REDD+ puede aprender lecciones valiosas del manejo comunitario de bosques en América Latina

El manejo comunitario de bosques en América Latina podría ofrecer lecciones valiosas para la gestión sostenible de los recursos forestales, particularmente aquellos bajo los esquemas de Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación Forestal (REDD+), afirma un nuevo estudio del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).
Compartir
0

Más leídos


Amanecer en el Amazonas (Neil Palmer/CIAT/CIFOR)

LIMA, Perú (10 de Enero de 2011)_Estudios de caso de Brasil, México y Bolivia sugieren que las iniciativas de manejo comunitario de bosques (CFM por sus siglas en inglés) podrían integrarse en los mecanismos REDD+ para asegurar modelos de gobernanza justos y eficientes y una distribución de los beneficios que logre objetivos de desarrollo y conservación a un bajo costo.

“Los bosques gestionados por comunidades en América Latina pueden ofrecer algunas lecciones valiosas para la implementación de REDD+, ya que algunas comunidades han logrado un ‘escenario post-REDD+’, es decir, manejo comunitario de la propiedad comunal que ha resultado en una cubierta forestal estable o en expansión, y medios de vida sostenibles basados en los bosques”, dijo David Bray, Profesor de Earth & Environment de la Universidad Internacional de Florida (USA) y coautor de “Manejo Comunitario de Bosques y el Surgimiento de Instituciones de Gobernanza en Múltiples Niveles: Lecciones de México, Brasil y Bolivia para el Desarrollo de REDD+”  (documento original en inglés).

“CFM es una estrategia comprobada en la que la acción colectiva de las personas del lugar puede ir más allá de la deforestación o degradación y lograr un manejo sostenible del bosque”.

A lo largo de América Latina, áreas extensas de bosques han estado por mucho tiempo bajo el control de las comunidades rurales. Las reformas agrarias en México durante el siglo XX permitieron que las comunidades adquieran derechos de gestión del bosque y que desarrollaran empresas forestales comunales durante varias décadas, en tanto que en Brasil y Bolivia los derechos de gestión local del bosque fueron reconocidos recientemente. A pesar de los desafíos para adaptarse a nuevas reformas, las comunidades en estos países están desarrollando modelos de gobernanza sólidos que son capaces de apoyar a sus grandes poblaciones y su diversidad étnica.

Existe mayor evidencia de que algunos tipos de gestión local del bosque han frenado la deforestación y han logrado resultados más equitativos en la distribución de los ingresos del bosque, dijo Bray.

“En el estado mexicano de Oaxaca, por ejemplo, las comunidades trabajan en la producción comercial de madera al tiempo que conservan sus bosques y obtienen beneficios económicos del ecoturismo, embotellado de agua y, más recientemente, de servicios hidrológicos”.

Según el estudio, estos modelos de gobernanza deberían servir como un ejemplo para los programas REDD+ que enfrentan una serie de retos críticos de gobernanza. En particular, REDD+ debe aprender a integrar las instituciones de gobernanza de los diferentes niveles, tales como las autoridades de gobierno, regímenes de gobernanza comunitarios -derechos consuetudinarios sobre el uso de la tierra- y la sociedad civil, para representar los intereses y necesidades de las personas a nivel local.

La distribución equitativa de los beneficios económicos generados por los programas REDD+ dependerá en gran medida de una gobernanza sólida. Dado que una creciente porción de las tierras forestales en México, Brasil y Bolivia pertenece y es ocupada o empleada por personas que viven en el campo, las comunidades que dependen del bosque deberían ser las principales beneficiarias. Los esfuerzos para apoyar y ampliar CFM como un mecanismo REDD+ podrían fortalecer los derechos de los actores de las comunidades locales y ayudarían a garantizar que los beneficios sean distribuidos entre las personas marginadas en las fronteras rurales.

“Quienes diseñan REDD+ pueden sentirse tentados a desarrollar programas que cubran grandes áreas, lo cual podría parecer más práctico. Sin embargo, también deberían estar atentos a la necesidad de construir de abajo hacia arriba, de ser posible usando patrones tradicionales de organización”, explicó Peter Cronkleton, científico de CIFOR y coautor del estudio. “Las instituciones CFM establecidas podrían ofrecer los mecanismos clave de gobernanza local que serán cruciales si REDD+ funciona en el campo.”

Si bien todavía no es claro si el manejo comunitario de bosques será incorporado como un componente de programa bajo REDD+, el estudio ilustra cómo los actores de comunidades locales están desempeñando roles activos en la defensa de sus medios de vida y en asegurar que los bosques sean manejados por la comunidad.

“Las propuestas de REDD+ prometen crear incentivos para detener la deforestación y la degradación, y para mantener y ampliar las reservas de carbono en los bosques. El manejo comunitario podría potencialmente ser adoptado como un componente de programa bajo las iniciativas REDD+,” concluye el estudio.

(Visited 17 times, 1 visits today)