Comunidades indígenas preparan una lista de “qué hacer y qué no hacer” en los esquemas de conservación de bosques

BOGOR, Indonesia (25 de enero de 2012)_Grupos y comunidades indígenas han hecho una lista de deseos detallando cómo deberían funcionar los esquemas que buscan reducir la deforestación y la degradación de los bosques para aquellos que viven en y de los bosques.
Compartir
0

Más leídos

Los derechos consuetudinarios sobre la tierra en Zambia son reconocidos a través del poder de los jefes en la toma de decisiones sobre transferencia de tierras. Foto de Jeff Walker/CIFOR

BOGOR, Indonesia (25 de enero de 2012)_Grupos y comunidades indígenas han hecho una lista de deseos detallando cómo deberían funcionar los esquemas que buscan reducir la deforestación y la degradación de los bosques para aquellos que viven en y de los bosques.

Las recomendaciones, formuladas en una reunión al margen de las recientes discusiones sobre el clima de las Naciones Unidas en Durban, son oportunas a la luz del debilitamiento de las salvaguardas sociales en el texto de REDD+ que se trabajó durante la cumbre.

“El principal mensaje del debate fue el rechazo a las políticas de arriba hacia abajo que socavan la gobernanza de la comunidad y sus valores” dijo Simone Lovera, Directora Ejecutiva de La Coalición Mundial por los Bosques, una red mundial con más de 50 organizaciones no gubernamentales y organizaciones de pueblos indígenas.

“Esto es particularmente relevante para los pagos por servicios ambientales que actualmente están siendo incluidos en REDD – estos esquemas no fueron vistos como una forma de apoyo positivo, sino que más bien, varios pueblos indígenas señalaron que habían debilitado la gobernanza y los sistemas de valores de sus comunidades al introducir el concepto de que los bosques se tienen que conservar solamente cuando a uno le pagan por hacerlo”.

La Reducción de las Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los bosques (REDD) es un esfuerzo para darle un valor financiero al carbono almacenado en los bosques, ofreciendo incentivos para que los países en desarrollo reduzcan las emisiones de las tierras con bosques e inviertan en proyectos de desarrollo sustentable de bajas emisiones de carbono.

Mientras que los grupos de conservación y las instituciones internacionales han dado un fuerte apoyo al esquema, muchos movimientos sociales argumentan que este podría ser usado por los países ricos como una forma de evitar la reducción sus propias emisiones al pagar a los países más pobres para que preserven los bosques tropicales.

El subcomité científico SBSTA de la CMNUCC propuso un texto “muy débil” sobre salvaguardas para proteger a las comunidades locales, pueblos indígenas y la biodiversidad durante la COP17, dijo Louis Verchot, científico de CIFOR. Inicialmente el texto contenía requisitos estrictos para la obtención de datos y medición de impactos de REDD+, pero se modificó para simplemente garantizar que los ejecutores de proyectos informen sobre la forma en que están implementando las medidas de salvaguardas.

Si bien esto puede aliviar significativamente la carga de los países en desarrollo para cumplir con los estándares de las salvaguardas, “todavía existe la necesidad de asegurar que las comunidades locales no sean perjudicadas”, dijo Verchot.

La lista de deseos aborda los problemas actuales sobre propiedad de tierras, reclamos falsos y engañosos que eliminaron los derechos de las comunidades, el reconocimiento de sus derechos y las preocupaciones sobre género, algunos de los cuales se enumeran a continuación.

Reconocer y apoyar realmente los derechos indígenas sobre la tierra

La incertidumbre sobre los derechos de la tierra es un factor común detrás de la deforestación y el conflicto en muchos países en desarrollo. En un discurso el año pasado, Kuntoro Mangkusubroto, jefe del grupo de trabajo presidencial de REDD+ en Indonesia, habló sobre los problemas actuales de tenencia de tierras que enfrentan los pueblos indígenas en la provincia de Riau en Sumatra.

“La comunidad Pangean y un grupo de una plantación de aceite de palma han tenido un conflicto sobre un área de583 hectáreasdesde 1999, y la mediación todavía está en curso”, dijo Mangkusubroto en su discurso enla Conferencia Internacionalsobre Tenencia Forestal, Gobernanza y Empresa.

Desde 1986, dicha área ha pasado por no menos de 65 reubicaciones de tierra, desplazando y marginalizando frecuentemente a las personas que dependen de los bosques como medio de vida. Si bien los derechos consuetudinarios de la comunidad a la tierra se están reconociendo cada vez más mediante el mapeo participativo basado en la comunidad, la solución de estos temas complejos de tenencia de la tierra será vital si Indonesia desea gestionar sus recursos de manera sostenible y reducir la pobreza.

No convencer a las comunidades a firmar acuerdos falsos o injustos para el Pago por Servicios Ambientales como parte de los esquemas de REDD+

En un estudio reciente  de los 10 peores proyectos tipo REDD de todos los tiempos, un líder indígena fue acusado penalmente por defender a su gente y su territorio de un pirata del carbono que engañó a una comunidad en la Amazonía peruana para que firmara un contrato semejante a los esquemas REDD. Escrito en inglés, el contrato otorgaba al comercializador de carbono el control total de la tierra de los Matsés, el estilo de vida, la propiedad intelectual, los bosques y el carbono, y amenazó con demandar a cualquiera que denunciara la estafa.

“Es por ello que muchas comunidades indígenas usan el término ‘supervivencia’, que parece un término fuerte, pero algunas comunidades enfrentan la extinción cultural debido a estos nuevos esquemas comerciales, aún cuando estos no afecten sus vidas directamente” dijo Lovera.

Apoyar campañas contra proyectos que destruyan los bosques

De acuerdo con Elinor Ostrum en una publicación reciente: “‘No se garantiza que las soluciones globales negociadas a nivel mundial funcionen bien, si no están respaldadas por una serie de esfuerzos a nivel nacional, regional y local”. La necesidad de la participación de los actores locales en la gobernanza forestal en múltiples niveles se está manifestando a medida que se desarrollan esquemas como REDD+ a lo largo del mundo.

Una publicación especial de 2010 sobre gobernanza de la revista científica Forests, editada por científicos de CIFOR, argumenta que REDD+ debe aprender a integrar a las instituciones de gobernanza de los diferentes niveles, tales como autoridades del gobierno, regímenes de gobernanza de la comunidad local, como por ejemplo los derechos consuetudinarios sobre el uso de la tierra, y la sociedad civil para representar los intereses y necesidades de las personas a nivel local.

Una forma de comprometerse con los procesos de gobernanza de los bosques es a través de la sensibilización del público mediante, por ejemplo, audiencias públicas y manifestaciones, compilación de bases de datos de información relevante, educación dirigida a los medios de comunicación masivos y locales para que presenten artículos objetivos y no sesgados relacionados con la silvicultura, y el desarrollo de planes para manejo forestal comunitario. Según Lovera, esta es una de las más importantes premisas para el desarrollo exitoso del sector forestal en el futuro.

No involucrar en REDD a las empresas del sector privado causantes de la destrucción ambiental

En los talleres también se vio que los grupos indígenas objetaban frecuentemente los proyectos y políticas de REDD+ financiados con compensaciones de empresas del sector privado que también estaban involucradas en proyectos de explotación de los recursos naturales en su zona.

“Frecuentemente, existe una falta de confianza entre estas comunidades y el sector privado, por lo que existe la creencia de que los proyectos de conservación financiados por estas mismas organizaciones podrían tener una segunda intención, dijo Lovera.

No emplear formas de apoyo que vienen desde arriba– especialmente las que ignoran los derechos de las mujeres

Las mujeres dependen más de los recursos forestales para la obtención de la mayoría de sus alimentos, combustible y medios de vida, y por lo tanto es más probable que asuman un rol activo en la protección de los bosques.

“Los estudios muestran cada vez más que cuando se incluye a las mujeres en la gestión de los bosques, ellas ejercen un efecto positivo en el manejo sostenible de los mismos,” dijo Esther Mwangi, científica y especialista en género de CIFOR.

“Tiene sentido que si las mujeres están involucradas en la toma de decisiones sobre REDD+ e incluidas en una parte de los beneficios de REDD+, se sentirán motivadas para proteger los recursos forestales.”

La Coalición Mundial por los Bosques publicará en marzo de 2012 un informe completo con los hallazgos del taller.

(Visited 43 times, 1 visits today)