Las negociaciones de Durban, buenas y malas para REDD+, dice experto

Foto cortesía de Ainhoa Goma / Oxfam

DURBAN, Sudáfrica (14 de diciembre de 2011) _Las negociaciones de la ONU sobre cambio climático en Durban dieron diversos resultados para REDD+: avances sobre cómo establecer los niveles de referencia de las emisiones, avances en la definición de cómo medir las reducciones de emisiones derivadas de las actividades forestales, pero una decisión tímida sobre salvaguardas sociales y ambientales, y nulos avances en cuanto a fuentes de financiamiento de largo plazo, dijo un científico experto en cambio climático de CIFOR.

“Ahora estamos viendo los obstáculos técnicos con los que REDD podría quedarse en el camino, las decisiones tomadas en Durban sobre REDD son un voto de confianza en el progreso que la comunidad científica ha logrado en los últimos años. Sin embargo, no tenemos avances en las “políticas en relación con el dinero” y sin eso no podemos hablar de sostenibilidad de REDD”, dijo Louis Verchot, Director Científico de CIFOR.

Erik Solheim, Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Internacional de Noruega, el donante líder a nivel global para REDD+, describió al plan de conservación de bosques como la historia de mayor éxito hasta ahora en las negociaciones mundiales sobre el cambio climático, pero instó a los países a ser “más audaces” en sus esfuerzos para reducir las emisiones y frenar el cambio climático.

La cumbre de Durban, oficialmente la reunión más larga sobre cambio climático de la ONU desde 1995, se demoró debido a las disputas sobre la decisión de extender los compromisos del Protocolo de Kyoto. Mientras los delegados que representan a 194 países acordaron un segundo período de compromisos que comienza en 2013, aún se tiene que definir el marco legal y no se fijaron nuevas metas de reducción de emisiones.

“Si no hay certeza de largo plazo en los requisitos de reducción de emisiones y un marco internacional en el que las compensaciones podrían funcionar, tampoco hay certeza sobre cualquier oportunidad de mercado para REDD”.

Sin embargo, en tanto que la confianza en la verificación de las compensaciones de carbono crezca, el sector privado podría incrementar su apoyo financiero a los programas de REDD+, dijo Mary Nichols, del Consejo de Recursos Atmosféricos de California. La reciente legislación de fijación de límites máximos e intercambio de los derechos de emisión de California podría permitir a las empresas comprar créditos de carbono para compensar parte de sus emisiones fuera de los Estados Unidos y permitir que fluya el financiamiento a los esquemas REDD+ a inicios del 2015.

Mientras tanto, un creciente número de nuevos donantes ha comenzado a apoyar REDD+, dijo Kenneth Andrasko de la Unidad de Financiamiento de Carbono del Banco Mundial. “En los últimos dos años hemos visto importantes contribuciones de los donantes a iniciativas multilaterales de REDD+… el concepto está ganando mayor apoyo.”

Las negociaciones sobre REDD+ se centraron en cuatro áreas clave: finanzas, salvaguardas, niveles de referencia, y el monitoreo, reporte y verificación (MRV) de emisiones de carbono de las actividades forestales. Avances en materia de salvaguardas, los niveles de referencia, y MRV se lograron muy pronto en las negociaciones, mientras que una pequeña decisión sobre el financiamiento de REDD+ sólo se produjo después de mucha deliberación.

“Resultado mediocre”, la decisión sobre financiamiento de REDD+

La propuesta de texto de REDD+ que presentó el Grupo de Trabajo Especial sobre la cooperación a largo plazo (CLP) de la CMNUCC a los negociadores la semana pasada fue pobre en los detalles sobre financiamiento, y la mayoría de las decisiones difíciles, relacionadas con las reglas específicas que regirán los mecanismos financieros, se dejaron para la cumbre de cambio climático en Qatar, el próximo año (leer la decisión de la CLP sobre financiamiento de la COP17 aquí).

“Se van a enviar los puntos de vista de las partes, habrá un taller de expertos, un informe técnico de la Secretaría de la CMNUCC, y entonces todos estos textos serán presentados a la COP el próximo año para tomar una decisión tentativa. Así que todavía tenemos un año más de incertidumbre”, dijo Verchot.

Mientras que la propuesta de texto de REDD+ sobre financiamiento fue aceptada al principio de las negociaciones, las discusiones sobre si la decisión del próximo año en cuanto a financiamiento se basará en los mercados, los fondos o una combinación de posibilidades alargó las negociaciones, dijo.

Debido a la demora en la toma de una decisión firme sobre financiamiento de largo plazo, Verchot dijo creer que las conversaciones hicieron muy poco para reducir la incertidumbre en torno a los mercados de REDD+. Pocos observadores esperan ver un mercado REDD+ emerger antes del 2020, dijo.

“Los mercados seguirán adelante experimentando, pero sólo eso. Sabemos que habrá algún tipo de requisitos para la reducción de emisiones, lo que al menos nos tranquiliza, pero aún así es un resultado mediocre en el tema financiero. ”

Un sistema robusto de MRV podría ayudar a que REDD+ sea considerado en el Mecanismo de Desarrollo Limpio

Una victoria importante para REDD+ en Durban fue la decisión sobre los niveles de referencia de las emisiones, dijo Verchot.

Esto podría ayudar a REDD+ a parecerse al Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), un esquema que permite que los proyectos en los países en desarrollo ganen créditos de reducción de emisiones, que pueden ser utilizados por países industrializados para cumplir con una parte de sus objetivos de reducción de emisiones, contempladas en el Protocolo de Kioto.

Si bien ha habido cierta preocupación sobre si permitir créditos forestales en los esquemas de intercambio de emisiones podría inundar el mercado y ver a los países desarrollados comprando créditos en lugar de reducir sus propias emisiones, estos podrían ser una fuente importante de recursos para que quienes ejecutan proyectos de REDD+ ayuden a promover el esquema.

El primer período de compromisos de Kioto excluye la conservación de los bosques y la deforestación evitada en el MDL, debido a preocupación sobre los enormes esfuerzos de monitoreo requeridos. Sin embargo, esperamos que el desarrollo de sistemas sólidos de MRV lo resuelva, dijo Verchot.

“Todavía no está claro cómo REDD+ se relaciona con Kioto, porque no forma parte del MDL. Sin embargo, la solidez en los sistemas de MRV podría ayudar a REDD+ a acceder a este mecanismo en el futuro”, dijo.

No obstante, es poco probable que las discusiones en torno a esto comiencen antes del 2020, dijo, dado que el esquema de intercambio de emisiones de la Unión Europea (EU-ETS, por sus siglas en inglés) – el mayor esquema multinacional de intercambio de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial – “no tendrá en cuenta nada relacionado con REDD hasta el año 2020″.

“En 2008, cuando la UE consideró si aceptaría REDD+ en el esquema, dijo que se necesitaba mayor discusión, ya que había preocupación sobre la permanencia de las reducciones de las emisiones de REDD, y la forma de medir e informar los logros en la reducción de emisiones en el sector forestal.”

“Con la decisión sobre el MRV en Durban, estamos un paso más cerca de hacer que REDD+ sea lo suficientemente robusto como para ser parte de un acuerdo climático más amplio”, dijo Verchot.

Los avances en materia de salvaguardas estancados hasta que no haya “palabras mayores”

De acuerdo con Florencia Daviet del World Resources Institute, las negociaciones sobre salvaguardas estuvieron presentes en dos campos: las discusiones técnicas sobre la orientación para la presentación de informes de salvaguardas, y las discusiones sobre el financiamiento de REDD+ del CLP (leer la decisión sobre salvaguardas y MRV aquí).

La explicación de cómo los países en desarrollo deben informar cómo han aplicado las salvaguardas sociales, ambientales y de gobernanza se ha debilitado, dijo Verchot, agregando que esto era más probable a costillas de los países en desarrollo, muchos de los cuales carecen de la capacidad para cumplir con los requisitos complejos y costosos de los donantes.

Sin embargo, la falta de reglas claras para los informes de salvaguardas pueden disuadir a los inversionistas que quieran asegurarse de que haya un monitoreo adecuado de los proyectos y que no amenacen los derechos de las comunidades que viven en los bosques o dañen el medio ambiente.

“Hay un riesgo claro de que REDD, sin un sistema creíble de salvaguardas, no tendrá suficientes fondos, ni de fuentes públicas ni de los inversionistas privados”, dijo Nils Hermann Ranum, jefe de la división de campañas y políticas de la Fundación Rainforest en un reciente informe de Reuters.

Aunque las negociaciones condujeron a sólo una orientación adicional básica para los países en materia de salvaguardas, un vínculo entre la fuente y el tipo de financiamiento y los requisitos de las salvaguardas se reconoce en la decisión sobre financiamiento del CLP (ver los párrafos 63, 64, 66 y 67).

“El lenguaje es vago, pero declaraciones como éstas unen estrechamente las salvaguardas y el financiamiento de REDD+… (al menos) de forma más clara que en Cancún”, dijo Daviet.

Sin embargo, todavía tiene una gran cantidad de lagunas debido a la falta de decisiones en materia de salvaguardas, advirtió Verchot.

“Uno habría esperado ver un lenguaje más fuerte al referirse a las medidas de desempeño y recuperación en casos de bajo rendimiento”.

Retos y oportunidades de REDD+ en el período previo a la COP18

El mayor desafío para el futuro REDD+ es todavía el financiero, dijo Verchot.

“Hasta que no tengamos algún tipo de claridad sobre cómo va a fluir el dinero y el tamaño de la reducción en las emisiones que esperamos lograr, va a ser muy difícil implementar REDD+ a gran escala. Hay algunos países que ya están listos para avanzar a la tercera fase de la implementación de REDD+, por lo que realmente necesitamos avanzar en este tema.”

De cara al futuro, Tony La Viña, quien facilita las negociaciones de REDD+ en la COP, se muestra optimista: “Ahora tenemos una decisión en materia de salvaguardas y una decisión sobre MRV… muy buenas decisiones creo, obviamente no perfectas, que nos harán avanzar en la implementación de REDD a nivel nacional, que es realmente de lo que se trata todo esto.”