con sólo el 20 por ciento proveniente del programa de cap and trade.

“California reconoce que el programa de cap and trade por sí solo no resolverá los problemas más amplios del calentamiento global. Tenemos un papel importante que desempeñar en el trabajo con otros países para reducir la deforestación, por lo que estamos poniendo en marcha las disposiciones que permiten adquirir compensaciones de  REDD+ en nuestros programas “, dijo Nichols.

Hay una mayor conciencia del papel que el sector privado podría tener al invertir en los programas de  REDD+. Sin embargo, con las incertidumbres existentes sobre su futuro financiamiento, la verificación de los programas para garantizar la calidad, y cómo REDD funcionará en el campo, el riesgo de la inversión sigue siendo elevado.

Parece que esto va a cambiar a medida que la confianza en la verificación de las compensaciones crezca, dijo Nichols. Pero para que eso suceda, el sistema tendrá que resolver los problemas que ya existen para garantizar la existencia de un sistema robusto.

“En este momento, estamos buscando asegurar que cada elemento del programa Cap and Trade sea eficiente y creíble en la medida de lo posible”, dijo.

El impacto de los programas de cap and trade como medio para reducir las emisiones ha recibido comentarios en temas de seguridad de parte de ambientalistas y expertos en el clima, quienes temen que permitir a las empresas simplemente compensar sus emisiones, no los incentiva a hacer verdaderas reducciones de sus emisiones a través de prácticas sostenibles y amigables con el medio ambiente. Los partidarios de REDD también han criticado el sistema cap and trade por no atacar las principales causas de la deforestación en los países en desarrollo.

Sin embargo, Nichols reconoce que aún queda mucho por hacer para garantizar que el programa de Cap and Trade forme parte de iniciativas más amplias para reducir la deforestación.

“Somos un gran Estado y una gran economía, y somos vistos como líderes en la lucha contra los problemas ambientales, pero no sería suficiente sostener algunos de los proyectos forestales de los que estamos hablando con algunos de nuestros colegas de Canadá, Brasil y México. Requerirá un programa mucho más amplio, con múltiples beneficios, con el fin de motivar a los diferentes actores. Sabemos que las compensaciones por sí solas no lo van a hacer.”

Sin embargo, ella se apresura a señalar que hasta que California comience a comercializar las compensaciones fuera de los Estados Unidos, ya está haciendo su parte para proteger el bosque.

“Los bosques de California también se enfrentan a amenazas por la expansión del desarrollo, por lo que en realidad tienen los bosques en un protocolo de compensación de cap and trade que se dirige a compensaciones nacionales para la prevención de la deforestación y reforestación, que ahora está empezando a ser un programa de compensación bastante robusto”.

(Visited 39 times, 1 visits today)